#Ciudadanía

Migración, cuestión de ciudadanía

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La admisión de migrantes con herencias culturales y experiencias históricas diferentes a las nuestras, inevitablemente cambia el tejido de nuestros barrios y comunas, lo que hace necesario un complejo y enriquecedor proceso de adaptación y de convivencia.

Hace unas semanas nos estremecimos con la noticia de una persona fallecida en un incendio en el barrio Meiggs de Santiago. Al pasar las horas, la noticia aumentó en su dramatismo al enterarnos de que las involucradas eran migrantes que vivían en condiciones de hacinamiento y vulnerabilidad social. Una muestra de lo abusivo que puede ser nuestro país, si no hay normas claras y pertinentes que incorporen una mirada integral sobre la realidad migratoria actual.

Chile se ha convertido en los últimos años en una sociedad receptora de migración. Esa transformación necesita de acciones y programas, estatales y municipales, que nos aproximen a un mejor conocimiento y comprensión de la realidad, enriquecedora y diversa que ciertamente nos aporta la migración.

Hace unos meses el gobierno del presidente Piñera ingresó un proyecto de ley al Senado, que inicialmente aparecía como una propuesta tendiente a modernizar la política migratoria del país y que facilitaría la entrada de extranjeros a nuestro territorio, lo que fue recibido como un importante avance, sobretodo tomando en cuenta que la última iniciativa legal al respecto se había realizado en 1975, en plena Dictadura Militar, y con fines que tenían más ribetes de seguridad de Estado, que la de una política que recogiera este fenómeno en toda sus expresiones.

Lamentablemente, hoy estamos perdiendo otra vez la oportunidad. La propuesta del gobierno está marcada por el foco utilitario de la migración en el trabajo y cómo éste afecta la economía nacional, obviando factores tan importantes como los de integración, interculturalidad, protección y seguridad social. Es decir, nos esforzamos por normar la entrada de trabajadores migrantes al país, y no la de personas libres, a los que se les deben asegurar sus derechos, no sólo aquellos derechos fundamentales, sino también los derechos sociales, todos los que están plenamente garantizados por los acuerdos que nuestro país ha suscrito internacionalmente, para precisamente evitar situaciones de vulneración.

Esta realidad nos debe forzar a repensar nuestras políticas de admisión de migrantes, así como también las de los derechos y beneficios que se otorgan a sus ciudadanos y residentes. La admisión de migrantes con herencias culturales y experiencias históricas diferentes a las nuestras, inevitablemente cambia el tejido de nuestros barrios y comunas, lo que hace necesario un complejo y enriquecedor proceso de adaptación y de convivencia. Debemos aprender a reconocernos en nuestra identidad y en nuestras diferencias, así como en la igualdad de nuestros derechos y obligaciones. En definitiva, debemos aprender a reconocernos como ciudadanos.

Las políticas de ciudadanía serán uno de los tantos factores que afectarán el éxito de la integración de los migrantes en Chile, pero debemos tener claro que miradas parciales, como las que propone el gobierno al hablar sólo de trabajo, y no de salud, educación, vivienda y protección social, terminan cometiendo el error de definir algo así como “reglas de membresía”, con un alto riesgo de crear clases diferentes y, por definición, desiguales, con un importante potencial para debilitar la necesaria cohesión social en nuestros barrios.

Algunos países con prácticas exitosas en esta materia permiten a sus migrantes obtener la ciudadanía en relativamente corto tiempo, tras el cumplimiento de ciertos trámites, la comprobación de estadía en el territorio por un tiempo determinado, y el pago de un arancel. De hecho, países como Australia, Canadá, Venezuela y Colombia, permiten la doble nacionalidad de sus ciudadanos. En Chile, en tanto, estamos demasiado lejos de esa realidad.

Pese a ello la Municipalidad de Santiago, con sus casi 38.000 vecinos migrantes (de los cuales 21.000 son de nacionalidad peruana) considera entre sus responsabilidades conocer de cerca y abordar integralmente todas las caras de un fenómeno tan complejo e intenso como éste. Hasta la administración edilicia anterior, nuestra Municipalidad sólo atendía la situación de los migrantes en la comuna desde las problemáticas de vulnerabilidad y carencia que los afectaban.

Hoy estamos decididos a cambiar ese foco. Por eso hace unos días, nuestra nueva Unidad de Migración, realizó el Primer Encuentro de Pueblos Migrantes en el Barrio Yungay, donde niños y niñas peruanos, colombianos, haitianos y ecuatorianos, alumnos(as) de nuestras propias escuelas municipales, nos mostraron lo mejor de sus tradiciones culturales, a nosotros, sus vecinos y vecinas chilenos(as).

Esconder lo nuevo significaría tanto como dar la espalda a nuestro propio porvenir como comuna y como país. Estamos decididos a no volver a cometer ese error.

————

Foto: Pontificia Universidad Católica de Chile / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

13 de octubre

Creo que hay que revisar la raíz de los problemas para acertar en la solución. Lo primero es usar bien la puerta: abrirla un poco aveces o aveces mucho para que entre siempre una patota sin ningun filtro, como se hace hasta ahora en Chile y como hacen los gringos con los mexicanos, se facilita para que haya muchos problemas para los ciudadanos. Pero es lo “politicamente correcto”

En cambio si hacemos como el resto de los paises emergentes como Nueva Zelandia o Irlanda, donde se filtra segun las necesidades del pais, la inmigración tiene un aporte mucho mas claro y categórico en todos los ámbitos y potencia mucho mejor nuestro pais.

Pero esto ultimo es “politicamente incorrecto”. Ejemplo: Todos sabemos que en zonas rurales los medicos son casi todos extranjeros, lo lógico es que se facilite la entrada a médicos extranjeros bien calificacos, pero ningun politico va a hecharse encima al gremio de los médicos que defenderán su sobrada plaza de empleo a como dé lugar. Entonces se deja entrar sin mayor fiscalización, la verdad ni sabemos quienes son realmente medicos calificados y quienes no los son, pero que seguro van a hacer esa labor en esas zonas. Tambien pasa con las nanas, etc… etc..

Saludos

14 de octubre

Don Andrés estoy de acuerdo, en todos sus planteamientos, pero siendo un ciudadano de la” Patria Grande” vería con mucho agrado que esta migración fuera más selectiva y que no sólo llegara a Chile mano de obra barata, me gustaría que tambien vinieran, buenos profesionales, y empresarios que le vinieran a competir a los que tenemos hoy en Chile y que por la falta de competencia lucran a su regalado gusto,
Un abrazo
Daniel Hernández Ibarra

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable