#Sociedad

Recordando a Monseñor Valech: entre palabras y hechos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“Hasta siempre Monseñor Valech, lo recordaré siempre, además, tengo una beca que lleva su nombre”. Fueron las palabras de despedida que escribió ayer en su twitter un joven estudiante de tan sólo 17 años, @PabloRebolledo, a un hombre que desde la Vicaría de la Solidaridad durante la dictadura tuvo la nobleza de cobijar y defender con fuerza a los perseguidos y víctimas de violaciones a los DDHH. Pablo no había nacido aún, pero es probable que la experiencia vivida por alguno de sus seres queridos y el permanente recuerdo de su entorno más cercano, hagan que en su memoria esté presente su agradecimiento y respeto hacia Monseñor Sergio Valech, tanto por los principios como por las convicciones que marcaron su paso por la vida.

No percibo lo mismo en quienes, siendo adultos y con la responsabilidad de guiar los destinos de Chile, me confunden con acciones erráticas y ambivalentes. Como si desearan borrar de nuestra memoria una etapa de la historia a partir del mismo 11 de marzo. Lo digo porque si bien es cierto que hoy tras un par de clics podemos llegar a un subdominio donde encontramos el Informe Valech en la página Oficial del Gobierno,  siento que la prioridad cambió.

Hasta antes de esa fecha, cualquier usuario y recién estrenado en Internet podía encontrarlo sin inconvenientes, pues en la página de inicio estaba debida y explícitamente indicado como “Informe Valech”. Hoy no. Hoy dice vagamente “Informes” y uno debe clickear, buscar y llegar. Algo similar sucedió con todos los registros fotográficos de lo que fueron los mandatos de los ex Presidentes Lagos y Bachelet. No los encuentro. No hay registro. Su paso por La Moneda y sus actividades públicas no están (y si están indíquenme dónde).

Son esas señales –y tantas otras más-  las que me confunden día a día. Si los DDHH fueron y son una prioridad para la primera autoridad del país, el Informe Valech debe estar en un lugar privilegiado, destacado y de fácil acceso para todos, muchísimo más de lo que hoy está, especialmente para las nuevas generaciones como Pablo.

Es por eso que se me hacen incomprensibles las palabras del Presidente de la República, quien al enterarse de la partida de Monseñor Valech, lamentó su muerte y tuvo sentidas palabras hacia este gran hombre. Anécdota aparte fue llamarlo Manuel Valech, por cierto. No percibo coherencia entre palabras y hechos, entre memoria histórica y acciones. Ojalá me equivoque.

El mejor homenaje que nuestras autoridades pueden hacer hoy a Monseñor Valech y a las víctimas de violaciones de DDHH, es hacer todo lo posible para que el legado de este hombre que buscó la justicia y luego la reconciliación, permanezca siempre vivo en la memoria de todos los chilenos, especialmente en jóvenes como Pablo o @solinfierno, otra usuaria de Twitter que ayer quería leer el Informe y no sabía cómo llegar a éste. 
 
Que el Informe Valech esté en un lugar destacado y sea de fácil acceso para todos los chilenos, más que un gesto debe ser una obligación de parte de quienes nos gobiernan, independiente de las ideas que profesen. También puede constituirse en documento de libre acceso, consulta y  estudio obligatorio en todas las escuelas y liceos del país. Es cuestión de voluntad, de principios. Chile es de todos, lo construimos entre todos y la historia también nos pertenece a todos. Tal vez sólo así algún día podremos repetir con propiedad “para nunca más vivirlo, nunca más negarlo”.
——————–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación