#Sociedad

Las lecciones del territorio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Para los especialistas geógrafos y también para otros profesionales afines al estudio del territorio, cada día pasa, en cualquier parte del mundo, va dejando una lección geográfica cuyos aprendizajes son relevantes de manera más o menos directa para las condiciones de vida de las personas. Dichos aprendizajes tendrían (deberían tener) el claro propósito de aportar recursos útiles para mejorar la calidad de vida de las personas, por ejemplo, mediante una mejor incorporación de la dimensión territorial al diseño de las políticas públicas y el accionar de instituciones públicas y privadas.
 
Al parecer, en Chile es mucho más fácil obtener o identificar una mayor cantidad y una mayor diversidad de situaciones a partir de las cuales será posible elaborar dichas lecciones y motivar estos aprendizajes. La diversidad geográfica del territorio nacional bastaría para explicar esto, pero no es suficiente, ya que el territorio es mucho más que el medio geográfico físico. Por ejemplo, desde el 27 de febrero de 2010 hasta hoy, en nuestro país hemos observado numerosas situaciones, muchas de ellas poco frecuentes, pero no excepcionales, que nos obligan a redoblar esfuerzos en materias tales como el ordenamiento y la gestión territorial a escala regional, la planificación y gestión de los espacios urbanos y la legislación ambiental, entre otras. 
 
Todo lo anterior es un asunto relativamente bien conocido, pero no hace evidente un hecho esencial: la urgencia de mejorar la educación geográfica de la población
 
Todos sabemos que Chile tiene una base territorial rotunda, con gran diversidad de recursos naturales, con una gran riqueza paisajística y un modelo de ocupación que ha privilegiado la localización de la población en ciudades. Pero, pocos atendemos a la necesidad de respetar las distintas formas en que cada comunidad (e incluso cada individuo) establece profundas relaciones con los lugares en que desarrolla su vida. Cada uno de nosotros experimenta un proceso más o menos consciente de apego y de verdadera filiación con los lugares en que hemos crecido, en que hemos decidido emprender un negocio, en que hemos podido desarrollar un proyecto profesional, personal o familiar. Cada vez que hemos tomado una decisión a lo largo de nuestras vidas, el territorio siempre ha estado allí estimulando o limitando nuestra capacidad de tomar dichas decisiones, favoreciendo una trayectoria, restringiendo posibilidades, aportando información que valoramos con más o menos recursos técnicos. El documento más directo mediante el cual el territorio nos cuenta parte de su historia es el paisaje y, con preocupación, vemos que la población no tiene interés en aprender a descifrar su singular lenguaje. 
 
El territorio no es una estructura material inerte formada por rocas, ríos y vegetación. No es un mero continente. 
 
Los componentes del medio geográfico físico no agotan la noción de territorio, porque esta última implica la consideración del rol activo de los grupos humanos en la organización del espacio geográfico. Un sobrevuelo por el sector costero de gran parte de la Región del Biobío debería servir como ejemplo de este argumento, ya que el paisaje que verá el observador, en gran medida será el resultado condicionado por años de trabajo realizado por empresas dedicadas a la silvicultura, aparte de los procesos históricos de conformación de núcleos poblados. 
 
En definitiva, el territorio es un producto social cuyas formas son el resultado de complejos procesos sociohistóricos, sociopolíticos y técnicos. La organización del territorio será una manifestación material de la forma en que una sociedad concibe su relación con el medio físico. También es la forma concreta en que una sociedad resuelve el problema ecológico de la subsistencia, proceso en el cual no solo obtiene recursos materiales sino que también  construye significados, imaginarios e identidades.
 
Las acciones de las autoridades públicas durante la reciente erupción del volcán Hudson, las dificultades que enfrentan los agricultores para controlar los efectos negativos de las heladas sobre diferentes cultivos en la zona central, la localización de atrapanieblas en la costa de Atacama, el patrón espacial de cierto tipo de delitos al interior de las ciudades de mayor tamaño y las decisiones que la policía toma en materia de seguridad, el conflicto entre distintos actores sociales por el uso del recurso agua en la cuenca de los ríos Huasco y Copiapó, las protestas en Punta Arenas a principios de 2011 por el alza del precio del gas, la búsqueda de soluciones a la urbanización no regularizada en las quebradas de Valparaíso…. La lista de asuntos territoriales que vale la pena discutir es larguísima y se incrementa diariamente. 
 
Pero, hay una buena cantidad de otras situaciones que no debemos olvidar como parte de estos asuntos territoriales: la presión de distintos grupos que deciden manifestarse por hacerlo en lugares muy específicos dentro de la ciudad, aquellos con mayor peso simbólico. Entre ellos, las dificultades con que se enfrentan sucesivos gobiernos en la lucha contra la delincuencia; la tragedia de la asbestosis que viven vecinos de Cerrillos y Maipú; los conflictos de uso del suelo al interior de los espacios urbanos y la presión de los agentes inmobiliarios sobre los instrumentos de planificación urbana; el rechazo por parte de la comunidad a la localización de una cárcel en Alhué, de vertederos y de proyectos de generación termoeléctrica e hidroeléctrica; el desdeñoso comportamiento de nuestra sociedad respecto del patrimonio arquitectónico; la sorpresiva y vergonzosa llegada de patrullas militares a una escuela en Longotoma. 
 
Este último hecho motivó la redacción de este escrito. Sobre todo porque a muchos sorprendió la torpeza de profesionales que reconocemos como parte de aquellos que mejor conocen el territorio. Al parecer, falta incluir en las lecciones geográficas de los militares el concepto lugar, porque de esa forma se podría considerar la dimensión inmaterial del espacio que contiene la localización de los sentimientos, los significados, los recuerdos y los sentidos sociales que las personas y las comunidades construyen a diario. La profundidad social del lugar exige a las instituciones ser cuidadosas y respetuosas. 
 
Hay que poner atención a las consecuencias de los hechos aquí comentados. El diseño de política pública territorialmente sensata es el resultado de una mayor conciencia política del individuo, porque las instituciones públicas se verán obligadas a responder a una ciudadanía activa, beligerante, consciente de sus derechos y responsable respecto de sus deberes, los cuales no están situados en la nada, sino localizados en el territorio. Y, por otra parte, la conducta territorialmente sensible por parte de actores poderosos como las grandes empresas o algunas instituciones públicas, será el resultado de una mejor sintonía con el espacio geográfico de las personas, de los lugares, de los significados y las identidades sociales. 
 
* Por Ricardo Rubio González. Geógrafo. Jefe de Carrera de Pedagogía en Historia y Geografía, Universidad Católica Silva Henríquez

 
———-
 
Foto: Prensa.c
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Una Estrategia País es una declaración que determina la esencia de lo que hay que hacer sostenidamente en el tiempo para conseguir un objetivo principal que debe impulsar el desarrollo de otros objetivos ...
+VER MÁS
#Chile 2030

¿Es posible que Chile logre su desarrollo sin Estrategia País? Parte 2

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)