#Política

Vulnerabilidades no padecidas: Gracias #27F

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Todos nos movilizamos en pro de esas familias que vieron destruido algo más que su casa. Sin embargo, ya han transcurrido tres años de éste hecho y aun vemos a aquellos afectados preguntándose por qué las cosas no avanzan.

Quiero comenzar esta entrada presentando una molestia. El punto de partida es la liberalización al sector privado de las políticas de vivienda, urbanismo y hábitat (agrego éste último porque no logro convencerme que aún existe un Ministerio de la Vivienda) que se acrecentó en la dictadura militar. Lo extraño es que al parecer se acentúa con la democracia. Por lo mismo, quiero declarar que no culpo a Piñera por cómo se están haciendo las cosas en materia de reconstrucción. ¿Saben por qué? Porque él fue electo Presidente de la República explicitando su visión liberal de la sociedad, pero tenemos cuatro gobiernos anteriores que nos hablaron de comunidad escondiendo groseramente su inclinación derechista. Entonces, si la reconstrucción está como está, quiero culpar a cuatro personas que no hicieron absolutamente nada por hacer de éste un país más justo y equitativo. Corro el riesgo que cause molestias, pero esa es mi introducción.

En general, cuando se habla de pobreza y vulnerabilidad, nos referimos a situaciones padecidas. Padecidas porque son soportadas, incluso asumidas, con paciencia. Si nos invitan a pensar en la vulnerabilidad, nuestro imaginario social nos lleva a lo siguiente: una mujer con muchos niños, en una vivienda precaria, alejada de la ciudad, con escasos servicios básicos cubiertos, higiene preocupante, presencia de enfermedades crónicas, empleo informal o poco digno, ingresos muy por debajo de lo mínimo y otro sinnúmero de características que varían según territorio y cultura local. Lo cuasi positivo de esta imagen es que quienes lo viven lo padecen. Asumen, gracias a la asistencia gubernamental y a la importante presencia del sector privado (empresas, ONGs), su situación. Asumen sin molestar a las cifras micro y macro económicas, a la política y a la sociedad. Permiten incluso que existan equilibrios entre el mundo público y privado. Padecen.

Esta vez quiero referirme a las vulnerabilidades no padecidas, esas que no se soportan, y por tanto, son enfrentadas. El terremoto nos develó vulnerabilidades escondidas en lo privado, que en tres minutos con treinta y cuatro segundos salieron a lo público (incomodando a este último). Todos nos movilizamos en pro de esas familias que vieron destruido algo más que su casa. Sin embargo, ya han transcurrido tres años de éste hecho y aún vemos a aquellos afectados preguntándose por qué las cosas no avanzan.

Las y los damnificados han demostrado que no están dispuestos a padecer esa vulnerabilidad. ¿Cómo? A través de la organización. Y no solo esa organización que se autogestiona para resolver con sus propios capitales (de todo tipo) la indefensión que vivencian, sino que se organizan para exigir la reincorporación del Estado en los derechos humanos, sociales, políticos, culturales y económicos. Esto va desde organizar grandes movilizaciones que buscan la recuperación de la calidad de vida en las políticas públicas, aciertos sociales que se los debemos en gran parte al Movimiento Nacional por una Reconstrucción Justa (MNRJ), hasta conseguirse un bus con el municipio para encontrarse de cuando en vez con otras organizaciones que permiten desnaturalizar el padecimiento (ambas opciones igual de valorables, ya que asumen diversos recursos que la mayoría de los mortales no tenemos).

Casi el 80% de las comunidades damnificadas optan por esto último: líderes anónimos, vulnerables en su pasado y presente, pero creyentes religiosamente en la transformación social, lo que implica la necesidad de construir un futuro distinto, dejando atrás el padecimiento.

Tuve la oportunidad de compartir en diversas ocasiones con vecinas de un campamento de Lebu, donde conviven damnificados y pobladores de una toma de 1987. Para llegar a él, hay que bajar desde la carretera aproximadamente un kilómetro de cuesta no pavimentada. Como el bus Municipal no baja esa cuesta, pude observar como una mujer de avanzada edad con muletas tuvo que avanzar con calambres en las piernas, todo para reunirse con sus colegas en miras de una reconstrucción justa. Ella padece una enfermedad, pero no vulnerabilidad.

Todo nos dice que hay diversos anónimos y otros no tanto que están cansados de padecer, por eso le doy las gracias al 27F.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jesús

27 de Febrero

Interesante opinión. La organización de base, esa que trabaja en el marco de la horizontalidad, logrará siempre encontrar un frente de lucha frente a la injusticia de las realidades territoriales.

El terremoto demostró que nos podemos reconocer territorialmente, y desde allí dar la pelea por nuestra dignidad.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Es triste que el odio le nuble la visión a gente inteligente, pero a la vez es muy injusto que se pretenda perjudicar a familias que eligieron el camino de la música como el medio de construir su vida
+VER MÁS
#Sociedad

Poker de odios

¿Es posible que el municipalismo chileno actúe en bloque, cuando cada territorio local comienza a sintetizar el clamor popular en cuanto miedo, psicosis, ansiedad y varias otras emociones ante el posible ...
+VER MÁS
#Municipales

Covid-19 y el municipalismo chileno en sus desafíos

A pesar de la crisis actual, el escenario no puede ser más favorable para instalar en medio de toda la incertidumbre, la bandera de la “solidaridad” y de la “unión de los chilenos” en aras de un m ...
+VER MÁS
#Sociedad

Una forzada solidaridad en tiempos de crisis

Las masas debemos avanzar de conjunto hacia nuestra propia emancipación, o perecer en el intento. La historia, como siempre, está por escribirse.
+VER MÁS
#Sociedad

Pandemia y lucha de clases: el exterminio de pobres

Popular

Es triste que el odio le nuble la visión a gente inteligente, pero a la vez es muy injusto que se pretenda perjudicar a familias que eligieron el camino de la música como el medio de construir su vida
+VER MÁS
#Sociedad

Poker de odios

¿Es posible que el municipalismo chileno actúe en bloque, cuando cada territorio local comienza a sintetizar el clamor popular en cuanto miedo, psicosis, ansiedad y varias otras emociones ante el posible ...
+VER MÁS
#Municipales

Covid-19 y el municipalismo chileno en sus desafíos

A pesar de la crisis actual, el escenario no puede ser más favorable para instalar en medio de toda la incertidumbre, la bandera de la “solidaridad” y de la “unión de los chilenos” en aras de un m ...
+VER MÁS
#Sociedad

Una forzada solidaridad en tiempos de crisis

Las masas debemos avanzar de conjunto hacia nuestra propia emancipación, o perecer en el intento. La historia, como siempre, está por escribirse.
+VER MÁS
#Sociedad

Pandemia y lucha de clases: el exterminio de pobres

Popular

La experiencia con el COVID-19 en Italia claramente demostró que la peor forma de combatir los contagios en un país democrático es imponiendo restricciones en la nación por secciones o regiones y no en ...
+VER MÁS
#Salud

Coronavirus: Fatales errores del gobierno

Una vez más, lo privado atravesó el umbral de lo público, contagiando al sistema estatal en su frenética carrera por un concepto de salud a la carta y dejando herido de muerte a ese maltratado bien com? ...
+VER MÁS
#Salud

El ébola de los ricos

Si la eventual condena definitiva no será de cárcel efectiva, ¿por qué se ha privado de libertad a estos imputados?
+VER MÁS
#Justicia

Abuso de la prisión preventiva. Otra forma de vulnerar Derechos Humanos

El Presidente de Chile acaba de decretar estado de catástrofe a partir de la medianoche. Van a pasar muchas cosas. Similares a las que han pasado antes. A lo largo y ancho del tejido social. Tenemos 2.500 ...
+VER MÁS
#Sociedad

Crónicas en Cuarentena. Día 1