#Política

La Marcha al Revés: La izquierda a propósito de los 33

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El 11 de septiembre de hace cinco años, el último año del gobierno de Ricardo Lagos, un grupo de personas convocó en Santiago a una marcha llamada "La Marcha al Revés." La idea era que, después de la marcha que la asamblea por los derechos humanos convoca, se hiciera una marcha desde el cementerio general hasta la Alameda. La marcha a la que la asamblea por los derechos humanos convoca, parte tradicionalmente en la Alameda y llega hasta el memorial de los detenidos desaparecidos en el cementerio general, procurando pasar por el costado del Palacio de La Moneda en la calle Morandé y así rendir un homenaje al ex-presidente Salvador Allende.

La marcha de cada septiembre representa un elemento central de la memoria para gran parte de la izquierda chilena, algo necesario para continuar recordando a las víctimas de una dictadura sanguinaria. La idea de la marcha al revés fue exponer algo más que la sangre y la vida de las víctimas, fue poner sobre la discusión las ideas y luchas que llevaron a tantos a ser detenidos, ejecutados y desaparecidos. En la forma, era un símbolo no sólo para decir que nada ni nadie está olvidado, sino también decir que las víctimas de la dictadura tenían algo que decirle al país, y que ese algo no puede seguir recordándose como si lo llevásemos a una tumba, sino que debía salir de la tumba y hacerse nuevamente visible al mundo. Era llevar la memoria desde el cementerio hacia el espacio público, y no al revés. Era honrar a las víctimas mediante la acción y no solo el testimonio del duelo. La marcha fue brutalmente reprimida, y ello no salió mencionado en ningún medio masivo.

Hoy vemos como 33 trabajadores nos muestran que están vivos cuando ya muchos asumíamos que yacían enterrados. Las noticias nos llegan justo antes de conmemorar otro 11 de septiembre, y el segundo centenario de la vida republicana nacional. Y es como esa marcha al revés, en que ya no nos contentamos con vivir un duelo, sino que la entereza y el trabajo en conjunto de trabajadores (y funcionarios del gobierno) nos hace ver que sus vidas están ahí, ahora esperando ver nuevamente la luz y abrazar a sus familias. Es que sus vidas se negaron a ser sepultadas por la Tierra.

Será la tarea del tiempo, los medios y las instituciones judiciales determinar cuán culpables son los empresarios dueños de la mina, dueños de las vidas porfiadas de quienes le están ganando a una montaña que los quería sepultar.

Esas vidas porfiadas son como las ideas de quiénes apoyaron a un gobierno que fue abatido por una montaña militar en 1973, misma montaña que buscó por todos los medios su sepultura. Son ideas porfiadas porque son justas, porque la vida humana como concepto, con su dignidad, la vida que estos mismos trabajadores hoy defienden de esa montaña insegura, no se deja matar por la avaricia de unos pocos que creen que sus vidas son más valiosas que las de quienes trabajan para ellos.

Un gobierno que defendió y privilegió a los trabajadores por sobre los avaros rentistas que pululan en los directorios de las empresas en Chile merece ser recordado con un mensaje como el que hoy nos entregan los mineros. Las ideas pueden quedar encerradas bajo una montaña, pero cuando son porfiadas, como las vidas de estos mineros, podrán ser vistas de nuevo, y el mundo las verá de nuevo.

La izquierda chilena que ha desarrollado su política en torno al testimonio de la dictadura, debería mirar con más audacia lo que las nuevas generaciones de trabajadores y jóvenes proponen. No se trata de olvidar ni dejar de conmemorar las vidas de quienes aun no aparecen o fueron abatidos por la bota militar. Se trata de reconocer que acá no se han acabado los sueños ni las demandas de un pueblo que lucha diariamente por ser digno, tal como lo hicieron las víctimas de la dictadura. Tal vez esas demandas y sueños están sepultados esperando que los encontremos, tal como las vidas de estos trabajadores fueron encontradas por los creativos ingenieros y rescatistas que lo dieron todo por hacerlo. En eso la izquierda tiene que volver a ser creativa, a imaginarse un sistema distinto al mercado rentista y tecnocrático que el Estado chileno y sus últimos gobiernos defienden y han defendido.

La izquierda (las izquierdas) deben construir los recursos que permitirán que las vidas de esos que murieron y desaparecieron no sigan siendo conmemoradas como si lo que hicieron tenga que ser llevado a la tumba. Tenemos que hacer resurgir lo que ya hemos soñado, y trabajar todos los días, como esos rescatistas en la montaña, con el fin de hacer que nuestras demandas, sueños e imaginarios vuelvan a contactarnos y a decirnos que están vivos, que estamos vivos, y que queremos luchar porque nunca se nos vuelva a mancillar la dignidad de la vida, especialmente la de los trabajadores. 33 mineros, 33 caracteres en el mensaje, la fecha suma 33 (22+8+2+0+1+0) y, en el año, es la semana 3333 mineros, 33 caracteres en el mensaje, la fecha suma 33 (22+8+2+0+1+0) y, en el año, es la semana 33.

—————————————–

Foto: Concentración de obreros en la plaza Montt de Iquique, 21 de diciembre de 1907 – Memoria Chilena

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de agosto

“….Un gobierno que defendió y privilegió a los trabajadores por sobre los avaros rentistas que pululan en los directorios de las empresas en Chile merece ser recordado con un mensaje como el que hoy nos entregan los mineros. …”

¿A cuál gobierno de la Concertación te refieres?

23 de agosto

Según entiendo se refiere al gobierno de Allende.

23 de agosto

Efectivamente me refiero al Gobierno de Salvador Allende. Perdón si no se entendió.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad