#Política

El triunfo del NO y el riesgo de seguir con las viejas glorias

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Estamos a 5 de octubre. Hace 22 años, una palabra tan simple como NO fue capaz de sacar, por la fuerza de la democracia, a un tirano como Pinochet. ¡Aplausos, aplausos! Ya, suficiente. Fue hace 22 años, y si seguimos aplaudiendo nos vamos a quedar mancos.

Tengo 20 años y nací en democracia, poco después de que Aylwin iniciara su mandato presidencial. No viví el plebiscito, ni mucho menos viví el miedo de la dictadura. Todo lo que sé de ese período son historias de mis viejos, de tíos y tías, de mis abuelos y de amigos de la familia. Durante estos últimos dos años he sabido de esas historias que se cuentan en los pasillos de los Partidos de la Concertación, de algunos con más suerte y otros que definitivamente carecieron de ella.

He escuchado hablar de odio y de muerte, de corriente eléctrica en los testículos y de balas en la sien; de desesperanza, de historias crueles que el cine jamás se atreverá a retratar, de hombres y mujeres con el pecho abierto y las tripas colgando mientras los peces los miran pasar. He escuchado tantas historias, de la dictadura de Pinochet y de otras, que sé muy bien lo que significó para este país que un 5 de Octubre se le dijera que NO a ese tirano y se comenzara a construir la democracia.

Tengo en mi retina grabada una imagen (o, mejor, un videotape de antología) donde el ya asumido Presidente Aylwin, en un Estadio Nacional repleto, dice que este país se debe construir con todos, sin distinción, con civiles y militares, mientras la pifiadera de fondo sólo lo hace reforzar la frase “sí compatriotas, civiles y militares”. La Concertación había dado un paso fundamental para la reconstrucción de la Democracia Chilena; había pasado de decir que NO a Pinochet y su dictadura, a decir que SÍ a las transformaciones políticas, económicas y sociales necesarias para un mejor país. La Concertación ya no era la negación; ahora era propuesta.

Pero la Concertación hoy es un tanto distinta. Pareciera que se le acabaron las ideas. Durante la última campaña presidencial, el candidato fue electo bajo la premisa de que él era el “único que le puede ganar a la derecha”; la Concertación pasó de ser una propuesta país a una opción para los opositores. Volvió a ser la negación. Y perdió. Y perdió porque dejó de ser lo más importante que era; una propuesta a futuro y no una remembranza del pasado.

Hoy, 5 de Octubre, veo la cantidad de celebraciones y actos refundacionales y sólo me queda preguntarme si estoy bien militando donde milito.

Veo la cantidad de viejos vinagres que aún viven con el odio yugular a la derecha y me pregunto si ese es el país que quiero; veo la cantidad de políticos del pasado recordando sus propias glorias durante la dictadura y me pregunto si debo yo también ensimismarme con historias que no viví, con cosas que no me ocurrieron.

Como guinda de la torta, veo a esas juventudes políticas de todos los partidos de la Concertación, cantando victoriosos un “vamos a decir que no”, cuando lo que necesita primero la Concertación y luego el país es un proyecto creíble.

Basta de decir que no; ahora es el momento de decir que sí a las cosas que creemos.

Y los viejos vinagres… que sigan odiando a sus enemigos, pero solitos.

——————————————–

Foto: Álvaro Hoppe
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

El logro para que Chile se ubique en ligas avanzadas de producción de patentes y propiedad industrial, es de urgencia, ya que el desarrollo depende de este contexto, considerando que es por todos sabido qu ...
+VER MÁS
#Tecnología

Día internacional de la propiedad industrial. La importancia estratégica que tienen las patentes para Chile

Debe pues acordarse un nuevo contrato social donde cada región administrará los recursos que genera y aquellas ciudades o regiones que no les alcance para su subsistencia, pues negocien con aquellos prés ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Chile debe impulsar una ley de regionalización pareja

Son más de 70 permisos viciados, con inversiones privadas del orden de unos cuantos miles de millones de dólares, con utilidades conjuntas aproximadas de 500 millones de dólares, teniéndose presente que ...
+VER MÁS
#Ciudad

Otros guetos verticales ilegales en Santiago

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado