#Política

El Mundial es un Carnaval

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El Mundial nos tiene a todos locos. Los que nunca ven fútbol, sí gritaron gol cuando Beausejour empujó la pelota al fondo del arco. Incluso los que ni siquiera vieron el partido, aprovecharon el desayuno en la oficina o, simplemente, disfrutaron de las calles descongestionadas para variar. La mayoría de nosotros estamos pendientes de los goles, de las lesiones y –como les gusta decir a los periodistas– de todas las variantes de la cita planetaria.

El rol que cumple el Mundial a nivel sociocultural  es clave. Junto con otros grandes eventos, es lo que le permite al sistema funcionar: es un carnaval. Éstas son las instancias en las que todas las personas somos iguales, cuando un único grito ahoga nuestras gargantas y nos abrazamos sin importar quién es el jefe.

Los carnavales existen desde siempre. En la época medieval, se coronaba rey al bufón y el señor feudal era uno más del pueblo. Hoy, el ídolo máximo es un niño de 22 años que nació en Tocopilla y el Presidente ve el partido con los damnificados en Dichato. Durante 90 minuntos, el orden social se anula y la autoridad cambia de manos. Es la ex presidenta Bachelet la que se encuentra en Sudáfrica y “se toma” La Moneda a través de la pantalla gigante que se instaló en la Plaza de la Constitución. En las oficinas, no hubo reuniones ni llamados telefónicos; y en los colegios, no hubo clases. Alumnos y profeseros, gerentes y empleados se reunieron frente a un televisor para ver juntos el mismo partido y celebrar el mismo gol. En esta instancia, aquél con el trabajo más humilde puede levantar un ce hache i y ser el líder de un grupo de personas durante un momento. Pero, tras el pitazo final, todo vuelve a normalidad: el jefe vuelve a su oficina, la secretaria se sienta en su escritorio, el alumno se duerme en su pupitre y el cajero se instala tras la ventanilla. En fin, todos y cada uno vuelve cumplir la función que cumplimos todos los días.

Así, los carnavales sirven para mantener el orden establecido. Funcionan como liberadores de presión, crean una ilusión social de igualdad que libera y permite que el resto, que la mayoría, del tiempo unos puedan subyugar a otros y el sistema social funcione como lo conocemos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Lo expuesto da cuenta de una ideología, que cree que todo se puede comprar a como dé lugar, máxima que inunda al mundo neoliberal. Es un imperativo revertir esta lógica por nuestra dignidad, nuestra sal ...
+VER MÁS
#Sociedad

Las trampas de las élites

Las editoriales fijan precios en promedio 29 veces más, llegando a más de 40 veces en algunos casos, en el mercado privado que en el estatal, donde normalmente se cancela el texto unidad en $800 a $1,600. ...
+VER MÁS
#Educación

El Texto Escolar será digital y abierto

Las estrategias de desarrollo indígena han fracasado, relegando deliberadamente a los mapuche a una condición de vulnerabilidad permanente
+VER MÁS
#Política

El fracaso de la política indígena y una espera inaceptable

“Que mal”, pensé. Pero el “que mal” no es por las deficiencias en la gestión de las cuentas corrientes por parte del Banco, sino por una cuestión mucho más grave: ni yo, ni muchos de quienes rec ...
+VER MÁS
#Justicia

De los ilícitos del Banco BCI al escaso avance en protección de datos

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Un millón 400 mil mujeres de Chile quieren trabajar, pero no pueden hacerlo por ser las principales responsables del cuidado de sus hijos o de sus padres
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Soy o no soy feminista?

Como crepúsculo, el pensamiento femenino se encuentra en constante ascenso y descenso; entre luces y oscuridades; siempre bello, mostrándonos el cambio.
+VER MÁS
#Sociedad

La filosofía tiene nombre de mujer