#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

 El concepto político, izquierda/derecha, nace en la Revolución Francesa por la  posición geográfica que tenían en la Asamblea Nacional los que debatían el poder que tendría en la nueva Constitución la vencida monarquía absolutista: los a favor de mantener el statu quo monárquico con derecho a veto, estaban ubicados a la derecha del Presidente de la Asamblea Nacional; y los que habían hecho la Revolución y querían la abolición de todos los privilegios de la monarquía, estaban ubicados a su izquierda. El impacto universal que tuvieron esas dos posiciones geográficas nos acompaña hasta el día de hoy.

Se ha hablado mucho del “triunfo de los independientes”, pero como todo fenómeno nuevo, presenta interrogantes: ¿Cómo se definen políticamente?; ¿no son militantes de partido político?; ¿son apolíticos?; ¿son anti stablishment?; ¿son de izquierda o de derecha?


La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes

Si ser independiente es no militar en un partido político, no impide que no sean de izquierda o  de derecha. Si se clasifican como apolíticos, estamos frente a una contradicción tragicómica: no hay nada más político que escribir una Constitución por ser en sí misma la quintaesencia de lo político. Hasta ahora, no se conoce Carta Magna sin tendencias políticas (donde están, sin duda, también los independientes), más bien, las mejores reúnen las dos tendencias en una simbiosis del mejor arte de hacer política de consensos

Durante toda la década de los 60 hasta 1973, ser político y pertenecer a un partido político otorgaba prestigio social, y ser independiente o apolítico se consideraba una mezcla perversa de ignorancia y estupidez. Hay que buscar las explicaciones de tamaña diferencia. Vale decir, se vivía en lo contrario a lo de ahora. Pero como ningún fenómeno sociológico/político nace en un vacuo sociocultural, los dos polos opuestos tienen una explicación.

El enorme desprestigio de la política y de los políticos, no es un fenómeno exclusivo de Chile, y se debe al gigantesco poder del mercado privado autocrático neoliberal en detrimento, en términos absolutos, de la política. Si bien es cierto que el neoliberalismo ha creado, reconozcámoslo, mucha riqueza, y por eso estamos debatiendo en Chile su mejor reparto, esta escuela económica deja al Estado, que captura para sus intereses corporativistas, anoréxico de recursos económicos, y sin recursos financieros los políticos no pueden responder a las exigencias de la ciudadanía. El mercado neoliberal, más poderoso económicamente que el Estado, transforma el sistema democrático, sus instituciones y sus administradores (los políticos), en  sus perros de Pávlov. La deliberada descapitalización del Estado chileno lo mantiene con sólo un 22% del Producto Interior Bruto (PIB); para que el arte de hacer política sea viable se requiere de por lo menos un 30-35%.

Así, la debacle de la política y los políticos, y en primera línea, la derecha chilena, está radicada en la política económica neoliberal. Esta hecatombe, tiene efecto dominó: ha terminado erosionando gravemente el sistema democrático, especialmente a partir de la crisis financiera de 2008. Es en este escenario económico-político donde entran los “independientes”, los cuales se aprovechan de la crisis de representación, en forma oportunista, para declararse “independientes” sabiendo que con ello tienen garantizado el triunfo.

Por otra parte, el binomio izquierda/derecha en una Constitución debe alcanzarse si se trata de una constitución plenamente democrática, y este pareciera ser el caso. La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, después de la Revolución Francesa, derechas e izquierdas, aunque sean independientes.

En consecuencia, los héroes o valientes en este estallido electoral, no son los “independientes”, sino son los que contra viento y marea continúan perteneciendo a un partido político porque saben que es la única forma de administrar la democracia y, en medio del rechazo total, continúan comprometidos responsablemente con un proyecto que es colectivo. Ser “independiente” en el escenario político actual, es lo más fácil, es lo que está “in” y lo que otorga prestigio social. Lo valiente es ir contra la corriente cuando todo el mundo te rechaza. La democracia no funciona sin partidos políticos; Chile tiene una vivencia traumática de lo que sucede cuando desaparecen. 17 años y medio con sólo apolíticos e independientes que practicaron la autocracia política total afirmando que eran apolíticos e independientes.

Por lo demás, los que ganaron las elecciones no fueron los “independientes”, sino las mujeres. Por vez primera son elegidas más mujeres que hombres y, para cumplir con la paridad de género consensuada, por  primera vez en la historia de la humanidad, y este lenguaje no se excede, las mujeres tuvieron que ceder puestos a los hombres. Este no es un triunfo coyuntural como el de los independientes, sino estructural, y lleno de futuro.

Con ellas en la Convención Constituyente, el fructífero diálogo está garantizado. Conocen y dominan mejor que los hombres las artes del diálogo, en este caso político, por la larga y dura lucha contra la violencia del patriarcado. Para ello, las mujeres practican desde siempre la fórmula: es mejor convencer que vencer. Estén posesionadas a la izquierda o a la derecha.

TAGS: #NuevaConstitución Convención Constitucional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
paolo

12 de Junio

Los constituyentes no son apoliticos, son apartidistas, como lo somos muchos. Si no hay partido que te represente eres apartidista, en mi caso soy de izquierda pero no encuentro la opción socialdemócrata, solo veo socialismo marxista por un lado y socioliberalismo por otro, entonces trato de votar por quien me interprete mejor. No existen los politicos-apoliticos, no hay presidentes o diputados apoliticos, tampoco hay dictadores apoliticos. Las dictaduras son politicas, porque la politica no es sinónimo de democracia. Izquierda-derecha es un clivaje que describe dos tendencias politicas: igual como en arquitectura puedes encontrar barroco, renacimiento, funcionalismo, etc. Pero obviamente si no te interesa la arquitectura no te interesa ninguna de esas clasificaciones: eres “an-arquitectónico”. Hay quienes se dicen apoliticos y no lo son: pero también hay quienes de verdad NO se interesan por la politica, y eso por alguna razón irrita a los que sí se interesan. Sin embargo, los constituyentes independientes no son apoliticos sino apartidistas. Y básicamente tienen ideas buenas o malas. Finalmente, las tendencias politicas de las personas se definen por sus ideas politicas. Solo conversando con una persona mas de media hora hora, y sin descalificar, podemos saber más o menos como piensa. Por último, como sociedad se nos ha olvidado el uso de un libro muy noble: el diccionario.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

El espacio de la Convención Constituyente es una gran oportunidad para la Unidad en la Unicidad, para el encuentro con los principios universales: “todo es uno y uno es todo”, para que las distancias i ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Convención Constituyente como una oportunidad

Nuevos

Ac­tual­men­te se pu­ri­fi­can dia­ria­men­te 130 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, uti­li­zan­do unas 21.500 plan­tas desa­li­ni­za­do­ras, que ope­ran en más de 130 paí­ses.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Desalinización de aguas: ¿Es una respuesta adecuada a la escasez del recurso hídrico?

La escritura es la expresión de mi alma, pero la pintura es la realización de mi espíritu. Quien quiera conocerme solo tiene que ver mis pinturas, me conocería mejor que conversando conmigo en persona.
+VER MÁS
#Cultura

La resistencia a través de la escritura y el arte

Cada septiembre tiende a repetirse la implementación de una suerte de estrategia de la desmemoria. En vez de avanzar más profundamente en verdad y justicia, no, hagamos como si no fue tanto la cosa
+VER MÁS
#Sociedad

La desmemoria como estrategia

Para los ciudadanos, la falta de democracia significa no ser escuchados, ver que las decisiones se toman sin consulta, lo cual va mucho más allá del dato ciudadano/electoral constituido en el momento úni ...
+VER MÁS
#Política

Otra democracia es posible

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos