#Política

¿Cómo elegir a los Ministros del Tribunal Constitucional?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En el actual contexto de una eventual reforma al Tribunal Constitucional, donde latamente se ha discutido su necesidad para contar con una justicia constitucional que tenga los mínimos civilizatorios adecuados para considerar que ejerce su función “jurisdiccional”, conforme a un Estado de Derecho, se  ha abordado dicha discusión con fuerza en torno a las competencias y número de Ministros del TC (en función del rol de voto de calidad de su Presidente en determinados casos), pero se ha dejado de lado una cuestión de alta importancia: ¿cómo elegir a los que ejercen la magistratura Constitucional?


Hoy por hoy el Tribunal Constitucional no obedece a estándares jurisdiccionales y es una herramienta de control de un sector de la sociedad, nada más lejano a lo que una digna justicia constitucional debe representar

Y es que la respuesta a dicha interrogante determina muchas cuestiones, como por ejemplo, la calidad “jurídica” de sus integrantes, el control ex ante de los custodios de la Constitución, la legitimación indirecta de su status institucional, etc. Y es que el mecanismo de designación es una cuestión muy polémica, por ejemplo, en varios países se es crítico con la “politización” del nombramiento de Magistrados de las Cortes Constitucionales, como el caso español (donde ha llegado a existir parálisis en las designaciones), y Chile no ha estado exento, pues la doctrina especialista hace muchos años cuestiona la calidad jurídica de la argumentación del TC, pues en sus sentencias existe poca rigurosidad académica, desde citas descontextualizadas hasta aplicación de teorías jurídicas  poco conectadas con las materias de las que tratan los casos en que deben fallar. Se suma a lo anterior, el nombramiento de Ministros que no destacan precisamente por su vinculación a la ciencia del Derecho Constitucional, sino más bien obedecen a un perfil más bien político, como ex asesores presidenciales, ex parlamentarios, etc.

Y es que no todo tiene que ver con las competencias del Tribunal Constitucional, sino que muchos de los problemas que hoy padecemos se deben a una inexistente autocomprensión institucional de los Ministros del TC y de la inaplicación cada vez más evidente de principios básicos de interpretación constitucional, como el de deferencia al legislador y el de self-restraint. Así por ejemplo, si no hubieran iniciado la autocalificación de normas de carácter orgánico constitucional por fuera del oficio enviado por la Cámara respectiva del Congreso Nacional (control preventivo obligatorio de constitucionalidad) no se habrían cometido muchas de las atrocidades que hoy lamentamos, así es, hoy el TC se fija a sí mismo su competencia jurisdiccional.

¿Pero qué criterios debería orientar la designación de Ministros del TC?

1. Debe asegurarse que los Ministros del TC guarden deslealtad a quienes les designaron, lo cual es muy difícil de lograr en casos de designación directa como lo es en aquellos nombramientos que realiza el Presidente de la República;

2. Debe asegurarse la más alta transparencia en el proceso de designación y procurar estándares de calidad “jurídica” de sus miembros

3. Debe procurarse cierta legitimación indirecta del rol institucional del Tribunal.

Actualmente, de todas las propuestas en curso la que más se acerca a dichos principios es la presentada en moción parlamentaria del Frente Amplio (boletín Nº 11.680-07), que es similar al modelo alemán en la materia. Señalan como objetivo los autores del proyecto que: “es necesario corregir aspectos relevantes para dotar de legitimidad democrática y fortalecer la independencia individual de los magistrados respecto de sus designaciones; es por ello que es necesario concluir con las designaciones directas por parte del Presidente de la República, lo cual es de carácter excesivo para un órgano unipersonal.” Para lograr esto proponen un modelo de nombramiento bifásico.

En una primera etapa, sería la Corte Suprema la que haría la primera selección mediante un proceso público y transparente para elegir a los aspirantes que cumplan la idoneidad requerida, así por cada designación el pleno de la Corte confeccionará una terna con quienes cumplan a cabalidad los requisitos. Respecto de los requisitos que debieran cumplir los Ministros del TC es importante que la regulación de Ley Orgánica sea exigente, como en el caso de los Tribunales Ambientales y el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, pues al no existir la carrera judicial, es la única forma de asegurar calidad jurídica y que así la designación de un magistrado del TC no recaiga en la mera oportunidad política del nombramiento.

En una segunda etapa, serían las Cámaras del Congreso Nacional (en la alternancia que corresponda) las que elegirían al nombre definitivo a integrar el TC por mayoría relativa. Ambas etapas aseguran una designación equilibrada y no sobre politizada, pues las opciones a elegir por cada Cámara se remitirán a 3 perfiles idóneos preseleccionados por la Corte Suprema.

Finalmente, en la propuesta del Frente Amplio persiste la integración par del organismo, pues resuelven el voto de calidad del Presidente al proponer alterar los quórums para las resoluciones del Tribunal.

Así esta propuesta entra en diálogo directo con la diversidad de proyectos presentados en el Congreso Nacional que dan un piso mínimo sobre la discusión de qué justicia constitucional se requiere para una democracia liberal aceptable en el actual marco. Pues, hoy por hoy el Tribunal Constitucional no obedece a estándares jurisdiccionales y es una herramienta de control de un sector de la sociedad, nada más lejano a lo que una digna justicia constitucional debe representar.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Las influyentes asociaciones gremiales empresariales argumentan que el cuello de botella se produce exclusivamente en los distintos servicios públicos que deben dar sus aprobaciones a los mismos
+VER MÁS
#Ciudad

Utilizan el vocablo "permisología" para presionar al gobierno

Popular

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias religiosas de las leyes, en el entendido que, las creencias son asuntos personales y de ciertos grupos que no representan a toda la sociedad, en ...
+VER MÁS
#Política

En un Estado laico legalizar el aborto y eutanasia es obligación

La labor de los comités de vivienda en Renca y en otras comunas del país es un ejemplo de cómo la participación ciudadana puede impulsar políticas efectivas y adaptadas a las necesidades locales
+VER MÁS
#Sociedad

Renca en la búsqueda de una vida digna: el rol vital de los comités de vivienda

Las demandas por las que la gente salió a las calles siguen vigentes y las víctimas de las violaciones de derechos humanos que se cometieron en ese periodo siguen sin ser reparadas. ¿De esto se hará car ...
+VER MÁS
#Política

Cuenta pública: ahora o nunca

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos