Cierre de medios de comunicación: Pantalla fría, páginas en blanco - El Quinto Poder
#Medios

Cierre de medios de comunicación: Pantalla fría, páginas en blanco

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En los últimos meses, hemos sido testigos de cómo importantes medios de comunicación han extremado medidas para asegurar su continuidad operacional, o cómo han puesto fin a su historia para maximizar las utilidades del grupo al que pertenecen.

La inminente externalización de los servicios de producción de Canal 13 a la empresa española Secuoya,  la fusión del diario Pulso con La Tercera, de Paula con la revista Mujer y el paso a un formato digital,  poniendo fin a su edición impresa de la revista Qué Pasa por parte de COPESA son prueba de que las más altas autoridades de esos medios, lisa y llanamente, no han dado el ancho en el último tiempo para hacerse cargo de todo lo que significa un medio de comunicación. O que, simplemente, se han desentendido de su misión, para dar curso únicamente a criterios de eficiencia contable, desentendiéndose de la labor social que un medio de comunicación debería encarnar.


La solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos

Culpar de esto a los lectores, a los televidentes, a quienes buscamos en los medios de comunicación un espacio de información, de entretención y de compañía es escamotear la responsabilidad empresarial de quienes se han confiado sólo en las suscripciones, en los avisadores y en la reducción de costos para administrar un medio.

Porque en estos casos, no se trata sólo de mantener la máquina andando, de vender los cada vez menos rentables y  escasos avisos comerciales, ni de producir contenidos a un costo que haga viable para el dueño mantener el negocio. No basta con descansar en la preclara frase de Don Patricio Aylwin, y decir sin más que “el mercado es cruel”. Porque de los líderes empresariales exitosos se espera, precisamente, que sobrevivan a la crueldad del mercado.

Al parecer, eso no ha sido internalizado completamente. Las decisiones tomadas sobre los medios de comunicación en el último tiempo, aparentemente sólo han considerado su viabilidad económica, obviando su relevancia social e importancia histórica, y soslayando no sólo la responsabilidad social de los empresarios, sino que también la que le corresponde quienes inciden en el debate público.

Un medio de comunicación no puede administrarse igual que un banco, un supermercado o una viña, mucho menos en un mercado audiovisual tan pequeño como el chileno. Precarizar la creatividad y la credibilidad no es una buena idea. Abandonar su gestión, mucho menos.

Un medio entrega a sus dueños – y a quienes ejercen posiciones de liderazgo en su organización – el privilegio de entregar un mensaje con alcance público. Y como tal, exige de su liderazgo empresarial, y de sus dueños, un nivel mayor de esfuerzo y un mayor grado de cuidado.

Cuando se pierde o se debilita el funcionamiento de un medio de comunicación, pierden, en primer lugar, los trabajadores de esos medios y sus familias (punto aparte merece la duda sobre cuánto se cree en un proyecto empresarial, si la solución a una crisis siempre pasa por despedir a sus trabajadores) y pierde, sin duda, el dueño. Pero más importante, pierde el país al ver reducido el espacio para que las voces, las ideas y las creaciones literarias y audiovisuales vean la luz.

Porque la desaparición de un medio significa perder, para la discusión pública, un canal de expresión social y un espacio que retrate y represente a nuestra sociedad. Así por ejemplo, el espacio de reflexión y conversación que entregaba la Revista Paula, difícilmente será llenado por otra revista femenina. A todas luces, un grosero error editorial, precisamente cuando son las mujeres de nuestro país, y en particular las más jóvenes, quienes marcan hoy la pauta noticiosa y la agenda política.

Es evidente que la digitalización de la creación y distribución de contenidos ha significado una mayor exigencia para los medios de comunicación tradicionales. Pero eso es un desafío, de aquellos que, de afrontarse exitosamente, se convierten en ejemplos de administración en las escuelas de negocios, y que enorgullecen a sus dueños y gestores.

Entonces, lo mínimo que como sociedad podemos exigir a los empresarios que han decidido invertir en medios de comunicación, y a quienes los administran – es decir, a quienes gestionan una voz en el espacio público – no es más que los atributos que aportan a cada proyecto los creadores de contenidos: valentía, innovación y persistencia. Porque el cierre o la precarización de un medio de comunicación nos afecta como país.

Por lo mismo, la solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos, los que convierten las ideas en texto e imágenes, y los que sin firmar artículos ni salir en pantalla, permiten dar vida a los medios de comunicación.

Chile es un país en el que la creación audiovisual ha sabido transmitir emociones al público, y en el que el periodismo ha demostrado estar a la altura de los grandes temas que nos afectan como sociedad.

Al parecer, quienes han decidido precarizar los medios de comunicación no lo han entendido. Y las consecuencias de ello sobrepasan largamente a quienes han tomado esas decisiones.

TAGS: #CierreDeMedios #LibreMercado #MediosDeComunicación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de mayo

crees que algo como esto pueda salir en tv???

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El trabajo no es solo una ocupación que permite controlar y modificar la propia realidad. El trabajo es un Derecho Humano
+VER MÁS
#Trabajo

Ley 21.015 desde una perspectiva de derechos humanos

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?

La mediación es esencialmente un proceso conversacional, pero no cualquier tipo de conversación, esta se hace en un contexto de conflicto y habitualmente con un deterioro de las relaciones.
+VER MÁS
#Economía

Acuerdo en Minera Escondida: Lecciones de una mediación

En todo el mundo, grupos de personas y organizaciones denunciaron la prisión política de Lula y exigieron que la justicia electoral permita su candidatura
+VER MÁS
#Internacional

¿Es Brasil una democracia, si no respeta la decisión de la ONU?

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje