#Medios

Cierre de medios de comunicación: Pantalla fría, páginas en blanco

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En los últimos meses, hemos sido testigos de cómo importantes medios de comunicación han extremado medidas para asegurar su continuidad operacional, o cómo han puesto fin a su historia para maximizar las utilidades del grupo al que pertenecen.

La inminente externalización de los servicios de producción de Canal 13 a la empresa española Secuoya,  la fusión del diario Pulso con La Tercera, de Paula con la revista Mujer y el paso a un formato digital,  poniendo fin a su edición impresa de la revista Qué Pasa por parte de COPESA son prueba de que las más altas autoridades de esos medios, lisa y llanamente, no han dado el ancho en el último tiempo para hacerse cargo de todo lo que significa un medio de comunicación. O que, simplemente, se han desentendido de su misión, para dar curso únicamente a criterios de eficiencia contable, desentendiéndose de la labor social que un medio de comunicación debería encarnar.


La solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos

Culpar de esto a los lectores, a los televidentes, a quienes buscamos en los medios de comunicación un espacio de información, de entretención y de compañía es escamotear la responsabilidad empresarial de quienes se han confiado sólo en las suscripciones, en los avisadores y en la reducción de costos para administrar un medio.

Porque en estos casos, no se trata sólo de mantener la máquina andando, de vender los cada vez menos rentables y  escasos avisos comerciales, ni de producir contenidos a un costo que haga viable para el dueño mantener el negocio. No basta con descansar en la preclara frase de Don Patricio Aylwin, y decir sin más que “el mercado es cruel”. Porque de los líderes empresariales exitosos se espera, precisamente, que sobrevivan a la crueldad del mercado.

Al parecer, eso no ha sido internalizado completamente. Las decisiones tomadas sobre los medios de comunicación en el último tiempo, aparentemente sólo han considerado su viabilidad económica, obviando su relevancia social e importancia histórica, y soslayando no sólo la responsabilidad social de los empresarios, sino que también la que le corresponde quienes inciden en el debate público.

Un medio de comunicación no puede administrarse igual que un banco, un supermercado o una viña, mucho menos en un mercado audiovisual tan pequeño como el chileno. Precarizar la creatividad y la credibilidad no es una buena idea. Abandonar su gestión, mucho menos.

Un medio entrega a sus dueños – y a quienes ejercen posiciones de liderazgo en su organización – el privilegio de entregar un mensaje con alcance público. Y como tal, exige de su liderazgo empresarial, y de sus dueños, un nivel mayor de esfuerzo y un mayor grado de cuidado.

Cuando se pierde o se debilita el funcionamiento de un medio de comunicación, pierden, en primer lugar, los trabajadores de esos medios y sus familias (punto aparte merece la duda sobre cuánto se cree en un proyecto empresarial, si la solución a una crisis siempre pasa por despedir a sus trabajadores) y pierde, sin duda, el dueño. Pero más importante, pierde el país al ver reducido el espacio para que las voces, las ideas y las creaciones literarias y audiovisuales vean la luz.

Porque la desaparición de un medio significa perder, para la discusión pública, un canal de expresión social y un espacio que retrate y represente a nuestra sociedad. Así por ejemplo, el espacio de reflexión y conversación que entregaba la Revista Paula, difícilmente será llenado por otra revista femenina. A todas luces, un grosero error editorial, precisamente cuando son las mujeres de nuestro país, y en particular las más jóvenes, quienes marcan hoy la pauta noticiosa y la agenda política.

Es evidente que la digitalización de la creación y distribución de contenidos ha significado una mayor exigencia para los medios de comunicación tradicionales. Pero eso es un desafío, de aquellos que, de afrontarse exitosamente, se convierten en ejemplos de administración en las escuelas de negocios, y que enorgullecen a sus dueños y gestores.

Entonces, lo mínimo que como sociedad podemos exigir a los empresarios que han decidido invertir en medios de comunicación, y a quienes los administran – es decir, a quienes gestionan una voz en el espacio público – no es más que los atributos que aportan a cada proyecto los creadores de contenidos: valentía, innovación y persistencia. Porque el cierre o la precarización de un medio de comunicación nos afecta como país.

Por lo mismo, la solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos, los que convierten las ideas en texto e imágenes, y los que sin firmar artículos ni salir en pantalla, permiten dar vida a los medios de comunicación.

Chile es un país en el que la creación audiovisual ha sabido transmitir emociones al público, y en el que el periodismo ha demostrado estar a la altura de los grandes temas que nos afectan como sociedad.

Al parecer, quienes han decidido precarizar los medios de comunicación no lo han entendido. Y las consecuencias de ello sobrepasan largamente a quienes han tomado esas decisiones.

TAGS: #CierreDeMedios #LibreMercado #MediosDeComunicación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de Mayo

crees que algo como esto pueda salir en tv???

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Existiría una actitud más tolerante hacia el adulto mayor que toma la decisión, existiendo mensajes implícitos y explícitos alusivos a su edad, según los cuales sería más “aceptable”
+VER MÁS
#Sociedad

Suicidio en la adultez mayor

Docentes decentes y también valientes. Sobre todo [email protected] que pararon y marcharon. Porque no es fácil organizarse y abrirse paso para romper los muros de hierro de la indiferencia que fabrica el sistema socio ...
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta al Presidente del Colegio de Profesores de Chile

De parte de las autoridades que la impulsan, y las compañías y ONGs que la respaldan, no se escuchan voces sobre sus múltiples impactos asociados
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Electromovilidad, litio y Salar de Atacama: Del sartén al fuego

Se equivocó Baldomero Lillo cuando llamó a Lota “Subterra”, porque en realidad es “Submare”, porque los mineros chilenos, a diferencia de los alemanes e ingleses, desafiaron el mar. Configurándos ...
+VER MÁS
#Ciudad

Para que Lota sea declarada Patrimonio de la Humanidad

Popular

Estamos en la Cuarta Revolución Industrial, que viene de la mano de la aplicación y uso de la inteligencia artificial y de la robótica en todas sus posibilidades, y ello también impacta en el ejercicio ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Inteligencia Artificial y el final de las profesiones jurídicas

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Las redes sociales se han transformado en una panacea, en parte, porque las personas se sienten movilizadas por cualquier causa sin salir de su zona de conforto, frente al computador o recostados en un sill ...
+VER MÁS
#Medios

Los cambios se disputan en las calles, no en las redes sociales