Yo también quiero que Nazer me venga a ver - El Quinto Poder
#Justicia

Yo también quiero que Nazer me venga a ver

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Es un hecho que un asalto a tu casa es un hecho horroroso y traumático. Vaya la fraternidad para la familia del Director de El Mercurio que fue asaltada anoche, en un nuevo acto que denota la inseguridad ciudadana que alcanza niveles que la cuidadanía no ha asumido en toda su magnitud.

Hechos como éste nos remecen cuando son “relevantes” y nos remecen y merecen portadas cuando el equipo directivo estima que merece atención pública. Recuerdo que hace unos meses, la casa de la hija del Sr. Director también fue objeto de asalto.

En ambos casos, los medios tradicionales se hicieron eco de esta “noticia” y le dieron amplia cobertura.

De hecho, según un estudio de Paz Ciudadana, desarrollado por Adimark GFK, algún miembro del 37,5% de los hogares en Santiago ha sido víctima de robo o intento de robo en los últimos 6 meses.

Para tomarle el peso a la estadística, se puede decir que 1 de cada 3 personas han sufrido este grave problema.

Tal como se publica en El Mercurio de hoy en la página C11, el Jefe de Seguridad Pública, Jorge Nazer acudió personalmente al lugar, tal como en muchos casos anteriores, cuando el suceso es de “relevancia pública” o la persona afectada es “importante” la autoridad de turno se toma la molestia de solidarizar y preocuparse personalmente del lamentable hecho. La pregunta que cabe hacerse es ¿por qué fue?

Si vemos la estadística, las comunas que más sufren este flagelo son La Granja, San Bernardo y Conchalí. Allá, tal como en La Florida, Ñuñoa, Independencia o cualquier otra comuna, me gustaría ver que se pusiera especial atención a las víctimas y se resolviera el hecho con celeridad, como mágicamente sucede con más probabilidad cuando eres “importante”.

Nuestra Constitución establece que todos somos iguales ante la ley, ¿o no?

De verdad, espero que a ninguno de nosotros nos toque vivir un hecho así de difícil, pero si ocurre, espero que el Sr. Nazer se haga un tiempito y nos venga a ver.

 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de abril

Les cuento una historia… en septiembre del año 2005 fue violentamente asaltada la casa de un alto funcionario público, quien se desempeñaba como director nacional de un servicio. No salió en la televisión, no llegaron otras autoridades a solidarizar con la traumatizada familia ni los carabineros fueron más diligentes pues este funcionario se preocupó de que su alto cargo no implicara un trato privilegiado.
Nunca se encontró a la banda de asaltantes, ni se recuperó alguna especie, ni se creo alguna ONG para ayudar a las indefensas víctimas.
Me impresiona el trato privilegiado que algunos reciben, cómo utilizan sus influencias a su favor y cómo hacen que esa situación, no desconocida para muchos de los chilenos, se convierta en una tragedia de proporciones. Sin desmerecer los sentimientos y emociones que pueden generar estas experiencias, el aprovechamiento que hacen de su posición no permite que pueda sentir solidaridad.

30 de abril

hola Paulina
precisamente la “igualdad” que supuestamente existe, no es tal.
Lo mismo que la neutralidad de los medios y otras tantas “igualdades” que son ficticias

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Qué tipo de liberalismo es aquel que para ampliar las libertades individuales se ve en la necesidad de aumentar el tamaño del Estado y, por ende, su influencia en la vida social, económica y cultural d ...
+VER MÁS
#Política

Libertad con cargo al Estado

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Los Estados deben comenzar por visibilizar y comprender mejor la situación y problemáticas de los jóvenes rurales, para generar estrategias e instrumentos pertinentes que contribuyan a su adecuada inclus ...
+VER MÁS
#Cultura

¡Ya es hora de la juventud rural!

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

El Museo de la Memoria está creado con el objetivo de hacer reflexionar sobre aquello, sobre nuestro poder ciudadano actual, tan simple que se ve, y de como fue aquella época en que lo perdimos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un museo ciudadano

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

El capitalismo conduce a un traspaso acelerado y no controlado de poderes de la naturaleza a la humanidad
+VER MÁS
#Sociedad

Los peligros de la paz