#Educación

¿Siguen los parches y el fundamentalismo en educación?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El actuar desde el Mineduc puede observarse como una típica sucesión de intentos o “parches” para dar con la ruta adecuada hacia un mejor nivel educacional general. Y, claro está, no sólo en el ejercicio del actual ministro. Aunque, este último tiene la singularidad de poseer una importante participación en una universidad privada, por lo cual, bien podría colegirse un particular aprecio por  la “solución” privada en los asuntos educacionales.

Hemos sido testigos, entre otras cosas, de la propuesta de una semaforización (señalar vía colores de semáforo a los apoderados y padres, cuáles establecimientos educacionales andan bien y cuáles no, con el objeto de que puedan –de nuevo la ideología metiendo su cola-  elegir, y elegir bien).  Después,  nos enteramos de la idea de hacer un aporte público  sin distinciones entre Universidades públicas y privadas, con el consiguiente perjuicio de algunas de aquéllas, en particular, la U. de Chile. Al mismo tiempo, se ha hablado de promover colegios y/o liceos de excelencia que destacan por sobre el resto.

A ello hay que agregarle el aumento en horas para lenguaje y matemática en perjuicio de la historia. Y, para no ser menos, aparece ahora la “revolución” educacional: evaluacionismo, productivismo y estímulo remuneracional para impulsar las pedagogías y la labor docente. Al estilo de una gestión empresarial: sin consulta ni deliberación con los principales afectados. En fin, bien a fondo ha calado el utilitarismo meritocrático por estos lados. Pero, en ninguna de estas decisiones se escucha la  necesidad de revalorizar el concepto de educación pública. Tampoco resuena en ellas el desafío urgente y necesario de la justicia educativa. 

Lo público es mirado con recelo y desconfianza ideologizada. Al mismo tiempo, no es difícil darse cuenta de la admiración que produce en sectores de la elite,  la experiencia finlandesa en educación. Como se sabe, la educación finlandesa está muy bien considerada a nivel internacional. Cuando usted revisa algunos ingredientes de esa educación se percata  de su fuerte carácter público, tanto en financiamiento como en orientaciones curriculares, al mismo tiempo que incorpora el respeto de las especificidades  según educandos y lugares geográficos.  

Es decir, fuerte gratuidad, exigencias de calidad universalizables,  reconocimiento societal del valor de la tarea pedagógica, apoyo en recursos. Como se ve aquí ha primado claramente una orientación público-estatal y societal de la educación (bien común), sobrepasando el fundamentalismo neoliberal que aun domina entre nosotros, para el cual lo importante es que cada quien decida –como en un supermercado- qué educación está dispuesto a pagar y dónde. La educación, vista como un negocio y como un producto de mercado. 

El supuesto dilema de lo  privado y/o público no es el tema.  Una buena educación y a nivel nacional –es decir, para todos-, no resulta producto de la evolución del orden espontáneo de las reglas de mercado, como reza el dogma liberal por estos lados.   Eso lo supo ver a tiempo Finlandia. La tarea educativa es una tarea político-nacional, más aun en tiempos globalizadores. Una en la cual tienen que decidir los propios  ciudadanos y sus mediaciones representativas –el Estado en primer lugar-, su dirección y el apoyo en recursos para ella. Sin embargo podemos constatar que aquí el fundamentalismo de nuestras elites sigue anclado a prejuicios de clase. O, dicho de otra manera, nuestras elites de algún modo quieren mantener las barreras de clase existentes, y para ello, el control de la educación es un aspecto  muy importante.  

Fíjese que ya el mismísimo J. Rawls, y hace muchos años, se percataba de esto  cuando afirmaba que “las probabilidades de adquirir los conocimientos y técnicas culturales no deberían depender de la posición de clase; asimismo el sistema escolar sea público o privado, debería ser diseñado para destruir las barreras de clase”. ¿Habrá sido ese el objetivo de la contrarrevolución autoritaria cívico-militar de mediados de los setenta, también en educación? ¿Será ese, a su vez,  el espíritu que guió el consenso desde arriba para la Ley General de Educación o esta nueva “revolución” educativa?

Juzgue usted mismo.

* Pablo Salvat Bologna, Director Magíster Ética social y Desarrollo humano Universidad Alberto Hurtado

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

24 de Noviembre

Felicitaciones todo muy bien expuesto.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja