#Educación

Calidad en Educación: no dejemos las cosas como están

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si hay un ámbito de política en que el gobierno de Michelle Bachelet avanzó a pasos agigantados -y vaya que hay muchos- fue en educación. Sí, así de claro y aun por las razones que haya sido, pingüinos de por medio, y sin desconocer los tremendos esfuerzos hechos por los Gobiernos democráticos precedentes.

Durante casi 20 años las leyes de amarre de la dictadura mantuvieron incólume un sistema fundado en la desidia de los proveedores del servicio –especialmente los privados-, en la falta de controles y en la inexistencia de estímulos a la calidad y de sanciones a la mala gestión.

Pero ese cuadro comenzó a ser revertido con la aprobación de una nueva Ley General de Educación, derogando de paso la LOCE, y sentando las bases de un sistema de aseguramiento de la calidad cuyos pilares institucionales han estado sometidos desde hace tres años y hasta hoy a la discusión parlamentaria. En dos o tres años comenzamos a hacer lo que nunca antes se pudo: modificar la arquitectura institucional educativa.

Sin embargo, el 4 de mayo recién pasado la Cámara de Diputados rechazó el proyecto de ley, ya aprobado por el Senado, que crea el Sistema de Aseguramiento de Calidad Educativa y sus dos instituciones centrales, la Agencia Nacional de Calidad y la Superintendencia. ¿Las razones? Formales y de fondo.

El rechazo amparado en la falta de flexibilidad de las autoridades del nuevo gobierno es más que plausible. No se entiende la tozudez del Ministro de Educación de no permitir la introducción de perfeccionamientos sobre todo técnicos (coordinación de las nuevas instituciones, definición explícita de los roles ministerial y de los servicios, etc.), en una lógica de “avanzar sin transar”, bajo el argumento de que este es el mismo proyecto concordado entre gobierno y oposición en el período pasado.

Primero, porque ello no es cierto, pues durante su paso por el Senado el proyecto sufrió cambios importantes, por lo cual el proyecto claramente no es el mismo del inicio. Segundo, porque el estilo legislativo del Gobierno durante este episodio ha revelado una falta de pericia impresionante, olvidando que en democracia la búsqueda de los acuerdos siempre será más importante que una supuesta pureza técnica.

En consecuencia, punto concedido a los rechazantes en cuanto a lo formal.  

Sin embargo, donde no se puede estar de acuerdo con los diputados opositores es en las materias de fondo que objetan. Veamos.

En primer lugar, señalan que el proyecto, al crear la Agencia y la Superintendencia“quita facultades al Ministerio de Educación”. Pero es que esa era la idea. Lo esencial de este proyecto es crear agencias especializadas en la promoción de la calidad educativa y en la fiscalización del cumplimiento de estándares de gestión y desempeño. Y ello no sólo por razones de un adecuado diseño institucional, sino también porque hasta hoy el Ministerio de Educación se ha mostrado incapaz de abordar de manera eficaz esas tareas.

En segundo lugar, alegan que el proyecto perjudica a los funcionarios del Ministerio de Educación, atentando contra sus derechos. Perdónenme, pero eso no es así. Las normas transitorias del proyecto de ley señalan explícitamente la modalidad con que operarán los traspasos de funcionarios, consagrando el derecho preferente de los actuales funcionarios del Ministerio de Educación para postular a ocupar los cargos creado en las nuevas plantas, proceso que no podrá significar de manera alguna disminución de remuneraciones ni modificación de los derechos previsionales de los funcionarios traspasados.

En tercer término -y en un punto que pareciera ser más atendible- los objetores plantean que el proyecto plantea un concepto restrictivo de educación, que “reduce a los niños solamente al lenguaje y matemática y no ve a los niños en su conjunto”.

Al respecto, es preciso señalar que el concepto de educación, como tal, no es propio de este proyecto. Antes bien, lo supone. Esa noción es materia de regulación en la Ley General, por lo que de la objeción se colige que aquello que quieren enmendar indirectamente los diputados opositores es esta última ley y, por tanto, su reclamo no es atendible respecto del proyecto de ley de aseguramiento de la calidad.

¿Y qué dice la Ley General de Educación? Textual: “[l]a educación es el proceso de aprendizaje permanente que abarca las distintas etapas de la vida de las personas y que tiene como finalidad alcanzar su desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico, mediante la transmisión y el cultivo de valores, conocimientos y destrezas. Se enmarca en el respeto y valoración de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, de la diversidad multicultural y de la paz, y de nuestra identidad nacional, capacitando a las personas para conducir su vida en forma plena, para convivir y participar en forma responsable, tolerante, solidaria, democrática y activa en la comunidad, y para trabajar y contribuir al desarrollo del país.”

¿Es que alguien tiene algo que objetar a este concepto de educación? ¿Alguien puede sostener que lo reduce al lenguaje y las matemáticas? ¿No es, acaso, suficientemente amplio y para nada reductivo?

En consecuencia, no es posible apoyar el rechazo de los parlamentarios de la Concertación al proyecto en discusión, atendidas las razones que aducen. Tal vez pudiera haber otros motivos más poderosos y, para discutirlos, afortunadamente aún hay espacio legislativo en la Comisión Mixta.

Pero demos el paso. No dejemos las cosas como están, pues lo concreto es que no tenemos instituciones que realicen las funciones asignadas a las que se busca crear.

Antes bien, la invitación es a transitar por el ancho camino abierto por Michelle Bachelet en materia educativa, culminando con la constitución definitiva de estos dos pilares institucionales de altísimo valor. Demostremos nuestra propia capacidad de flexibilizar posiciones, tal como se lo pedimos al Gobierno.

Una vez hecho aquello, demos peleas de verdad, avanzando en modernizar y fortalecer la educación pública. Esa sí que será una batalla política e ideológica de a de veras con el gobierno de Piñera.

 
Contrapunto a esta entrada en la reflexión de Jorge Inzunza: "El naufragio de la Ley de Aseguramiento de la Calidad de la Educación"

——————————————————————————————————————

 

Foto: [email protected]

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de Mayo

Parece, pero no parece: el pinguinazo fue el pinguinazo y conlleva a la duda de que la alerta temprana, en este temita de la educación, no estaba en agenda del programa Bachelet.

Los pasos agigantados se dan con transformaciones y no se aprecian. La arquitectura del Mineduc no ha evolucionado: Lavín, Bitar, Aylwin, Arellano o el mismo Lagos han enfrentado la misma orgánica impaciente de colaborar con mejoras.

Dar agilidad al Mineduc parece urgente. Las leyes son leyes y los sistemas son sistemas y me suena que el desafío educativo del país debe enfocarse sistémicamente y no legalmente: transformación es la llamada progresista. Qué oficina ocupa el profesorado? La 602 o la 603? Los padres? no me acuerdo… convergencia de intereses pareciera ser el camino.

Institucionalidad o no: El problema es generar las competencias necesarias para hacernos cargo de las funciones declaradas. Hoy el Mineduc no tiene las competencias para asegurar la función de la Agencia de Calidad, tampoco la de la Super. Vamos a la improvisación?

Las políticas públicas merecen diseño, planificación, generación de competencias, independencia, empiria y técnicas: sí son necesarias…

Lucro, no Lucro. Los que buscan lucro que lo consigan. Garantía es la llamada! pero con la orgánica para garantizar calidad y acceso y por ahí va el desafío: con diseño transformador de la misma orgánica.

21 de Abril

SI TODO SE VA ENTREGANDO A LA EMPRESA PRIVADA EN EDUCACION, QUE MAS QUEDA O ES QUE LOS FUNCIONARIOS DEL MINEDUC AHORA NO SON CAPACES DE REALIZAR NUEVOS DESAFIOS, RECORDEMOS QUE EN SU GRAN MAYORIA SON PROFESORES, CREO QUE LAS COMISIONES DE EXPERTOS FUERON QUIENES SOLO TRATARON DE SACAR EL MEJOR PROVECHO EN TODO ESTO O NO ME DIRAN QUE LOS EXPERTOS ¿NO SON DUEÑOS DE LOS COLEGIOS UNIVERSIDADES ETC ETC?

07 de Agosto

Reforma a la educación ¿Burocrática o del nuevo milenio? http://elquintopoder.cl/?p=47848 #5poder vía @elquintopoder Por Omar Villanueva Olmedo Director OLIBAR ASC

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante

Es importante que la labor del Estado, en este momento apoye y genere condiciones. Es preciso dejar la rigidez del proyecto político y ayudar a mejorar la salud mental de profesores y estudiantes, que por ...
+VER MÁS
#Educación

Generemos un nuevo equilibrio en el ejercicio de la pedagogía

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?