#Cultura

Contando el patrimonio: historias del Palacio Matte

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Tras el terremoto del pasado 27 de febrero, el tradicional Palacio Matte, edificio patrimonial y sede de la Escuela de Gobierno y Gestión Pública de la Iniversidad de Chile, fue declarado inhabitable.

La migración fue acompañada por un acto de "reconstrucción" simbólica. La reconstrucción de la memoria de "La escuelita", como era conocido el recinto entre quienes cotidianamente transitaban por sus pasillos y salas. Se generó entonces la idea de "contar" el palacio, como modo de mantenerlo en pie.

Este modo de "restauración" narrativo, organizado por la agrupación CulturizArte de la escuela, desembocó en un concurso de microcuentos en el que participaron los estudiantes, cuyos textos ganadores publicamos en elquintopoder, como modo de compartir la memoria histórica y patrimonial.

La inhabitable morada (primer lugar)

Iba por el metro caminando y me encontré cuatro piezas de lego, las tomé del suelo y las guardé. Llegué a casa y con esas cuatro piezas construí: escaleras, escalones, paredes, lockers, ventanas, salones, infinitas campanas, sillones, cerámicas, vitrales y computadores.

Luego lo junté todo. Hice una escuela y la observé atentamente, en mi subjetividad era un palacio antiguo, sin colores, solo estructura.

Era también un lugar acogedor, para el forastero que llega a un mundo desconocido, y para el habitante que hace suyo aquel lugar.

Me levanté y oscilé, y el palacio se vino abajo entre humo y silencio.

*Felipe Villaseca, estudiante de segundo año.

Sin Olvido (segundo lugar)

Había una ventana frente a una escalera, podía mirar desde ahí una parte del patio, como reían, estudiaban, se estresaban o simplemente con un cigarro dejaban atrás muchas hojas llenas de palabras aprendidas en una noche.

Alguna vez pude ver a alguien llorar en ese mismo lugar, vi abrazos, vi desconsuelo, felicitaciones y esperanzas, porque ver tantas emociones me mantenía vivo, ahora sólo veo pasillos, mucho polvo y uno que otro personaje sin querer mirar el nuevo paisaje.

Espero no me olviden, porque aún recuerdo cada mañana los pasos apurados y esas eternas tarde en la sala de espejos… 

* Melisa Ovalle, Estudiante de tercer año.

Hijos de Matte abandonando el nido (tercer lugar)

Entro a este lugar inexplorado y siento inquietud, por momentos pienso, tuve suerte de conocer el Matte por lo menos algunos minutos… Pero pesa más en mi mente la idea de nunca haber podido estudiar allí, en el mítico y nunca bien ponderado espacio histórico de nuestra escuelita.

Logro sí notar que la escuela, que ahora también es parte de mí así como yo de ella, es más que un palacio, es una comunidad, y lo que le da la fortaleza es la pertenencia y unión de cada uno de sus integrantes. Y allí es donde comenzamos a forjar el futuro.

* Álvaro Donoso, estudiante de primer año.

Mi primer amor (mención honrosa)                  

Abro las puertas del abandono, del deterioro, mi primera sensación es de insatisfacción, de aislamiento… me siento engañada.

Como dicen, el tiempo lo cura todo, y así fue como nació el romance, de esos en que el corazón y el cuerpo reclaman por el "amado", aquellos en que se siente nostalgia ante su ausencia, desconsuelo ante la inminente propuesta de darse un tiempo, comúnmente de diciembre a marzo.

No sé qué tenía el Palacio, pero acertado es cuando dicen, "el primer amor nunca se olvida".

* Paulina Araya, estudiante de tercer año

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.