#Ciudadanía

La criminalización de la protesta o de cómo apagar una hoguera con gasolina

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El proyecto anunciado por el gobierno ha dejado perplejos a muchos juristas por variadas razones. Quiero exponer las que a mí me han sorprendido.

En primer lugar, desde el punto de vista jurídico, la justa pregunta que me hago es quién está asesorando en estas materias al gobierno. De seguro, alguien que no ha tomado un manual de derecho penal en mucho tiempo, que carece absolutamente de conocimientos básicos de criminología, y la ignorancia más supina e irredenta en materia de derecho internacional de los derechos humanos y derecho constitucional.

La criminalización de las conductas que el proyecto prevé, se refieren a los únicos métodos eficaces que posee el movimiento estudiantil y que históricamente ha sido utilizado para hacer oír sus reivindicaciones, justas o no, estemos o no de acuerdo con dichos métodos. Nunca se ha considerado que sean delitos, sino formas extremas de manifestación y presión.

En ningún caso una toma, un paro, un desorden público, importan conductas criminales, que desde la perspectiva del gobierno son incluso mala in se, contrarias por esencia al derecho natural, en una concepción pre escolástica, claro está.

No estaría mal recordar a los juristas de Palacio el carácter de ultima ratio del derecho penal, como asimismo, que todas las conductas típicas que el proyecto describe como calificantes de estos “nuevos delitos”, ya son conductas típicas, delitos que están presentes tanto en el Código Penal como en la legislación extravagante.

La innovación consiste en el contexto en que estas conductas se verificarían, como en la singular figura de cometerse el delito requiriéndose un acto volitivo de la “víctima”. Me parece notable como técnica de regulación penal que el delito se consume sólo cuando al Director del establecimiento educacional le plazca. Una misma conducta podría ser delito y no delito, dependiendo de la voluntad del jefe de la institución educativa.

Pero, aunque parezca un contrasentido pensando que quien escribe es abogado, las múltiples atrocidades jurídicas no son lo más relevante en este nuevo capítulo de la comedia de equivocaciones que el supremo Gobierno de Chile protagoniza desde el 11 de marzo de 2010.

Lo que realmente resulta incomprensible es la oportunidad política para hacer tan magno anuncio. No sólo no hay juristas en Palacio; tampoco hay políticos. ¿En qué mente enferma cabe tratar de delincuentes a quienes van a sentarse a una mesa de diálogo sólo dos días después?

La única explicación que tengo –y en esto aventuro una hipótesis que en la observación y conversaciones con mis pocos amigos de derechas he desarrollado – es la necesidad de la derecha de reencontrarse con su matriz autoritaria. Y eso es lo que no deja de sorprenderme. Durante la Unidad popular se acuñó una frase: “este gobierno es una mierda, pero es mi gobierno”. Denotaba la adhesión crítica, pero comprometida, del militante de izquierda. A diferencia de ello, cuando converso con personas de derecha sobre actualidad política nacional, lejos de hablar en términos de apropiación (“mi gobierno”, “nuestro gobierno”, etc.), se refieren a la administración, y al Presidente en particular, en términos que denotan una desafectación profunda. Concluyo: el votante de derechas está mayoritariamente desafectado con su gobierno o, a lo menos, desencantado.

Las promesas de Sebastián Piñera durante la campaña presidencial, bastante poco poética en términos de relatos de país, se pueden resumir en tres: eficiencia en la ejecución de las políticas públicas, incorruptibilidad de las autoridades públicas, y orden público. Al cabo de un año de gobierno, esas tres promesas se han pulverizado en una realidad eficientemente autodestructiva de las instituciones públicas e incluso de la dignidad y la figura presidencial. Sólo como ejemplo en estos tres órdenes de líneas de acción citaré que muchos de los damnificados del terremoto han pasado dos inviernos a la intemperie; dos escándalos de corrupción de proporciones detonaron la salida de una Ministra de Estado y una Intendenta, fuera de todos los obscenos conflictos de interés de que se ufanan muchas autoridades. Y, en lo que nos ocupa, la situación de desorden, protestas masivas, marchas, concentraciones, tomas, paros, etcétera, que están a la orden del día.

El empresariado ha demandado en forma enérgica del gobierno que ponga orden y asegure la estabilidad para permitir las transacciones económicas en la paz de la “sociedad de mercaderes” de David Ricardo.

Ante estas presiones, no es de extrañar que el gobierno, lejos de desplegar habilidad política para alcanzar acuerdos con los estudiantes, esté pensando en contentar y re encantar a su electorado tradicional, partidario de la autoridad, el orden y la disciplina. Esto es un error desde todo punto de vista, ya que el electorado de derecha –a diferencia de los anárquicos partidos que integran la coalición de gobierno – es un electorado minoritario, pero fiel y militante, y los partidarios del autoritarismo, afortunadamente, son una minoría ínfima. A su electorado periférico, en cambio, que le permitió ganar la elección presidencial, no lo encantará jamás con estas medidas efectistas, carentes de sentido político y de espíritu democrático.

La aprobación de este proyecto de ley sería un retroceso para la derecha chilena, que rápidamente se desteñiría de sus opacos colores democráticos.

* Álvaro Fuentealba, Director de Escuela, Facultad de Derecho Universidad de Chile.

————

Foto: Pedro Fabundez Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de Octubre

Muy buena columna.
A propósito del proyecto de ley aquel, otra cuestión grave es que establece un concepto de orden público muy similar al de un internado de menores.

07 de Octubre

No me gusta la columna. Esperaba un análisis de contradicciones jurídicas del proyecto, para tener una visión informada del tema, dado que no soy abogado, por lo tanto, carezco del sustento teórico para hacer un buen análisis.

La columna tangencialmente trata lo que promete, y es un análisis subjetivo (que comparto) del por qué Piñera está actuando como gato de espalda…

28 de Mayo

Que mala la columna, pensé que se haría cargo por ejemplo de (utilizando el mismo lenguaje poco ortodoxo del columnista) los descerebrados mente enferma que validan una toma o paro, que normalmente pisotea los derechos de otros, como una forma válida para imponer ideas desde fuera de la institucionalidad. ¿¿Acaso los estudiantes que no estuvieron de acuerdo con las tomas, no fueron violentados y pisoteados en su derecho a estudiar??, ¡¡¡es que la mayoría lo quería y las asambleas lo decidieron así¡¡¡, será el argumento de muchos, argumento totalmente irrisorio para justificar lo injustificable, un resolución de asamblea por muy mayoría que sea no puede pisotear y pasar a llevar los derechos de nadie. Una toma un paro y todo lo que el columnista valida para manifestarse, normalmente pisotea los derechos de un tercero que no tiene arte ni parte en el entierro, y es ese es el fondo del tema. Quizás la ley hinzpeter pueda ser mejorada, pero el problema y el fondo que ataca es algo real y plausible(que el columnista niega en lo básico), no puede validarse que la gente siga tomandose los caminos y las escuelas con el argumento del reclamado derecho a la manifestación. Manifestarse de forma inteligente y creativa sin pisotear los derechos de los demás esa algo perfectamente factible, el argumento de que si lo hacen de esa forma no llaman la atención de nadie, no resiste análisis eso demostraría que tenemos gente de muy bajo intelecto manifestandose que no son capaces de inventar formas creativas de manifestación, lo cual no creo sea la realidad.

28 de Mayo

Buena y aclaratoria, completamente grafica. Pero debieras reenviarla a Salfate (jajaja), no importa el medio de transmisión del mensaje, en estos casos de urgencia de evitar el totalitarismo disfrasado de democracia se deben utilzar todos los medios de propagación y buscar la manera de despertar a la montonera de zombis en que estamos transformados.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia