#Ciudadanía

Constitucionario: ¿una campaña útil?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace algunas semanas, el gobierno lanzó la campaña de educación cívica llamada “Constitucionario”, una suerte de glosario con conceptos básicos de formación ciudadana que todo ciudadano debería conocer para estar apto de participar plenamente en el proceso de cambio a la Constitución Política. Es parte del proceso anunciado el pasado 13 de octubre por la Presidenta Bachelet, que se esperó con grandes expectativas y con temores en la oposición por un supuesto “sesgo ideológico”.


Por ello, el foco de la campaña de educación cívica constitucional deberían ser los adolescentes, jóvenes y adultos, que son los que finalmente construirán la nueva Constitución y que en su período de educación formal no tienen o no han tenido ramos de educación cívica o formación ciudadana.

Bueno, con el lanzamiento del “Constitucionario”, es obvio que los temores de la oposición fueron acallados: claramente, es una campaña insuficiente para los objetivos que se planteó desde La Moneda, con cero sesgo ideológico dada la simplicidad de la descripción de los conceptos presentados. Creo que ese sí era un objetivo gubernamental, el de simplificar lo mostrado para que llegue a todo público, pero es cosa de ver una propaganda o leer el Constitucionario para darse cuenta que es una campaña dirigida al público infantil, que claramente no decidirá los destinos del país en la construcción de la nueva Carta Magna.

Sí, ni siquiera le habla al público adolescente, que en su mayoría no conoce de elementos cívicos, o para el público adulto, que cada día habla menos de política. No es una campaña “para toda la familia”, porque un hombre soltero, sin hijos, de 35 años se verá poco o nada atraído con ver a un venadito y un osito hablando de acuerdos, república o quórum.

Entonces, ¿es acaso el Constitucionario sólo dinero malgastado? Pues creo que no y sí. Por un lado, los niños tienen familia: padres, abuelos, tíos, primos que de una u otra forma podrán conocer los conceptos que se muestran en la campaña. Además, reitero que la simplicidad de los conceptos es una gran ventaja, que puede hacer que público que no conozca niños igual pueda conocerlos y comprenderlos. También señalar que es positivo que los niños conozcan estos conceptos cívicos desde edades tempranas, para transmitirlos y digerirlos de mejor manera. Pero sin duda, este último elemento no es de desarrollo inmediato, considerando que la Constitución debería estar finalizada de aquí a 3 años.

Por ello, el foco de la campaña de educación cívica constitucional deberían ser los adolescentes, jóvenes y adultos, que son los que finalmente construirán la nueva Constitución y que en su período de educación formal no tienen o no han tenido ramos de educación cívica o formación ciudadana. Campañas más serias, sin dejar de ser simples, deberían tener igual o mayor difusión que la que está teniendo el Constitucionario, que según mi opinión, debería convertirse en un programa permanente para la formación infantil y juvenil.

Para finalizar, decir que la creación de una nueva Constitución Política no debería tomarse a la ligera: el esfuerzo del Gobierno por educar a los ciudadanos en temas cívicos y constitucionales es loable, pero insuficiente. Está mal enfocado, puesto que no llega a toda la población objetivo y creo que, sinceramente, no servirá de mucho al momento de sentarnos a escribir la Carta Magna. Finalmente, serán los mismos de siempre -los más educados y letrados- los que tendrán dicha misión. Espero equivocarme, de corazón.

TAGS: #NuevaConstitución #ParticipaciónCiudadana Educación Cívica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

20 de diciembre

La campaña por otra constitución no es que sea inútil. Mas bien es absurda. No se toma como base la constitución actual para hacer los cambios y nadie es capaz de proponer otro texto base y se continúa con una campaña por una constitución que nadie conoce ni sabe como hacerla. Cuando alguien diga: esta es la que yo propongo, lean como es mejor en esto y lo otro respecto a la actual, lean como está mas acorde con los tiempos por esto o lo otro. Etc… ahí empieza la campaña, ahí se enseña la constitución. Ahora no es campaña, es un panfleto anticonstitucional infantil y absurdo.

Saludos

21 de diciembre

José Luis, muchas gracias por comentar. Con respecto a su opinión, creo que no es la intención del Gobierno proponer en la campaña de educación cívica constitucional un texto o ideas preliminares de nueva Constitución, ya que eso será tarea de las etapas posteriores del proceso constituyente (como los cabildos), pero coincido con usted en que dicha campaña debería mencionar qué es lo que la actual Carta Magna tiene de negativo y por qué deberíamos cambiarla (como, por ejemplo, su ilegitimidad de origen). Muchas gracias por comentar.

03 de enero

En líneas generales comparto las críticas acerca de la campaña de educación cívica iniciada por el gobierno, pero quisiera referirme a ciertos aspectos que necesitan ser matizados.
Es cierto que en el Constitucionario los conceptos son abordados para atraer a un público infantil, sin embargo, se debe agradecer que ello sea de manera simple, directa y amigable. Seamos honestos, ¿cuánta motivación genera la discusión política en nuestra sociedad? ¿Cuál es el capital cultural que presenta el chileno promedio acerca de la teoría constitucional? El Estado, los medios de comunicación y los distintos organismos que se desempeñan en el ámbito educativo son agentes de gran importancia para informar al ciudadano, y me parece que no todos están a la altura del desafío. Existe una gran deuda con la formación cívica, y la contingencia exige más premura que pulcritud (lo cual ya es malo). Ahora bien, no estaría preocupado si el Constitucionario fuera una instancia de aproximación a lo que será el debate de nuestra próxima carta fundamental. Será insuficiente si el gobierno no llega más lejos. Será peor si no suman otras instituciones y no se hacen cambios en materias educacionales para fomentar de manera permanente el nacimiento de ciudadanos activos que contribuyan al desarrollo nacional. Hay que estar atentos a los próximos pasos del gobierno.
Finalmente, pienso que hay supuestos más peligrosos. Por ejemplo, creer que una nueva Constitución arreglará todos los problemas del país.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

Los campamentos son una opción institucionalizada de carácter no formal que se configura como una opción y/o solución a uno de los hitos de mayor desigualdad que se producen en las ciudades desde antes ...
+VER MÁS
#Ciudad

Pobladores en pugna: La manipulación del Estado