#Ciencia

Una país sin Ciencia

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Con gran pesar nos enteramos de la renuncia de Bernabé Santelices director de Comisión nacional de Ciencias y Tecnologías (CONICYT), quien deja el cargo luego de dos meses.


Un país que ha supeditado su desarrollo científico a los conflictos propios de la administración pública, que no cuenta con  una institucionalidad capaz de compatibilizar burocracia con el desarrollo de la investigación científica y la aparición de nuevas tecnologías es un país destinado a vivir en el subdesarrollo.

Una situación que por desgracia ya viene a ser algo recurrente, si consideramos la anterior renuncia de Francisco Brieva, que luego de 6 meses sin recibir un sueldo decidió dar un paso al costado.

Las razones que ambos han esgrimido poseen una misma naturaleza, obedecen a un mismo escenario. Un país que ha supeditado su desarrollo científico a los conflictos propios de la administración pública, que no cuenta con  una institucionalidad capaz de compatibilizar burocracia con el desarrollo de la investigación científica y la aparición de nuevas tecnologías es un país destinado a vivir en el subdesarrollo.  Pasteur señalaba que “La ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de todo progreso.” 

Es hora de que como ciudadanos seamos responsables en esta materia y exijamos al gobierno y nuestros representantes ponerse serios, no podemos permitir que una clase política carente de intelecto, hipoteque el futuro de Chile.

“Nuestros gobiernos han elegido la ignorancia”

 

TAGS: Conicyt Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología; Conicyt

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Milton Bertin

08 de Enero

ha progresado mucho, como lo indican la reducción de pobreza.

Y en ese desarrollo ha tenido una gran participación la ciencia aplicada. Por ejemplo, los científicos de la Fundación Chile usaron la ciencia básica mundial, para introducir los arándanos y el cultivo de salmones en Chile, disminuyendo drásticamente la pobreza en el sur.

Los geólogos, ingenieros de minas etc. nos tienen con industrias mineras de primer nivel.

Los ingenieros agrónomos han presidido sobre un gran incremento de exportaciones de productos del agro.

Los ingenieros forestales han presidido sobre un gran crecimiento la industria silvícola, incluso nuestras empresas ya instalan plantas de fabricación de tableros en EEUU y Brazil.

Los profesionales de la ciencia de la economía tienen a nuestro país en un buena posición, tanto en términos macroeconómicos como microeconómicos.

¿Donde se ve la ciencia universitaria en este cuadro?

No se ve, ese es el drama.

Está llena de ordeñadores de los impuestos pagados por los ciudadanos para darse gustitos en ciencias básicas, y publicar “papers” y recibir las gracias de los países desarrollados por proveerlos de bases para hacer seguir progresando a sus países.

A todos ellos les tengo una noticia, Lo que Chile haga -o no haga- en ciencias básicas no va a cambiar el destino de al humanidad,

siento darles esta mala noticia.

Chile no produce ni el 0.1 % de los avances en ciencias básicas del mundo, por lo que nuestro aporte es -y será- irrelevante.

Ver todos
Ocultar