#Educación

¿Quién se ocupa de los estudiantes?

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

la postura del gobierno de sentirse orgullosos por el aumento de matrículas, ampliando la oferta de educación superior, solo se queda en eso, en el orgullo neoliberal de un indicador macroeconómico, mientras que en la práctica se hace poco para igualar las condiciones en que estudiantes de establecimientos municipales, subvencionados y particulares, compitan en igualdad de condiciones.

La no renovación de la acreditación a algunas universidades privadas ha sido tema permanente en el último tiempo. En este contexto se han develado los impactos que esto trae al sistema de educación superior privado, valorando por parte de algunos personajes la fantasmagórica actitud implacable de los organismos competentes respecto a estas instituciones.

Sin embargo, no se ha considerado en la discusión a los estudiantes, siendo los actores más relevantes y a quienes no se les ha resguardado ni asegurado el adecuado desarrollo de su formación. Un dato al margen son los indicadores referentes a los estudiantes que provienen de la educación municipal o subvencionada y que no tuvieron los medios económicos para acceder a un buen preuniversitario que los formara para responder de forma más asertiva la PSU, obteniendo como consecuencia un puntaje deficiente para ingresar a una universidad pública o tradicional. Otro elemento a considerar es la falta de conocimiento y/o asesoramiento para actuar al momento de elegir una carrera o una universidad, puesto que en sus grupos de pertenencia pudo no haber existido la figura de adultos o pares que  asesoraran adecuadamente a los estudiantes en esta elección.

Volviendo al tema, son los estudiantes el principal grupo afectado por tal acción (la no acreditación de sus respectivas universidades), pues si se considera que pertenecen a los grupos socioeconómicos más bajos de nuestra sociedad y que son egresados de la educación otorgada por las municipalidades o establecimientos educacionales subvencionados, se puede considerar a este grupo de jóvenes en situación de vulnerabilidad, ya que que han entrado a competir en una lucha en desiguales condiciones.

Estos estudiantes son consecuencia de la deficiente calidad de la educación que fueron objeto, pues no se les permite acceder a la educación de elite que se imparte en las universidades públicas o tradicionales, donde el acceso está predeterminado por variables socioeconómicas avaladas por el gobierno. Por tanto, la postura del  gobierno de sentirse orgullosos por el aumento de matrículas, ampliando la oferta de educación superior, solo se queda en eso, en el orgullo neoliberal de un indicador macroeconómico, mientras que en la práctica se hace poco para igualar las condiciones en que estudiantes de establecimientos municipales, subvencionados y particulares, compitan en igualdad de condiciones por un cupo para ingresar a una universidad pública o tradicional de mayor “prestigio”.

Se puede catalogar la acción de los gobiernos post dictadura como negligente, ya que al no aumentar la matrícula y capacidad física de universidades públicas y tradicionales, trajo consigo que el ingreso a instituciones privadas aumentara en condiciones que no siempre son sinónimo de calidad ni una herramienta de movilidad social para los estudiantes que se forman en sus aulas.
Este actuar por parte de los gobiernos de la concertación y la alianza es el punto que se quiere relevar en el artículo, pues para los estudiantes que aspiran a construir una profesión que les permita soñar con un mejor nivel de vida a través del ingreso a establecimientos de educación privada no tradicionales (CFT, IP o universidades privadas), ha significado en ocasiones un peligro latente más que una herramienta de movilidad social, convirtiéndose por tanto en  un  tema preocupante.

Un lamentable ejemplo es el de la Universidad del Mar, donde la reubicación de los estudiantes y asegurar condiciones laborales para los trabajadores de la institución sigue siendo un enigma, demostrando así que el actual gobierno no tiene un plan a seguir en el caso de eventuales cierres de universidades privadas con una matrícula considerablemente grande. Hasta hoy no es de conocimiento público el plan que se diseñó por parte del Mineduc para apoyar a los estudiantes que quedaron en el aire después del cierre de su institución.

Otro ejemplo válido para relevar el ignorado rol de los estudiantes es el caso de la UDLA, donde a pesar que ya se está en proceso de matrículas, las medidas adoptadas por la institución para colaborar con el financiamiento fueron informadas a los estudiantes de forma tardía, coartándoles la posibilidad  de escoger otra institución donde continuar sus estudios, teniendo presente en todo momento que los gastos que ello significa es de total responsabilidad de ellos y sus familias. Un dato no menor es que el Mineduc se ha desentendido de la situación, aún conociendo que el modelo educativo “inclusivo” de la UDLA apunta a los tres quintiles más bajos de nuestra sociedad y que por tanto las posibilidades de reubicarse por sus propios medios es limitada y en algunos casos imposible.

Podemos estar de acuerdo con diferentes actores sociales que dicen que la educación no puede, ni debe ser un bien de consumo, por lo mismo se hace necesario seguir construyendo para que se realicen cambios, transformaciones, reformas y todo lo necesario para que las generaciones futuras no sigan viviendo en tan déspota sistema educativo que legitima el nivel socioeconómico y la libertad de educación como principios rectores.

Pero hay puntos que es necesario dar cuenta: ¿Quién se está ocupando de los estudiantes? ¿Cuáles son las alternativas que ellos tienen ante un eventual cierre de sus universidades? ¿Cómo se está asegurando su formación si ni siquiera se les está asegurando egresar de una institución acreditada?

Mientras este gobierno muestra ostentosa y orgullosamente los indicadores del aumento del ingreso a la educación superior y siga en su objetivo de promover el ingreso otorgando más becas y financiamiento ¿quién se ocupa del futuro de estos estudiantes y de la vulneración de derechos a la que han sido sometidos? ¿cómo responde el Estado frente a la no acreditación y el futuro de los estudiantes que no pueden ingresar dada las barreras predispuestas que no permiten su pleno desenvolvimiento?

No es suficiente marchar y luchar por el término al lucro, también debemos hacernos responsables y solidarizar en la lucha con los compañeros que han sido desfavorecido por tan nefasto sistema educacional impuesto e implementado en nuestro país a punta de tiranía y balazo.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Atina UDLA

13 de febrero

“Al terminar el seminario de ayer me quede con la misma sensación de cuando veo películas de guerra, por lo general en las películas de guerra muestran 2 realidades por lado, una la de los generales y “mayorengos” reunidos en palacios tomando ron o whisky, hablando sobre la actualidad y el futuro de la guerra, la presión de los políticos y medios de comunicación y de vez en cuando su chiste para distender el ambiente y por otro lado los soldados inmundos saliendo de las trincheras entre balazos, artillería, ruidos de aviones, corriendo desesperados no por llegar al otro lado donde se encuentran sus “enemigos” sino por inercia y con el instinto de que al otro lado si bien se encuentra el “enemigo” habrá una posibilidad de salvar su vida. Acá fue algo similar, personas muy elegantes, muy cultas, hablando sobre el futuro de la educación, hablando sobre el reordenamiento de las instituciones de educación superior, las tecnologías de la nueva era educativa, el financiamiento, las instituciones que preparan a la élite de este país y una que otro chiste de encuentros en seminarios en otros países que sacan muchas risas entre sus pares pero en paralelo los estudiantes y familias están preocupados de ver la forma de pagar la mensualidad, de pagar la deuda por el crédito, de como conseguir un trabajo más rentable o simplemente conseguir un trabajo llegando en muchos casos a trabajar en lo que haya. El mercado laboral es un campo de batalla en donde estudiantes de instituciones de dudosa calidad terminan corriendo desesperadamente tratando de sobrevivir, algunos quedan heridos y no pocos terminan muertos, mientras los “expertos” siguen entre cuatro paredes tirando líneas sobre el futuro de la educación. Si bien lo escrito le falta mucho para transformarse en algo de peso, ojalá se entienda la analogía y la sensación de desigualdad y casi indiferencia de los de arriba con nosotros los de abajo, de los generales de guerra con los jóvenes soldados.”.

Escrito el 7 de agosto del 2013.

Atina UDLA

13 de febrero

Perdón es halla y no haya, me traspapelé con otros acontecimientos 🙁

Vivianitaiqq

13 de febrero

Estimad@
Atina UDLA

Me parece que estaba bien escrito. “…en lo que haya” De “haber”, es decir, en lo que exista, en lo disponible. Si fuera del verbo hallar (encontrar), creo que sonaría mejor “…en lo que halle” (en referencia al sujeto que busca).

Slds.

Atina UDLA

13 de febrero

Gracias Viviana, al parecer me enrede sólo 😛 suele pasar un jueves de febrero en la mañana, pero cuéntame que te parece la situación por la cual estamos acá, yo creo que eso es bien importante, o no?

Vivianitaiqq

13 de febrero

Concuerdo plenamente con la Srta. Quintana y su opinión. Creo que respecto al tema existe una luz de esperanza para los estudiantes universitarios respecto del rol que cumplirán en el Congreso los nuevos diputados, toda vez que sólo una nueva legislación podría terminar con el caos que hay en la educación universitaria.

Sin embargo, al título yo le hubiera agregado “universitarios”. Porque los estudiantes a secas son muchos más, y la realidad es que los niños de básica así como los jóvenes que cursan educación media técnico-profesional son los más desvalidos.

A ellos no los defiende nadie ni tampoco, por razones obvias, tienen oportunidad de marchar o manifestar su problemática.

Slds.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena