#Ciudadanía

Señor Presidente, haga el trabajo para el cual lo elegimos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Señor Presidente,
 
Nací a principios de los 80. Casi no tengo recuerdos de haber vivido los peores momentos de la Dictadura (porque eso fue, aunque algunos le quieren poner otro nombre). Estudié en colegio con nombre de buque de la armada rusa, la ESC D-141 de Talca. Luego en colegio técnico salesiano de donde no puedo negar que obtuve muchos principios y valores con los cuales vivo hasta hoy. Al enfrentar el mundo laboral me encontré con las limitaciones y postergaciones que un egresado de cuarto medio debe enfrentar. Entrar a la universidad era un sueño por el sueldo de mis padres. Mi madre era asesora de hogar y nos tocó vivir muchas dificultades desde que mi padre salió del Ejército, entre otras la persecución que tuvo que sufrir por agentes de la CNI en algún momento (historia que me he enterado hace muy poco tiempo) y el rechazo que produce un ex militar en ciertos círculos, incluso dentro de mis amistades. Logré entrar a la universidad, pero mi poca preparación y mi poca dedicación no me permitieron terminar la carrera. Ahora estoy altamente endeudado por eso, pero gracias a Dios y a la perseverancia tengo un buen trabajo y puedo pagar mis pecados financieros asumidos en esa aventura y estudiar por las noches para lograr el sueño de la ingeniería.
 
Las líneas anteriores son a modo de presentación y quizás explicar mis contaminaciones emocionales y sociales a grandes rasgos, para que pueda considerar mejor mi opinión.
Señor presidente, yo vote por usted aburrido de la Concertación, que en algún momento de juventud sentí que me representó. Ya hace mucho tiempo que no lo hace y como muchos de nosotros ningún color nos satisface por completo. Vi con buenísimos ojos sus propuestas y su perseverancia para lograr la Presidencia de la República, leí su programa y finalmente a modo de castigo a la Concertación y cierta fe en sus promesas voté por usted. Pero hoy debo reconocer que creo fue un error hacerlo. Las expectativas que tenía se fueron a tierra en la medida que cada bochornoso momento que le tocaba pasar por una mala decisión culpaba a la Concertación y los gobiernos anteriores. Esa incapacidad de poner el pecho a las balas y asumir como un hombre valiente los errores me parece horrible.
 
Viví en carne propia la gran mayoría de las protestas durante el año pasado, de manera voluntaria o porque mi trabajo quedaba en medio de donde se realizaban. También he sido golpeado sin ninguna razón ejerciendo mi hobby de fotógrafo en medio de éstas; he visto como se atropellan los derechos humanos y civiles que nuestra constitución nos otorga (mala como está y la Concertación en 20 años no le cambió nada). He visto la vida en la comunidades mapuches y conozco algo, menos de lo que desearía, este pueblo, que si bien son nuestros antepasados para la gran mayoría resultan tan distantes. Conozco poco Chile pero lo que he visto me hace repudiar proyectos como HidroAysén, Castilla, Los Robles, Celco y sus procesos productivos. La lucha por una educación gratuita y de calidad me parece un objetivo noble y que beneficiará a todos tarde o temprano, pero a cada una de estas solicitudes que hace el electorado la única respuesta ha sido la represión y propuestas que siguen siendo más de lo mismo sobre lo cual nos estamos quejando.
 
También viví un terremoto. Soy de una de las regiones más afectadas y sé que la reconstrucción no lleva dos tercios de cumplimiento. ¡Dejemos de colocar los números a nuestra conveniencia! Basta con darse una vuelta por los sectores en los cuales las cosas se cayeron para darse cuenta que la gran mayoría de la gente está pasándolo mal aún, lugares donde el día antes de que usted llegara a inaugurar algo lo estaban recién terminando. No sé si lo están engañando o usted está claro de que estas cosas suceden.
 
Y ahora Aysén y la represión a la cual están siendo sometidos mis compatriotas. Me da pena, vergüenza e impotencia. Mientras la gente es golpeada un ministro está en primera fila en el Festival de Viña. Algo anda mal creo yo, esa propuesta de 24×7 no está funcionando. La regionalización quedo en panne en algún lugar entre Santiago y Buin, porque al sur nunca ha llegado. 
 
Estoy aburrido de que las cosas se midan por los promedios: "nuestro PIB es alto, nuestras cifras macroeconómicas son excelentes". Pero como ilustran las líneas de Nicanor Parra, “hay dos panes, usted se come dos yo ninguno, consumo promedio un pan por persona”, esas cifras esconden nuestro peor enemigo, la desigualdad en la distribución de la riqueza.
 
Señor Presidente, en este momento de la historia tiene en sus manos la oportunidad de hacer esas cosas por las cuales nos hizo creer que quería ser presidente: mejorar el país, que se transforme en ese lugar justo en el cual todos queremos vivir. Señor Presidente: en este momento nos sentimos engañados por la clase política, no creemos en usted ni es sus contendientes políticos, que solo se diferencian de usted en el logotipo del partido en el cual dicen que militan. Señor Presidente: haga el trabajo para el cual lo elegimos, sea el líder que este momento de la historia Chile necesita y no sea el hombre que perdió la oportunidad de hacer algo grandioso por un país que merece más de lo que usted ha hecho hasta ahora. No le pedimos respuestas inmediatas a problemas que se demoraran tiempo en ser solucionados, pero si le pedimos estrategias claras y precisas. No las soluciones parches que hay hasta ahora.
 
Atentamente,
Eduardo Troncoso
————-
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

02 de marzo

estoy absolutamente de acuerdo contigo eduardo, me siento igual. y para agregar algo estan los edificios de la manuel larrain…desocupados desde el terremoto, hay un par de familias que no se fueron pero el resto es desolador y peligroso… yo vivo cerca y he visto como los han ido despojando cada dia, ayer encontre un forado en el concreto que conecta directamente y por atras a la calle con el interior del edificio…..quien o quienes duermen alla…van los carabineros?….sera un foco de delincuencia en algun momento? ya van 2 años y estan igual….se que los dueños son gente clase media muchos jubilados que son dueños de aire….porque diganme si tienen un departamento en el segundo piso…cual es el terreno? no hay…es aire…quien se hace cargo ahi si los dueños no pueden?
y asi seguimos….ya van 2 años…y esta igual……son mas o menos 10 o mas edificios de 4 pisos.
yo soy del barrio norte….se cayo casi todo por aca…..ahora hay unas lindas mediaguas…..
despues del terremoto vinieron muchas personas, almas buenas y de buena voluntad a apoyar a los damnificados….me acuerdo una tarde en la plaza las heras, alrededor casi todo en el suelo y la gente mirando desde sus escombros….el publico que fue era de las poblaciones marginales y ellos recibieron todo…los verdaderos afectados se quedaron mirando…y saben porque ocurre eso?…porque los verdaderos afectados del terremoto son de la clase media!!! tan simple….eso!!! y la ayuda llega a los que estan acostumbrados por 20 años de concertacion paternalista a pedir….a la clase media jamas le han regalado nada, son personas de trabajo, de esfuerzo que han pagado sus deudas y que pagan impuestos.y la ayuda no la veo que les llega…los que consiguieron algun credito han arreglado sus casas pero los que no pueden que?…ahi estan en sus mediaguas…..y saben porque la clase media es la que se vio mas afectada? simple porque ellos son los que vivian en el casco antiguo de la ciudad y sus casas o eran de adobe o eran mezcladas con paredes de concreto….casas antiguas…que pertenecieron a generaciones de ellos….y que nadie les enseño a estirar la mano…le enseñaron el orgullo del trabajo bien hecho y del esfuerzo!!
por eso repito…LOS DAMNIFICADOS DE TALCA SON DE LA CLASE MEDIA.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica