#Política

Ciudadanía y Corte Suprema: Cuando la política fracasa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pero hoy por hoy, algo se ha quebrado. La política, tanto en el Legislativo como en el Ejecutivo, no se está haciendo cargo del sentir ciudadano, no está escuchando, y han debido ser los tribunales los que tomen algunas decisiones interpretando el anhelo de justicia de la ciudadanía, basados en ciertas brechas que la neoliberal Constitución de Pinochet dejó abiertas.

En una nación democrática, es la ciudadanía vía mandato la que va conduciendo al país y son sus habitantes -mediante la conformación de mayorías- los que van construyendo el entramado político, legal e institucional que les rige, acorde con sus posiciones y necesidades.

En una nación democrática, el principal mecanismo para recorrer este camino es la representación a través de mandatarios y la consulta directa mediante plebiscitos o referéndum.

Todo esto, en una nación plenamente democrática.  Aspirable estado en el cual por cierto que hoy Chile no se encuentra.

Gracias al sistema binominal y a los quórum supra mayoritarios exigidos para cambiar la Constitución, un grupo minoritario (en votos, primero, y en representantes, después), tiene la posibilidad de vetar cualquier cambio estructural que permita modificar sustantivamente un sistema económico y social a todas luces injusto.  Empíricamente injusto a la luz de todos los estudios serios que abordan la desigualdad en Chile.

Pero sería fácil responsabilizar de todo a la derecha, en especial a la UDI, a ese grupo minoritario agradado con el status quo.  Fácil cuando la realidad demuestra que en el día a día muchos, demasiados a estas alturas, de quienes debieran ser los representantes del sentir ciudadano en el ámbito político en la práctica se mandan solos.  En corta, legislan en contra de la gente.

Es cosa de evaluar la aprobación de la Ley de Pesca o el presupuesto para educación, y la tramitación de iniciativas como la Carretera Eléctrica Pública y la de Concesiones Eléctricas, o el rechazo a la idea del legislar para modificar el sistema binominal, para entender que la clase política no traslada al parlamento lo que la ciudadanía pide (en las calles, en asambleas o en las encuestas).  O, mejor dicho, no es mandataria de quienes los elijen sino de otros intereses.  Patético es que los chilenos votemos por representantes y terminemos teniendo jefes.

Porque la lógica democrática señala que cuando los ciudadanos y ciudadanas toman una decisión sobre los grandes temas del país, debe ser la política, los políticos más estrictamente, la que se haga cargo de ese sentir y lo ponga en práctica tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo.  Así se elaboran las leyes que nos rigen.

Y son esas leyes las que deben interpretar los tribunales de justicia, nuestros jueces, para aplicar en diferido el sentir de la nación.

Porque el derrotero lógico de una nación democrática es un pueblo que decide, unos políticos que legislan, unos tribunales que interpretan, una administración que pone en práctica.

Pero hoy por hoy, algo se ha quebrado.  La política, tanto en el Legislativo como en el Ejecutivo, no se está haciendo cargo del sentir ciudadano, no está escuchando, y han debido ser los tribunales los que tomen algunas decisiones interpretando el anhelo de justicia de la ciudadanía, basados en ciertas brechas que la neoliberal Constitución de Pinochet dejó abiertas.

Así ha quedado demostrado emblemáticamente con los fallos sobre las termoeléctricas Castilla y Bocamina, y la represa río Cuervo, y en los argumentos de minoría por HidroAysén.

Lo que hoy ocurre no es normal en un estado democrático.  Porque en uno que se precie de tal, no deben ser los tribunales los que resuelvan controversias que son del ámbito de la política.  Pero no de la que tenemos actualmente, exclusivamente partidizada y muchas veces bailando sólo al ritmo de quienes tienen el poder y el dinero (casi siempre los mismos), y totalmente clientelar, sino de la que incorpora el sentir del país en la toma de decisiones. A sus ciudadanos y sus organizaciones.

Mientras aquello no se entienda, seguiremos avanzando hacia una crisis de proporciones que, precisamente, es a la política a la cual le corresponder prevenir.

————–

Foto: ChileFotoJP

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad