Contactar usuario

Usuario desde el 26 d junio, 2015

Patricia Varela Cortés

Periodista-viajera-soñadora -libertaria

Contenidos Publicados

3 Columnas

La revolución de las viejas

Cuando una tenga 59 años y 364 días faltarán pocas horas para ser, inevitablemente, “adulta mayor” o “persona de tercera edad”. En jerga normal, no eufemística, una pasa a ser, oficialmente y por decreto, “vieja”. Hace unos meses circula en los medios y redes sociales ...

¿Niños o niñas trans en colegios?

A fines de abril de este año la Superintendencia de Educación de Chile dio a conocer dos textos destinados a no discriminar e incluir en los colegios de personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI). Se trata de la “Circular de derechos de niñas, niño ...

Las “niñitas” de la Copa América

Gozo con cada uno de los goles y grito por la Selección. No ando mirando publicidad sexista ni soy militante feminista (díscola, por cierto) pero me sigue resonando  en la oído cuando el comentarista deportivo de la tele  acusó a uno de nuestros  jugadores de actuar como "niñit ...

Nuevo

Popular

Los parlamentarios y parlamentarias, al momento de legislar deben adecuar la legislación interna a los estándares internacionales de derechos humanos y garantizar que no se vulneren los derechos fundament ...
+VER MÁS
#Justicia

Sobre el uso de la fuerza: ¿desproporcionada y con disparos al rostro?

Los parlamentarios y parlamentarias, al momento de legislar deben adecuar la legislación interna a los estándares internacionales de derechos humanos y garantizar que no se vulneren los derechos fundamentales de la ciudadanía

Un fenómeno cósmico como este no se puede planificar, no se venden entradas para mirar el cielo nocturno. Sólo los más escépticos han permanecido ajenos, todo el resto anduvimos, al menos por un corto ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Aurora de Magallanes

Un fenómeno cósmico como este no se puede planificar, no se venden entradas para mirar el cielo nocturno. Sólo los más escépticos han permanecido ajenos, todo el resto anduvimos, al menos por un corto tiempo, reflexivos y silentes, mirando el cielo de vez en cuando