Contactar usuario

Usuario desde el 27 d agosto, 2014

Juan Carlos Rauld Farias

Trabajador Social de la Universidad Tecnológica Metropolitana del Estado de Chile. Estudiante e investigador del Magíster en Pensamiento Contemporáneo en Filosofía y Pensamiento Político, perteneciente al Instituto de Humanidades IDH de la Universidad Diego Portales. Profesor en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Artes y Ciencias Sociales.

Contenidos Publicados

2 Columnas

La comunidad homofóbica

“Toda bala, todo fuego, todo golpe y todo rayo que maldigan la carne son en mi carne. Toda muerte del hombre a manhombre es infamia y vergüenza, caída y sin razón…" (Sobre el pedido de pena de muerte para un asesino a sueldo) [1] La apelación iterativa a la Ley de Antidiscrim ...

Efectos políticos de la institucionalización SENAME

Durante el transcurso de los últimos meses, en Chile se ha venido visibilizando en la esfera pública una multiplicidad de experiencias traumáticas y vulneradoras del derecho a la infancia en niños, niñas y jóvenes pertenecientes al SENAME y a sus redes colaboradoras administradas ...

Nuevo

Popular

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran il ...
+VER MÁS
#Cultura

Imágenes de la muerte

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran ilusionar al viejo sabueso

Incluso con este historial no se ha visto a medios como La Segunda, El Mercurio, La Tercera, Canal 13 o Biobío calificar tal designación como un error de la derecha o como un traspié, al menos o rasgar ...
+VER MÁS
#Política

Errores en política: un problema de mayorías

Incluso con este historial no se ha visto a medios como La Segunda, El Mercurio, La Tercera, Canal 13 o Biobío calificar tal designación como un error de la derecha o como un traspié, al menos o rasgar vestiduras con la defensa de la fe pública.