Contactar usuario

Usuario desde el 31 d Marzo, 2013

Oscar Pineda

Oscar es un mamífero bípedo, de la especie Homo sapiens. Disfruta observando extrañas y repetitivas manchas en pedazos de papel, y oyendo a personas de acento raro hablar de peces con patas saliendo del mar; usando palabras raras como ‘qualia’ o números con muchos, muchos ceros. Tuvo la loca idea de dedicar su vida a hacer lo que le gusta, así que ahora está estudiando filosofía en la universidad y ciencia en su tiempo libre. Así se siente a gusto, cuestionando todo; hasta lo que “no se debe cuestionar”. Ah, y odia escribir sobre él mismo en tercera persona.

Contenidos Publicados

1 Columnas

La tragedia de nuestra generación

“Déjeme decirle…para mí, los homosexuales son una total aberración. Son tan desagradables y sólo andan pensando en sexo todo el tiempo.” Estas fueron las palabras que alcancé a oír mientras dos personas ya bastante entradas en años—una muy cercana y la otra no tanto? ...

Nuevo

Popular

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Las distopías de estos autores han supuesto los legítimos cuestionamientos sobre la proclividad del mundo actual, las inclinaciones de la técnica y el buen o mal uso de la ciencia por sus patrocinadores ...
+VER MÁS
#Sociedad

Sobre la distopía: la normalización de la insana realidad

Como vemos este Sebastián está en nuestros núcleos cercanos, vive cerca de nosotros o incluso es parte de nuestra familia, presentan un perfil similar y nos venden la historia de superación como algo ta ...
+VER MÁS
#Política

Los Sebastianes

Liquidez, para Eco, es la perdida de certezas en las instituciones que había sido “el centro” de la vida política, social, espiritual de la modernidad y del industrialismo por siglos
+VER MÁS
#Política

Umberto Eco, de la estupidez a la locura