Campaña en Salud
323 22
Difunde esta campaña Whatsapp

Salvemos la Ley de Alimentos

La Guerra de los Clones: Salvemos el Reglamento de la Ley de Rotulado y Publicidad de Alimentos

La saga de la Ley de Alimentos en Chile continúa. Cuando pensábamos que las cosas podían ir mejor, van peor. La Ley de Rotulado y  Publicidad de los Alimentos (Ley 20.606) aprobada el 6 de julio de 2012, mandata al Ministerio de Salud a generar un rotulado comprensible que permita identificar que alimentos son altos en calorías, azúcar, grasas saturadas y sal. El Ministerio debe desarrollar también una señalética que los identifique y como una forma de proteger a los niños de la publicidad, se establece que estos no podrán ser publicitados, ni utilizar ganchos comerciales varios como juguetes y stickers, entre otros. Tampoco podrán ser vendidos en escuelas como una forma de crear un espacio saludable y favorecer la educación nutricional.

Es decir, el corazón de la Ley depende de cómo el Ministerio de Salud decida identificar que es “un alimento alto en…”. Si la definición es buena podremos identificar fácilmente que alimentos son “altos en …” y tener quioscos saludables, de verdad, en los colegios. Se limitará la publicidad de estos alimentos poco saludables y nuestros niños dejarán de ser abusados emocionalmente con promociones que llevan juguetes, monitos y regalos para incentivar su compra y su consumo.

Pero en esta etapa de la implementación de la Ley, oscuras y poderosas fuerzas se han movido para que la reglamentación no sea tan clara como hubiésemos querido. Se ha dicho que con esta Ley no se podrá vender más este tipo de alimentos y se atenta contra la libertad de elegir. No es así, solo se rotula en forma clara lo que es menos saludable, usted lo puede comprar si quiere, pero informado. Se afirma que se alteran las reglas del comercio internacional. No es así, ya que no se discrimina empresas, y los países basados en los problemas de salud de su población  son soberanos en definir políticas públicas que los protejan. Se dice que “no existen alimentos malos”, que sólo depende de la cantidad en que  se consuma. No es así, un ejemplo son las bebidas azucaradas, verdaderos caramelos líquido, con evidencia científica suficiente sobre efectos adversos para la salud, como para llevar un distintivo o restringir su acceso a los establecimientos educacionales.

Y en esta guerra de afirmaciones y desinformación, de enclaustramiento del MINSAL y falta de participación de los consumidores, hemos tenido la oportunidad de revisar un documento solicitado por el Senado, donde pudimos leer el Reglamento de la Ley con la firma del Ministro de Salud y con “las moscas” correspondientes a este tipo de trámites. http://es.scribd.com/doc/146360722/OFICIO-1636 ¿Qué encontramos ahí? Una serie de modificaciones al Reglamento de Alimentos para dar aplicabilidad a la Ley, donde curiosamente se redefine qué es un alimento envasado. Así, por ejemplo, la Cajita Feliz no está dentro del alcance de este Reglamento y puede seguir vendiendo, publicitando y promocionando su contenido asociado a juguetes, contraviniendo el espíritu de la Ley. Pero lo más importante en este documento se establecen los niveles de calorías, azúcar, sal y grasas que darán origen a la calificación de “alimento alto en…”. Nuestra sorpresa es a otro nivel, nadie se explica como se fijaron esos niveles, en que están basados, ni porque sabiendo que no son equiparables, se establecen iguales niveles para alimentos sólidos y líquidos. Estos son tan permisivos que casi ningún alimento queda dentro de la categoría de alto en calorías, las bebidas gaseosas, las leches saborizadas características por su alto contenido de azúcar quedan sin un sello distintivo. Por ejemplo, una bebida gasesosa tiene 11 gramos de azúcar (+ de 2 cucharaditas de té) en 100 ml, o sea, cuando usted se toma una lata de 350 ml ingiere 38,5 gramos de azúcar (8 cucharaditas de azúcar). Pues bien, este reglamento establece que para que una bebida gaseosa sea alta en azúcar, ésta debe contener sobre 12,5 gramos en 100 ml. O sea, las empresas podrían agregar aun más azúcar a sus productos y podrían seguir sin un rótulo que las identifique como con alto contenido en azúcar. Los mismo pasa con las leches saborizadas y con un porcentaje importante de galletas y “snacks”. ¿A quién se quiere proteger? ¿A la población?

Pero eso no es todo, la entrada en vigencia del Reglamento se desglosa por nutrientes: 1º de enero de 2014 para grasa saturada; 1º julio de 2014 para azúcares; 1º de enero de 2015 para sodio y calorías. Si esto no es descuartizar una ley, no sabemos lo que es. Quizás ésta es una de las formas menos republicanas de matar una Ley, que permiten privilegiar los grandes intereses económicos por sobre el derecho de las personas a elegir lo que comen informadamente, por sobre el derecho de las madres a poder seleccionar los mejores alimentos a sus hijos, por sobre el derecho de tener escuelas y espacios saludables, por sobre el derecho de un Estado, nuestro Chile, de promover la salud y prevenir la enfermedad, por sobre el derecho humano a una alimentación de calidad.

Por eso hemos emprendido una acción ciudadana para solicitar al Ministro de Salud, Jaime Mañalich y al Subsecretario de Salud Pública, Jorge Díaz, como autoridades competentes, retiren este Reglamento y sea reemplazado por otro que de  cumplimiento a cabalidad con la Ley de Rotulado y Publicidad de los Alimentos (Ley 20.606).

Si estás de acuerdo, te invitamos a firmar, pasar el enlace y apoyar la acción en Twitter usando #SalvemosLeyAlimentos

Firmantes iniciales de esta carta:

Dr. Eduardo Atalah, Departamento de Nutrición Universidad de Chile

Nutr. José Miguel Ayala, Escuela Nutrición Universidad de Chile

Nutr. Cynthia Barrera, Escuela Nutrición Universidad de Chile

Nutr. Sra Teresa Boj, Directora Escuela Nutrición y Dietética Universidad de Chile

Dra. Cecilia Castillo, Centro de Estudios del Consumo

Nutr. Mónica Jiménez, Directora Escuela Nutrición y Dietética Universidad de Talca

Nutr. Ana María Palomino, Escuela Nutrición Universidad de Chile

Antrop. Marcela Romo, Escuela Nutrición Universidad de Chile

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Fabiola Aburto

10 de junio

No puedo firmar pero ya compartí! Es super indignante que se protejan los intereses de las empresas en lugar de los derechos de los consumidores y sobre todo de la salud de la gente… A alzar la voz!

10 de junio

Estimada Fabiola,
Hemos detectado que hay un problema para quienes quieren firmar como usuario no registrado. Estamos haciendo todo lo posible para solucionarlo a la brevedad.

Saludos cordiales,

Equipo elquintopoder.

11 de junio

Y pensar que, inocentemente, creía que al fin íbamos a acabar con la desinformación de la gente respecto a lo que es alimentación saludable. Es repulsivo que los interese económicos sean siempre los que primen por sobre la salud de la población.

11 de junio

Se ha dicho que con esta Ley no se podrá vender más este tipo de alimentos y se atenta contra la libertad de elegir.

Pues ojala eso pasara. Porque si estan mal rotulados es por algo, y no bueno.

Y me parece imbecil que desde este gobierno se pongan a defender esta aberracion diciendo que eso atenta a la “libertad de elegir” cuando estamos hablando de que la gente no sea engañada ni envenenada. Que pena mas grande si dejamos de comer papas fritas envasadas que en realidad ni son papas ni fritas sino que son una bomba toxica. Que pena que ya no vamos a consumir mas esos jugos que se supone dieteticos y que de dieteticos solo tienen el nombre, y que sepamos de una vez por todas que diablos es un pate o una vienesa. Uy, es para llorar que la gente coma mas sano, y que eso redunde en su salud y que las empresas que han lucrado con alimentos perjudiciales se vean obligadas a cambiar de rubro… Joder, quitenle por favor el titulo de medico a Mañalich!!!!

Betzabet Zavala

11 de junio

No puedo firmar.

Nathalie Alejandra Inzunza Bustos

11 de junio

Hola amigos:

No puedo firmar en apoyo sin estar registrada. Espero se solucione pronto para ser parte de esta causa.
El mejor éxito!! Difundiré la noticia.

12 de junio

Hola Nathalie,
El problema ya esta solucionado.

Saludos!

Ivonne Venegas Reyes

11 de junio

Hola, era esperable después de los comentarios dilatorios sobre la ley del “súper ocho”.Si la autoridad de salud justifica lo injustificable, no nos extrañe la fuerza política movida por empresarios.
Gracias por permitirnos la expresión popular, sin embargo no se puede firmar.

Miguel Rojas Contreras

12 de junio

Es la mas grande de las irresponsabilidades estar haciendo lo que hace el Minsal, ir contra la salud de los chilenos, ir contra los esmirriados sueldos, ir contra los intereses del país y claudicando ante los intereses económicos de los mismos de siempre…

Javiera Castro Torres

13 de junio

Compartí para que la gente tome conciencia de como los de más arriba trabajan para favorecer sus intereses.

14 de junio

¡¡ Muchas pero muchas gracias a todos por sus comentarios!!

El Grupo de Salvemos Ley de Alimentos

Eduardo Catalan Contreras

14 de junio

Desde el mundo de los padres,madres y apoderados “AMDEPA”, por siempre estaremos por mejor las condiciones alimenticias de nuestros hijos/as, pero como siempre las autoridades no toman en cuenta la opinión de los padres,madres y creemos en la participación social como motor de cambios.
De esta manera hemos pedido mayor fiscalizaciones a los alimentos que entrega JUNAEB,
y estaremos apoyando todas campaña por mejores alimentos y sanos y saludables en cada establecimiento educacional

Cecilia Castillo

14 de junio

Muchas gracias Sr Catalán por su comentario. Que bueno que las Asociaciones de Padres cuiden la alimentación de sus hijos!!

IRENE

15 de junio

EXCELENTE ANIMO LES DESEO LO MEJOR EN ESTA IDEA DE SALVAR LA SANA ALIMENTACION .

Olivia Bonilla

16 de junio

Como Nutricionista que me he pasado mis 27 años de servicio promocionando una alimentación saludable, estaba feliz que al fin hubiera una ley que informara a nuestra población, mucha de ella sensibilizada con el tema pero, Horror!!!! nuestras autoridades no protegen a la población sino más bien los intereses económicos de la industria alimentaria. Claro si tendrían que sacar la famosa leche saborizada y el galletón de la alimentación entregada en los establecimientos educacionales y que administra la JUNAEB. Igual debemos ejercer el derecho de hablar y exigir que el estado desempeñe su principal rol: proteger la salud de todos los chilenos y educar para que ellos decidan en conciencia.

Mónica Pérez J

16 de junio

Al parecer hay problemas para firmar sin ser usuario del quinto poder.

Mónica Pérez J

16 de junio

No es aceptable que el Ministerio de Salud, institución que debe velar por la protección de la “Salud” no haga nada al respecto. Es indignante ver que Senadores que son pagados con mis impuestos, sean pagados por la industria para perjudicarnos al votar una ley, es nefasto ver como las Campaña EGO o Elige Vivir Sano, que ya se ha instalado en el pensamiento colectivo de la población, se convierten en una pantalla, frente a la industria.
Fuerza y ánimo, desde Regiones También Apoyamos

16 de junio

Muchas gracias Mónica…necesitamos el apoyo de la gente

Te mandamos un abrazo!!

ELENA MONJE YAÑEZ

19 de junio

La salud se deteriora con cada producto alimenticio que produce la industria. Velemos porque el consumidor que nada sabe se informe adecuadamente y encuentre alertas que le permitan reflexionar entre las distintas opciones.

valentina gengler

19 de junio

Otra vez más el capitalismo abusando del poder y pasando a llevar el bienestar de las personas

Celedina Valdés Saavedra

24 de julio

Cuantas personas mas deben contraer enfermedades crónicas, cuantos niños mas deben transformarse en obesos, para que haya una reacción de parte de las autoridades, las legislaciones actuales no resguardan la salud de las personas sino, los intereses económicos de las empresas, es todo un circulo vicioso, entre las industrias alimentarias, industrias farmacéuticas y las autoridades que las proveen de cobijo.

Ivonne Gonzalez

02 de enero

No puedo firmar como usuario no registrado.