#Educación

¿Qué defiende realmente la derecha en educación?

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En términos de elección, la derecha sólo protege la libertad de los establecimientos de excluir, pues esto asegura que la fragmentación social, pilar fundamental del modelo chileno, se mantenga constante, preservando así la concentración de la riqueza en el decil más rico. Esto se potencia si los colegios en los que estudia la elite continúan seleccionando a sus estudiantes indiscriminadamente. En definitiva, lo que está haciendo la derecha es una defensa de clase al modelo con el objetivo de conservar el statu quo que tan buenos dividendos le ha traído.

En el debate educacional, la derecha ha asumido, en general, una posición de trinchera para defender el legado dictatorial en esta materia y el argumento más utilizado es la “libertad de los padres para elegir”. Obviando la evidente y empíricamente demostrada debilidad de este argumento en términos de la restricción presupuestaria de las familias más pobres para efectivamente elegir libremente, es interesante contrastar lo que argumenta la derecha con la realidad. En particular, es importante conocer los parámetros en los que se basan los padres para escoger el colegio de sus hijos y saber si esa elección tiene impacto en su formación académica. De esta forma podremos saber qué batalla está dando verdaderamente la derecha.

En este sentido, la tesis doctoral de Claudia Córdoba, académica de la Universidad de Santiago, titulada “Elección de escuela en Chile: La propuesta neoliberal a examen” entrega datos muy interesantes al respecto. Sobre la elección de establecimientos, el estudio muestra que, a pesar de que los padres asumen un rol activo a la hora de seleccionar el colegio de sus hijos –considerando siempre que existe una restricción económica que “ensucia” dicha elección–, no lo hacen basados en la calidad, como presupone la teoría, sino que en criterios subjetivos que finalmente no inciden significativamente en el rendimiento. Además, la investigación señala que las variables asociadas a características de las escuelas, la competencia entre establecimientos y la autonomía de éstos, al contrario de lo que indican los supuestos neoliberales en los que se basa el sistema educacional (y algunos sectores más reaccionarios de la Nueva Mayoría), tampoco tienen impacto positivo significativo en el desempeño de los estudiantes. La recomendación final del estudio es, como resulta predecible, “vetar el financiamiento compartido y prohibir la selección de estudiantes” tanto en establecimientos públicos como subvencionados y particulares.

La evidencia muestra que lo que la derecha dice defender, esto es, la libertad de elegir de los padres, no tiene efectos determinantes en el desempeño de los estudiantes. ¿Por qué ha asumido esta posición, entonces? Hay dos alternativas: O está ignorando esta información o existen intereses más allá de la “libertad”. Lo ingenuo de lo primero nos hace aceptar la segunda opción y preguntarnos: ¿Qué está defendiendo realmente la derecha? Como señaló Fernando Atria en una carta en El Mercurio hace algunos días, parece ser que, “cuando la derecha dice proteger la libertad, entonces, no le interesa la libertad de los padres de elegir, sino la de los establecimientos de excluir”. Y ahí parece estar el meollo del asunto.

La reforma educacional que promueve el gobierno tiene varios puntos débiles. Uno de ellos, probablemente el más grave, es que no toca a los colegios en los que se educa la elite nacional, es decir, el grupo que posteriormente tomará las decisiones del país. Los dardos de la derecha, en general, nunca se dirigen a esta característica de la reforma y sólo apuntan a lo antes expuesto. Ante esto, el panorama se aclara bastante: En términos de elección, la derecha sólo protege la libertad de los establecimientos de excluir, pues esto asegura que la fragmentación social, pilar fundamental del modelo chileno, se mantenga constante, preservando así la concentración de la riqueza en el decil más rico. Esto se potencia si los colegios en los que estudia la elite continúan seleccionando a sus estudiantes indiscriminadamente. En definitiva, lo que está haciendo la derecha es una defensa de clase al modelo con el objetivo de conservar el statu quo que tan buenos dividendos le ha traído.

En base a lo anterior, sería muy útil para el país que se transparentara esta posición disfrazada de “preocupación por la libertad”, pues en ella se esconde la intención de custodiar niveles de inequidad que podrían resultar socialmente desestabilizadores.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

12 de junio

Señor: Defendemos la libertad de las personas para elegir la educación para sus hijos.
Aún en un sistema como el actual, absolutamente corrupto por un estado totalitario que genera y acrecienta desigualdad, hay que respetar a las personas: que los que puedan elegir entre colegios particulares o subvencionados o municipales que lo hagan y que los que puedan elegir solo entre subvencionados o municipales que elijan, que ellos elijan lo que es mejor para sus hijos y no usted. Eliminar la subvención es obligar a los que no pueden pagar particulares a enviar a sus hijos a los municipales sin que ellos lo eligieran así. ¿Porque no le dice a la presidenta y el resto de los parásitos de izquierda que pongan a sus hijos en los municipales en lugar de obligar a otros que lo hagan? Eso es un atropello a la libertad, ese es un error que se paga muy caro. Acuérdese de mi.
Saludos

12 de octubre

“Defendemos la libertad de las personas para elegir la educación para sus hijos.” ¿De qué libertad me habla señor? Le pongo un caso: Juan, trabajador de una empresa X, sueldo mínimo, padre de 2 hijos. ¿Usted cree que el señor antes mencionado tiene libertad de elegir donde recibirán educación sus hijos? La respuesta es clara. Por lo mismo se requieren cambios inmediatos en el paradigma cultural y educacional, aunque a los “parásitos” reaccionarios de siempre les duela el alma.

Jose Luis Silva

12 de octubre

Hablo de la libertad de las pesonas para elegir la educación de sus hijos señor. Tambien creo que lo mejor seria un cambio de paradigma, aunque a los parásitos les duela el alma, tal como dice usted. Pero yo sí lo fundamento en

http://www.elquintopoder.cl/educacion/la-absurda-campana-por-educacion-publica/

Saludos

servallas

21 de junio

Interesante en análisis, no deja de ser algo siniestro, ahora para completar el análisis habría que preguntarse ¿que defiende la izquierda en educación?, creo que podría ser igual de siniestro.

15 de febrero

Por la flauta. Usted se ha metido en camisa de once balas, pues estimado. Puf y repuf. Por dónde empiezo. Será por el principio:

– Su estudio estadístico parte podrido. No puede hacer una estadística de elección de colegios entre personas que no pueden elegir colegio. Eso lo sabe hasta mi sobrino. Debió hacerse un estudio separado entre sectores que tienen capacidad para elegir colegio. Segregar los universos testeados. No es que la ensucie, es una variable con un nivel máximo de correlación.

-Usted no debiese argumentar que como es mala la elección tomada por los padres, es mejor que lo haga el Estado, porque del mismo modo los militares pueden decir de nuevo que como esos mismos padres eligieron mal sus dirigentes, mejor sería que tomasen ellos el control. ¿Dónde está la diferencia? No la hay pues, estimado.

-Si usted mismo reconoce que los privados tienen capacidad de elección, en tanto los pobres no, ¿cómo no ocurrírsele que no tiene sentido intervenir con la educación de los privados?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad