#Educación

La absurda campaña por educación pública

24 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si todos elijen la mejor opción para educar a sus hijos, sabremos exactamente el día que logremos, por fin, una educación pública de calidad: será el día en que la gente la tome por opción, no porque un Estado lo atropella con su ideología.

Si el Estado sirviera a los ciudadanos y no a una ideología, sería deber preguntar cuando corresponde:

“Señora, como a usted no le alcanza el dinero para meter a su hijo en un colegio privado tenemos un presupuesto en educación para educar a su hijo. ¿Prefiere que ese dinero lo depositemos en el sistema de educación estatal (o municipal) para que envié a su hijo a un colegio público gratuito o prefiere que se lo demos a usted directamente para que elija un colegio privado?”

¿Por qué no hacemos esa pregunta? ¿Será porque asumimos que es un presupuesto estatal insuficiente para que pueda ser usado por los mismos alumnos en colegios privados? ¿Y si se demuestra que sí es perfectamente posible y viable hacerlo incluso sin el prometido presupuesto adicional que viene con la reforma?  No. Entonces no es por eso que no hacemos la pregunta.

¿Por qué no hacemos la pregunta? ¿Qué perderíamos si hacemos que la gente con menos recursos tenga la opción de elegir colegio público o privado si para el Estado el presupuesto es el mismo?

Y aquí sí topamos con el solemne discurso ideológico, algo como: “Es que los países desarrollados, como nosotros queremos ser, tienen como principal referente y participación masiva en educación a la pública… bla bla”. Obvio, porque la educación pública de ellos es excelente. ¿Acaso alguien piensa que en esos países obligarían a enviar a hijos de sus compatriotas pobres a una educación pública tan podrida que ni siquiera quienes dicen defenderla ponen allí sus hijos? ¿Sobre todo si el presupuesto es suficiente para que opten por educación privada de calidad?

Si todos elijen la mejor opción para educar a sus hijos, sabremos exactamente el día que logremos, por fin, una educación pública de calidad: será el día en que la gente la tome por opción, no porque un Estado lo atropella con su ideología.

Conclusión:

¿Por qué no hacemos que las personas de menos recursos elijan si usan el presupuesto en el sistema público o en el sistema privado? No hacemos que ellos elijan porque sabemos que la educación pública desaparecería rápidamente en forma natural ya que ni siquiera sus más acalorados defensores meten sus hijos ahí. ¿Han visto algo mas absurdo?

Saludos y agradezco el diálogo

TAGS: #Reforma Educacional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de agosto

José Luis, en ningun país del mundo se practica lo que propones. Quieres decir que el mundo está equivocado? que nosotros somos la luz que ilumina el universo con nuestro modelito educacional basado en la segregación, la privatización, el lucro, el copago, etc.?

A lo largo de estas últimas décadas se ha practicado lo que señalas, desmantelando la educación pública con el argumento que la gente prefiere los privados. Por este camino vamos camino seguimos exportando materias primas, incapaces de agregar valor a nuestros productos! Oremos!

jose-luis-silva

22 de agosto

El mundo siempre necesita un empujoncito para hacerlo mejor: Antes de colon se pensaba que la tierra era plana. Y al margen de la polémica por las AFP, en ningún país del mundo se creía posible un sistema de pensiones que hiciera crecer el producto, lo forjara a ser un país de propietarios, etc.. etc.. también se pensaba que eso era una locura disparatada hasta que un país lo logró hacerlo y decenas de países se fueron sumando después.

Estas confundido Rodolfo: No se ha practicado, al contrario, se ha multiplicado muchas veces el presupuesto en educación pública sin resultados positivos hasta llegar hasta la crisis actual. El sistema de copago fue un intento híbrido del laboratorio de Frei que no tiene nada que ver con lo que hablo, ni un peso del presupuesto en educación se deja a discreción del beneficiado.

Agradezco la posibilidad de expresarme y dialogar contigo.

Saludos

Milton Bertin

17 de diciembre

Estimado lo básico es dialogar pero sin adulterar los datos.

Te invito a dejar los panfletos atrás, como el “desmantelar la educación pública”.

Por ejemplo, ya un niño educado por el sistema estatal (municipios) cuesta casi el doble que uno educado en colegio particular subvencionado.

Y el resultado no es mejor.

En educación superior las universidades estatales reciben más fondos, por ejemplo, la Chile es la que más recibe. “Aporte basan” le llaman.

20 de diciembre

Milton ya lo creo que le cuesta el doble al estado un alumno de colegio municipal, por lo tanto son los primeros que deberían recibir el mismo dinero que hacen gastar al estado para que lo ocupen en un colegio privado. Al estado le costará lo mismo y ellos podrán elegir educación privada tal como la eligen los burócratas del estado, que viven con la plata de todos, para sus hijos.

El del panfleto de la educación pública será usted, yo en cambio les doy la posibilidad que ellos elijan, tal como lo quiere usted y todos quieren para sus propios hijos. Los panfletos los usa usted para los hijos del resto, no los propios, eso es panfleto.

Saludos

Luis G.

22 de agosto

Viendo que ha publicado una columna, entonces no me queda otra opción que continuar con la conversación de una anterior columna (http://elquintopoder.cl/politica/maldita-clase-media/)
Ud. hace economía ficción. No es viable su propuesta, y para hacerlo debiese dejar fuera casi dos tercios de los alumnos en esta propuesta de privatización completa.
Quizás si a cada familia les entrega 10 lucas su “sistema” sería viable, pero ¿qué clase de colegio podría funcionar con una cantidad así de dinero por alumno mensual?
En este caso específico primero me gustaría ver su propuesta en términos económicos y de ahí hablar de ideología, cosa que con usted no resulta especialmente agradable, pues todo lo que dice me parece más bien una propuesta reaccionaria a una opción constructiva.
DEMUESTRE y después pregunte, cosa que a lo largo de estos años la izquierda (desde Allende fuera del gobierno) se ha empeñado en hacer continuamente con sus propias críticas a la Concerta.

jose-luis-silva

22 de agosto

Luis me alegro y agradesco el dialogo. Le haré de nuevo la pregunta:

Está UD dispuesto a dar la opción al ciudadano de elegir el colegio privado para sus hijos con la parte el presupuesto que le da el estado a través del sistema estatal? ¿Tomaría UD. el riesgo que se termine el sistema estatal en forma natural porque hasta la gente que dice defenderlo toma la opción privada? Esa es la pregunta ¿esta dispuesto a hacerlo o no? Si el presupuesto resulta insuficiente obviemente no se puede hacer. Pero supongamos que o sea ¿esta o no dispuesto a hacerlo?

Saludos

Luis G.

24 de agosto

Y repito mi respuesta: Estoy absolutamente a favor de lo que la mayoría quiera. Y tal mayoría no es una abstracción, sino que se manifiesta en las votaciones que se hacen en el país periódicamente.
En lo personal, de privatizarse absolutamente todo, paradigma ante cual me opongo por más que la pura ideología, simplemente seguiría promoviendo mis ideas independiente de la situación. Soy minoría y eso lo acepto. La pregunta aquí es ¿por qué ud. no acepta también ser minoría?
Además, libertad de pensamiento ante todo ¿no cree?

jose-luis-silva

24 de agosto

Luís agradezco el dialogo. Voy a cambiar entonces la pregunta de acuerdo a su buen criterio de obediencia a la manifestación mayoritaria: ¿UD. acepta hacer un plebiscito nacional o sólo a los padres con hijos en el sistema público para que decidan si prefieren que lo que el estado gasta para ayudarles se los entregue directamente para poner a sus hijos en un sistema privado y considerar lo que resuelvan como la voluntad ciudadana.?

Yo siempre he sido y seré minoría dentro de la minoría, no sé porque dice que no lo acepto.

Saludos y celebro el diálogo.

Pamela Ramirez

22 de agosto

Sr. Silva mire me hice la pregunta, mi pupila recibe Beca de Excelencia académica y asiste a un Colegio Municipal por opción, dejamos a un subvencionado por que inflan las notas y nosotras no le regalamos dinero Estatal a quien brinda un pésimo servicio. Por que así es la educación en la República
De Chile es una entrega de servicio.

jose-luis-silva

23 de agosto

Ud decidió entre un colegio financiado totalmente por el estado o uno de financiamiento compartido por el estado. Muchos tenemos esa opción y es la única que conosco que prefiró el primero, que bueno. El problema es que hay muchos que ni siquiera pueden decidir eso y deben ir al colegio público aunque no lo hubiesen preferido.

Pero la pregunta es otra: ¿el estado le ofreció un cheque para pagar un colegio privado en el caso de que prefiera uno privado y no uno público? Si aún asi hubiese decidido la opción pública signfica que la educación pública no es tan mala, al menos para usted. La educación “pública gratuita para todos” puede ser mala o buena segun cada uno, lo importante es que sea una opción y no una imposición de gente que jamás pondria sus propios hijos ahí.

Saludos

rafael peterson

23 de agosto

es tema viejo…la razon por la que la subvension no es directa era porque se temia que se creara un mercado como de madres vendiendo la leche del consultorio…pero la cuestion es…la familia puede ser consumidora responsable de educacion? en que fijan para elegir un colegio? son capaces de fiscalizar realmente ellas mismas?…hay mucha investigacion sobre el tema de la elección de padres vulnerables…no apoya la tesis en gran medida, existen condicionamiento de la sujetividad…la libre eleccion es fachada para una reproduccion descarada(hace poco en el congreso de investigacion en educacion salieron evidencias interesantes)

jose-luis-silva

23 de agosto

Discúlpame Rafael pero me parece que eso sí es excusa. Obviamente el subsidio a las familias no seria en plata sino que seria vale vista o voucher o como se llame lo que solo pueda ser canjeado, o sea convertido en plata, por orden del ministerio al establecimiento que haya cumplido todas las reglas que se le impongan y todos los exámenes de blancura correspondiente a un voucher y un matricula intransferible por un periodo largo y prefijado, no como la leche del consultorio. Es mucho, mucho mas limpio que el presupuesto “a rendir” por una escuela publica. Es mucho más fácil y trasparente en todo sentido. Por ultimo el criterio de los padres también puede ser orientado o en casos dirigido o en otros casos decididamente autorizado con una segunda firma, etc etc.. es mucho mas fácil normar y fiscalizar con un sistema como el que propongo en lugar de hacerlo con lo que hay atualmente.

Agradezco el dialogo

Saludos

23 de agosto

1. Usted sostiene que “si el estado sirviera a los ciudadanos y no a una ideología”…insinuando que en la lógica de mercado -asociar calidad con precio- no hay ideología. Más aún, no repara que toda posición política es ya una ideología ni tampoco en que este gobierno fue electo democráticamente por los mismos ciudadanos a quienes usted afirma que el estado “atropella”. Su argumento no se sostiene.

2. Afirma que en países desarrollados si vale la pena la educación pública porque “ahí si es excelente”. Se deduce que como acá no es excelente -“podrida” afirma usted- no vale la pena compararla pues es evidentemente mejor la particular subvencionada o la privada, aunque no se muestren argumentos de aquello ni se discuta qué entiende por calidad.

3. Un punto que me hace reflexionar -del que se hace poco eco- es que la clase política y alta muy probablemente (no me consta) tiene a sus hijos en colegios privados o particulares subvencionados. Esta es una mala señal, no cabe duda. Pero la solución ante esta señal no es la reivindicación de lo privado como bastión de calidad educativa. Lo primero es entender que tras esa elección hay una red compleja de variables: status social, red de contactos, ubicación geográfica, y muchas otras que se conjugan a la hora de evaluar el desempeño escolar. Eso es precisamente lo que se está intentando equiparar a través de la integración.

4. Yo pondría a mis hijos en un establecimiento público, no tengo dudas de ello. Pero no lo haría porque piense que me asiste el derecho de elegir “lo mejor” para ellos, aún cuando en toda decisión uno busque un bien. Lo haría por un sentido de pertenencia a una sociedad democrática que ha entendido la educación como un espacio de encuentro y desarrollo de sí mismos en la convivencia, no como un bien de consumo ante cuya calidad podría yo quejarme, cual consumidor de cualquier otro bien.

jose-luis-silva

24 de agosto

Agradezco su valiosa intervención Andrés.

1) Obviamente en estas cuestiones de estado siempre hay ideología. No tengo problemas en que todos los ciudadanos estudien en colegio estatal si lo eligen así. Pero a los pobres la educación pública se obliga, no se da como opción, lo cual sí es un atropello cuando puede haber alternativa, aunque la presidenta haya sido la elegida para dirigir el estado porque contó mas votos.
2) Señor, la calidad es una concepción mental, no un simple dato rígido, y todos sin excepción ponen sus hijos en colegios privados apenas pueden hacerlo, entonces no es aventurado afirmar que en nuestra objetiva o subjetiva mente los colegios privados están mas asociados a la calidad
3) A mi sí me consta que la clase alta política y económica tienen a sus hijos en colegios privados. Ninguno lo envía al colegio municipal, compruébelo porque se lo doy firmado. Por lo tanto a ellos no necesita revindicar lo privado sino lo público, aunque de la boca para afuera digan otra cosa. Y puede deducir fácilmente que mi fórmula de ofrecer alternativa de colegio privado a los que no tienen dinero saca nota máxima en integración, no es tema para mí.
4) Aunque fuese cierto su opción de poner a sus hijos en establecimiento público, no tiene ningún valor altruista si obliga al resto a hacer lo mismo sin darle la opción de elegir una alternativa privada.

Agradecido del dialogo Andrés

24 de agosto

Una de las “columnas” mas absurdas que he leido…

jose-luis-silva

24 de agosto

y la eliminaria si pudiese ? poque sí o porque no ?

Saludos, yo busco y agradesco el dialogo siempre

24 de agosto

Entre la educacion subvencionada y municipal no es tanta la diferencia de calidad y los estudios asi lo dicen.
Hoy la mayoria va a ellos por diferenciarse de los niños del barrio donde vive o porque le hacen creer que ahi se entrega mejor educacion.
Si este estado fuese duro como un europeo en la crisis en la educacion publica tomaria la desicion de retirar todos los recursos de la subvencionada para tratar de salvar sus establecimientos ya que la logica dice que la caridad empieza por casa.
Ahora

jose-luis-silva

24 de agosto

O sea para usted forzar a la mayoría de los escolares de Chile a que se sometan al sistema que consideran el peor para poder “salvar sus establecimientos” significa hacer que “la caridad empieze por casa”?

¿Cree que un estado europeo (excepto alguno comunista) ahogaría a sus ciudadanos para salvar una institución hecha para servir a los mismos ciudadanos ya que los mismos ciudadanos en la práctica la desechan por considerarla pésima ? Realmente lo cree? En fin, creo que debatir de lo que harían ellos es una especulación estéril.

Repito: es un absurdo creer que una institución que todos evitan por considerarla pésima se salva al forzar a los ciudadanos a permanecer en ella o peór: forzar a mas ciudadanos a que se sumen. Algo tan absurdo no dura mucho, la institución que consideran mala termina mucho mas abruptamente porque a la administración se le viene la gente en contra. De eso la administración ya se dio cuenta, por ejemplo ahora el fin de los subvencionados con el “copago” está “matizándose”, la verdad es que será demasiado el costo político de desmantelarlos si no entregan una alternativa creíble a esas personas.

Pero el tema es que en Chile una educación pública de calidad la lograremos cuando la gente la entienda así, la prefiera a otras alternativas.

Agradezco el diálogo

Emilio Jiménez

02 de septiembre

Por qué no sinceras tu verdadera ideología y dices que te agrada que exista desigualdad, que no se promueva la integración social mediante un Sistema Educativo inclusivo, que te parecen bien las ciudades desintegradas, diferenciadas territorialmente entre ricos y pobres, que tu derecho a comprar segregación es inalienable, además que estás conforme con el trato a los profesores que no tienen el derecho a disponer libremente de su tiempo de descanso.

Jose Luis Silva Larrain

05 de septiembre

Nunca he ocultado mi idelología, la desigualdad no me agrada pero la acepto si es condición ineludible para crecer la calidad de vida de los que tienen menos. Creo que me preocupa la integración mucho mas que a usted porque de hecho es el propósito que queda cubierto mas claramente en mi propuesta.

No estoy conforme con el trato a los profesores porque creo que son muy distintos entre ellos, algunos muy buenos y otros muy malos, pienso que deberian ser premiados o castigados en forma mucho mas clara y categórica para que quienes dejamos nuestros hijos en sus manos sepamos la diferencia.

Respecto al tiempo de descanso no sé mucho, no me he referido a eso, pero he visto que tienen varios meses de vacaciones mientras la mayoria de nostros con suerte tomamos una o dos semanas.

Agradesco el dialogo

Severo Lakatos

18 de noviembre

1) Petición de principios (falacia lógica consistente en que la conclusión se halla dentro de las premisas): cuando la pregunta se formula desde la perspectiva «no tiene dinero para colocarlo en un colegio pagado, entonces…» se está presuponiendo la mayor eficacia de la educación privada por sobre la pública, cuestión que queda abierta frente a la pregunta formulada por el columnista.
Esta falacia llega al nivel de presuponer que la gente elegirá naturalmente el colegio subvencionado en vez del público, sin tener en cuenta las variables relevantes que, según criterios racionales de elección, serían suficientes o necesarias para ello, como la cercanía, calidad, posibilidad de educación religiosa, etc.
2) Otra petición de principios está en “educación privada de calidad”. La provisión de la enseñanza, en principio, no tiene ningún signo (la libertad de enseñanza, bien entendida, es sólo una forma de respeto a los derechos culturales de la familia) y por lo tanto, el gran factor sería la calidad de la que se imparta. Sucede que los colegios con peor desempeño son particulares, no públicos. Se saltó una premisa empírica completa en su afán de defender la idea, pero la conclusión es la inversa: si el problema no es el presupuesto, ¿por qué habría de tolerarse una educación bajo el umbral de lo malo para algunos niños?
3) Evidencia histórica en contrario: es ridículo, pero en Chile recién estamos discutiendo las medidas que se aplicaron en la educación en Europa… a fines del s. XIX y principios del s. XX (puede que eso explique el nivel de nuestro desarrollo científico). El caso es que Países Bajos, hace casi cien años, tuvo esta misma discusión, la que se zanjó mediante el financiamiento de las escuelas privadas. Y la educación pública se ha mantenido en ese país, sana y salva.

jose-luis-silva

18 de noviembre

Agradezco el diálogo. No he pensado inducir al apoderado que una educación sea mejor que la otra, no estoy presuponiendo nada, ni defendiendo nada, sólo la facultad del ciudadano para que tome por opción la alternativa que a él le parece y por supuesto me indigna que la facultad de obligar a las personas a estudiar en un colegio público la tenga un burócrata que tiene a su hijo en un colegio privado.

Pero si quiere cambiamos la pregunta: “señora hay un presupuesto x para ayudarla en educar a su hijo, no puede gastarlo en otra cosa, prefiere la alternativa de colegio estatal o uno privado (o mixto si quiere ud. seguir con los subvencionados)” ¿Le parece bien así Severo?

Si quiere le agregamos “.. y ojala prefiera uno del estado porque bla bla bla…(todas las bondades del colegio publico que Ud. conoce, seguro que sus hijos estudian en uno) y además le agregamos algunas mentiras: “ y tenga en cuenta que los que están por la educación publica tienen a sus propios hijos en colegios publicas obviamente señora..” “…y además tenga en cuenta que los peores colegios son los privados porque tienen los peores resultados y se demuestra porque nadie quiere poner sus hijos ahí…” ¿Le parece bien así Severo? Se lo digo en serio porque aún de esa forma demuestra ud. mas probidad, mas honestidad y respeto a los ciudadanos que sin preguntar nada lo fuerza a una educación publica que ni quienes dicen defenderla ponen sus hijos ahí. Todo por esta patología ideológica de idiotas que atropellan a la gente con su totalitarismo tan necio.

Saludos

Severo Lakatos

24 de noviembre

De nuevo: si el punto es acerca de la libertad de los padres para elegir el colegio de sus hijos (que, como toda libertad tiene límites y formas de ejercicio), la cuestión no se soluciona con una dicotomía falsa entre educación pública/privada, sino con el correcto entendimiento de aquella, el que, insisto, no pasa por un tema ideológico que la reduce a la misma libertad que se tiene para elegir manzanas, sino por el reconocimiento a la identidad cultural de la persona. Parta de ahí, porque lo único necio es formular la pregunta acerca de la educación desde la perspectiva de mercado.

Jose Luis Silva Larrain

26 de noviembre

Oiga Severo nos estamos repitiendo. Estamos totalmente de acuerdo. La elección del colegio efectivamente es mucho mas compleja que una simplificación de elegir uno publico y uno privado o un abanico de alternativas públicas y a lo mejor otras privadas, no es un tema ideológico sino de identidad cultural. Estoy tan de acuerdo con eso, por lo tanto tan en desacuerdo con la simplificación ideológica que hacen los reformistas para eliminar de una a todo lo que huela a lucro en la educación, que en esta columna los dejo en el absurdo total al pretender imponer con esa simpleza de su mente ideologizada un sistema determinado (que podría ser privado si quiere) en donde ni a sus propios hijos matricularían. Esa simplificación de dividir entre los que “mercantilizan” y “desmercantilizan” la educación, esa simplificación mental de apuntar que unos ven como “un mercado” y otros como un “derecho social” es efectivamente una actitud necia. Y este artículo lo demuestra. Estoy absolutamente de acuerdo con usted, la reforma es una reverenda estupidez si intenta reducir a eso algo tan complejo y me alegro que tenga criterio

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable

+VER MÁS
#Salud

AUGE: To be or not to be

Quizás para los senadores la golpiza a un perro no es equivalente a tener encerrado a un león en una jaula de 2x2 y atentar contra su naturaleza. O será que el tema no fue lo suficientemente mediático p ...
+VER MÁS
#Política

Animales de primera y segunda categoría

Popular

El desafío no es sólo “dejar contentos” a los actuales usuarios de la institucionalidad,  sino estar a la altura de las necesidades de un país, haciendo convivir las necesidades artísticas, cientí ...
+VER MÁS
#Política

Ministerio de las culturas, las artes y el patrimonio: nuevas oportunidades

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje