#Educación

Educación integralidad: una experiencia desde la música

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Mientras en nuestro país la educación sigue igual (ni mejor ni peor, solo igual) y autoridades y representantes parlamentarios se pasan el tiempo en discusiones de cómo mejorarla, sin embargo, están muy lejos de los actores involucrados en la educación que, finalmente, somos todos quienes integramos la sociedad.


Mientras en los cielos de nuestro país se discute como mejorar la educación, quienes estamos dentro tenemos dos opciones. Esperar los cambios que algún día posiblemente lleguen o generar una acción consciente de cambio de nuestro pequeño mundo que es la escuela.

Nos preguntamos continuamente cómo mejoramos la educación que tenemos, pero sin preguntarnos qué sociedad queremos tener en 20 años más, ni qué ciudadanos queremos que estén en ella. Sin embargo la realidad educativa es que seguimos funcionando en torno a las famosas mediciones estandarizadas dando énfasis solo a parte del potencial de conocimiento que pueden adquirir nuestros niños y, por el contrario, no somos capaces de entender la educación como un proceso amplio, global, integral.

Mi obsesión personal con la educación es comprenderla como un todo y que la formación en la que contribuimos como educadores debe ir en favor de la integralidad del estudiantes. Desde mi especialidad que es la música siempre lo intento lleva a cabo. No me conformo con que la clase de música sea la clase donde se aprende a tocar la canción todos juntos o el himno de la alegría en la flauta (la música no tiene la culpa de esto por cierto). He dejado de entender la educación musical desde el paradigma formal, entendiendo a la música como un fin en sí mismo y desde un lugar más pragmático donde la música no es un fin en sí mismo sino que es un complemento que contribuye al desarrollo global de nuestros alumnos, entregando así más sentido a su presencia en la educación formal.

El año 2013 tuve una experiencia tan enriquecedora como docente que me atrevo hoy a comentar y reafirmar mi breve propuesta. Dirigía un conjunto instrumental en un colegio de Iquique de estudiantes de entre 11 y 17 años, llevábamos 4 años trabajando y nuestro énfasis musical era la difusión de la música latinoamericana. Para ese año la propuesta fue el montaje de la Cantata Santa María de Luis Advis (iquiqueño y además nuestra agrupación llevaba su nombre). Se acercaba la conmemoración de los 40 años del golpe de estado y en los colegios de Chile no se podía evitar el tema (aunque se quisiera), yo lo abordé desde la música. En el mes de agosto ya se realizaban actividades en diferentes puntos de la ciudad, nos llegó entonces una invitación para tocar en un acto de familiares de DDHH.

Luego de pensarlo un momento acepté aquella invitación, pensé que sería un momento importante para que mis músicos presentarán su trabajo (perspectiva artística) pero también sería un momento para conocer sobre nuestra historia de país (perspectiva social). Nos preparamos para presentar parte de la Cantata Santa María y  expliqué a los estudiantes de que se trataba la actividad, algunos fueron indiferentes, ¡era una presentación más! , otros preguntaron más detalles, se interesaron y otros incluso preguntaban porque debíamos tocar en actos políticos.

Finalmente fuimos el día de la actividad, era un pequeño salón de la Universidad Arturo Prat, probamos sonido, mientras la gente empezaba a sentarse. Entraban mujeres mayores acompañadas de sus familias, cada una ellas llevaba en su pecho una foto plastificada, eran sus familiares caídos en aquella oscura época, todos con un rostro de resignación, de rabia, de pena. Mis niños comenzaron a cambiar su actitud, se sintió un clima de profundo respeto.

Cuando empezamos a tocar, todo cambió vimos en los rostros de aquellas personas una alegría, esta alegría la entregaba la música, cantaban junto a nosotros el texto ¡Vamos mujer, partamos a la ciudad!.. Luego al llegar a la canción final de aquella hermosa obra el público dejó de serlo, pasó a ser parte de una comunidad que hacía música y que en conjunto homenajeada y tributaba a todas las víctimas. ¡Si quieren esclavizarnos jamás lo podrán lograr! Cantaban todos. Una vez acabada nuestra intervención y luego de muchos aplausos nos retiramos y mientras guardábamos los instrumentos en una sala paralela, los músicos comentaban aquella experiencia, me impresioné mucho de la actitud y de cómo esta cambió una vez que vieron y compartieron con aquellas personas. Sin duda fue un pequeño recuerdo que seguramente quedó en sus memorias.

Esta experiencia fue sin duda de gran significancia para los estudiantes, hicieron música, conocieron sobre la historia muchas veces no contada en las escuelas, aprendieron sobre ciudadanía, fueron empáticos con las personas presentes y desarrollamos el respeto y la valoración por el otro.

Es esta la manera en la que creo, humildemente, que debemos comprender la educación que damos a nuestros niños. Los aprendizajes deben ser significativos y de un valor transversal; por eso es importante reflexionar a menudo sobre qué educación estamos entregando, cuál es la que verdaderamente queremos entregar y qué hacemos desde nuestras aulas por conseguir los cambios.

Mientras en los cielos de nuestro país se discute como mejorar la educación, quienes estamos dentro tenemos dos opciones. Esperar los cambios que algún día posiblemente lleguen o generar una acción consciente de cambio de nuestro pequeño mundo que es la escuela. En lo personal me quedo con el segundo.

TAGS: Educación musical Ley del 20% orquestas infantiles

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de abril

Los métodos de enseñanza están atrasados, ayer un profesor se paraba frente a un sus alumnos para enseñar y estos copiaban y memorizaban, pero hoy todo lo que se enseña, los alumnos lo pueden aprender por fuera, por ejemplo en Internet o en programas de televisión.
La didáctica es un campo de investigación en sí mismo, y debemos desarrollar formas innovadoras para educar a nuestros jóvenes en un mundo siempre cambiante, donde la música es fundamental para moldear un cerebro en formación y dar una formación integral. Muchos científicos son buenos músicos, por ejemplo Einstein tocaba el violín desde los 6 años.

¿Cuál es la utilidad práctica de enseñar Ciencia en el colegio?

Saludos

10 de mayo

En un modelo distinto del educacional socializante -donde podría ubicar sus afirmaciones-, la música es uno de los lenguajes con que los niños y los jóvenes escolares podrían interactuar en el espacio-tiempo que les corresponde vivir. Si las disciplinas escolares sirvieran para la formación y el desarrollo escolar que las escuelas con sus profesores debieran proporcionar, todas las disciplinas del currículo deberían ser igualmente fundamentales -en un sentido exploratorio del sí mismo en el mundo- para que los niños puedan conectarse comprensivamente con el entorno en el que están creciendo y desarrollándose con sus iguales y sus familias; en su tiempo.
En este “otro modelo formativo escolarizado”, por llamarlo de una manera que haga clara diferencia con el que deberíamos cambiar, no existe un “a priori” determinado al que los niños deban incorporarse en el futuro: es a ellos a quienes les corresponde construirlo.
Más que un problema didáctico, un cambio de modelo en el orden paradigmático -en el sentido kuhniano original sería lo ideal-, requiere de un nivel de abstracción que sobrepasa con creces el ámbito de una disciplina y el análisis debería posicionarse en los nuevos sentidos fundacionales que requiere una nueva pedagogía escolar eficiente y profesional. El que que se siga hoy con una lengua para todos los aprendizajes, impone incorporar los lenguajes disciplinarios y eso requeriría cambios fenomenales que hoy solo caben en los sueños ¿Se atrevería Ud. a soñar?

Pablo Montre

13 de abril

Si bien el fondo de lo relatado me parece correcto, ya que la educación de música y artes pasa por formar íntegramente al alumno -no obstante, muchas veces sería preferible que esos ramos sean optativos o no evaluables con nota- me parece que la actividad planteada por el profesor peca de ser proselitismo y adoctrinamiento político, me imagino que contó para ello con la autorización de los apoderados de los alumnos y en caso de no existir tal no se sanciono al mismo reemplazando su evaluación por otra idónea, ya que en posición de uno de los apoderados personalmente negaría la participación en una actividad política a un pupilo de las edades que describe y menos aún orquestado por una institución educacional.

Una cosa es formar ciudadanos y seres íntegros y la otra es formar una organización de Pioneros.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Un factor de riesgo es aquella instancia que puede llegar a provocar un daño, patología o lesión, sea física o sicológica en los trabajadores, y que tenga su origen en el entorno o las prácticas labor ...
+VER MÁS
#Trabajo

El riesgo psicosocial como una herramienta generadora de valor

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado