##UnPaísQueOpina

Qué sistema político necesitamos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Esta es mi última columna de Política, estimo que puedo aportar en conocimientos específicos de mi experticia.

Durante 40 años aproximadamente, en Chile se ha desarrollado una democracia que ha sido relativamente estable, entre la izquierda y la derecha de Chile.

Sin embargo el país no ha evolucionado tan bien como los chilenos desearíamos, y no por mero capricho, sino que por las potencialidades que tenemos, en cuanto a recursos naturales, materias primas, energía, infraestructura, economía para aprovecharlas al máximo.


El antagonismo entre derecha e izquierda tarde o temprano llega al colapso de los países, por lo que no será tiempo que se prime por el desarrollo de todos.

La mayoría de los chilenos estamos en medio de la disputa de poder de la clase política, entre el tan manoseado “neoliberalismo” ¿Pero, qué es? Un sistema político económico que ostenta sus bases en el mercado y subsidios privados y la reducción del Estado, en contraposición de las tendencias izquierdistas que pregonan aumentar el gasto social en base al Estado, estatizar bienes y servicios, para lograr la tan supuesta “igualdad”.

La democracia implica que se deben contraponer sistemas sociales políticos económicos, y según el régimen de gobierno de turno, se administrará al país. 

Existen países que han solucionado, este problema de cambio de poder político, regulando la alternancia programada, es decir sin elecciones de presidente, lo que evita confrontaciones electorales que frenan el desarrollo del país, por anularse políticamente, prueba de ello es que en Chile proyectos de ley importantes no se gestionan, están congelados en nuestro parlamento, porque al parecer solo se actúa con el mero afán de conseguir el poder y de cambiar el sistema imperante.

Por otro lado, será imposible que la clase política en su totalidad se reúna, antes de estas disputas de tantos años que han retrasado nuestro desarrollo como país, y acuerde que sistema regirá el país, necesariamente no tiene porque, ser de izquierda o de derecha ¿Acaso importa más qué sistema regirá los destinos del país, que el bienestar y desarrollo de Chile? Como si esa fuera la única solución, la realidad nos dice que no es así. La anarquía de naciones que han tratado de establecer sistemas de facto, o democracias disfrazadas, han llevado a quiebres institucionales a muchos países. El antagonismo entre derecha e izquierda tarde o temprano llega al colapso de los países, por lo que no será tiempo que se prime por el desarrollo de todos. Podemos ser un tremendo país, pero las ansias de poder, ambición, intransigencia política, atenta contra lo que la mayoría desea, que es dejar el subdesarrollo.

Si la izquierda a partir de ahora boicotea al gobierno de Derecha, mi teoría toma cuerpo, esperemos que los políticos se ocupen del país en su conjunto y no en su afán de poder. Y si la derecha que tiene el poder, no actúa atendiendo las necesidades, e injusticias que los sistemas ocasionan, entonces en ambos casos se generará un descontento social, descontento que hizo perder la elección a la centro izquierda.

Somos un gran país, si con lo que hemos hecho ahora, hemos logrado cierta estabilidad, que podríamos conseguir sin disputas, conflictos, no deberá ser necesario que existan manifestaciones, desafiar el orden institucional, ya que la institucionalidad por si misma no requierirá luchas de poder de oprimidos y opresores. Quizás lo que pretendo es una utopía, pero me permito al menos soñarla, teniendo claro que los seres humanos somos complejos, que las diversas teorías o postulados de administración, sistemas políticos, económicos, sociales, también nos llevan a los conflictos donde hay vencedores y vencidos.

TAGS: #SistemaPolítico Política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación