#Uncategorized

Teletón: más política pública, menos caridad

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Según informa la Fundación Teletón en su web, “Teletón atiende anualmente a más de 26 mil niños y recibe más de 2.500 pacientes nuevos al año. Ya son más de 90 mil las personas en situación de discapacidad que han podido acceder a atención de rehabilitación integral en Teletón”.


El evento de ayuda y caridad que se lleva adelante año a año y nacido en el contexto de un país en retirada de las políticas sociales y de 7.000 dólares per cápita (French Davis; 2010), anestesia a la sociedad…

A nivel nacional, el último censo de población INE 2012, estima la cifra de personas con discapacidad en 2.119.316 personas. Así las cosas, en su historia de poco más de 35 años, la Teletón ha logrado atender en torno del 5% de los discapacitados que existen hoy, y al año da cobertura a sólo al 1% de la población con algún tipo de discapacidad.

Es cierto, la Fundación pro ayuda del niño lisiado tiene como objetivo cubrir algunos tipos de discapacidad. Eso se concede por evidente.

Entonce, estamos en presencia de dos dimensiones que no se pueden mezclar.

La primera dice relación con el funcionamiento de la Teletón como evento “solidario”, su vínculo con la Fundación, y la inexistencia de una rendición de cuentas pública y transparente, que permita despejar cualquier duda respecto del uso y repartición de los cientos de millones de dólares recaudados, y que son de origen público, mas no directamente estatal (digo esto pues una parte importante se rebaja de impuestos).

Hay una segunda dimensión que a la luz de las cifras dadas al comienzo, me parece mucho más estratégica y éticamente importante: El evento de ayuda y caridad que se lleva adelante año a año y nacido en el contexto de un país en retirada de las políticas sociales y de 7.000 dólares per cápita (French Davis; 2010), anestesia a la sociedad respecto del drama social e individual que representa el abandono y discriminación cotidiana de casi el 15% de la población chilena. La falta de integración escolar, laboral, urbana, de acceso a derechos sociales, políticos, culturales y económicos, en fin, la dimensión que nos recuerda que Chile tiene una deuda con los DD.HH. (una más) que trasciende el ámbito del show y debe ser objeto de políticas de largo plazo.

En síntesis, el camino iría por transparentar el show de ayuda, ya que su existencia no es un problema, y por la solidaridad social, expresada en políticas públicas de calidad, de modo de integrar en dignidad y derechos a las personas que padecen algún tipo de discapacidad.

TAGS: #Teletón Discapacidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
JORGE PEREZ C

21 de noviembre

ESTOY PLENAMENTE DE ACUERDO E INSISTO NUNCA HE VISTO UNA CUENTA PUBLICA O ALGO PARECIDO, LA VERDAD QUE NO ENTIENDO COMO SE MANEJAN LAS COSAS EN MI PAIS TAN TURBIAS, UNA MAS.

21 de noviembre

Jamas mostraran los estados financieros ya que se veria el negocio que hay detras escondido tras la Teleton. Empresas pagan anticipadamente la tremenda propaganda para obtener el maximo de ayuda monetaria, pero al final recuperan toda la inversion y ademas son deducidas de impuestos. Contratistas, empresas de equipos medicos, distribuidores de todo tipo estan a la espera de la distribucion de fondos y ahi si que no hay bondad o minima utilidad. Es un negocio montado para hacer dinero y repartirselo. Es como esa empresa de caridad norteamericana que colectama billones de solares exentos de impuestos y las oficinas de sus ajecutivos y salarios duplicaban la de los senadores de uSA. Al final, los famosos niños e instituciones recibian $2 por cada $100 que se recolectaba el resto iba quedando en el camino. Alguien cree que la teleton es diferente? Ademas es labor del gobierno hacerse cargo de la parte de ayuda social que la teleton se hace cargo.

Desconcertado

22 de noviembre

TELETÒN O NEGOCIÒN ?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica