#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cuenta Raïssa Maritain, destacada filósofa francesa de origen ruso-judío, en su obra Las grandes amistades, la decepción que experimentaba en la Universidad de La Sorbona (Francia) al descubrir cómo aquellos que entregaban su vida a la reflexión y el estudio de la verdad, se habían alejado de ella.


Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;

Los filósofos, dice ella, “se dedicaban al análisis sin fin del detalle de las causas históricas como si fuera esa su tarea esencial”. Y agregaba que el joven Jacques, su futuro esposo y compañero de vida, “se desesperaba en su habitación porque no obtenía respuesta a ninguna de sus interrogaciones. Nuestros maestros, filósofos, a decir verdad, desesperaban de la filosofía”.

La pregunta que uno podría hacerse es si acaso la Filosofía sigue anclada en dicha actitud.

Y son varias las razones para pensar que sí: el extremado utilitarismo, la creciente tecnologización de la sociedad, la excesiva especialización del saber filosófico que lo reduce a un ámbito de pocos especialistas difíciles de entender y el triunfo arrollador de las ciencias empíricas, entre otras.

Señal inequívoca de esta desesperanza es el deseo que se aprecia en muchos ámbitos de la sociedad en prescindir de ella, apartarla, e incluso, como se pretendió con insistencia, desterrarla del corazón mismo de la escuela y de la Universidad.

Si la Filosofía quiere poder ser verdadera luz que ilumine las inteligencias y los corazones de las personas para, de ese modo, contribuir al bien común, es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas; que vuelva a ocuparse de los asuntos humanos y más cercanos al ser del hombre; que recupere la humilde actitud socrática del “solo sé que nada sé”; que se ponga al servicio del pensar humano y escape a las trincheras de los sistemas filosóficos; y sobre todo, que se abra a un diálogo fructífero con los otros saberes y disciplinas científicas, que le permitan una colaboración estrecha y eficaz en vistas al verdadero bien del hombre.

TAGS: #Filosofía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.