#Tecnología

La tecnología llegó para quedarse

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La combinación del auge globalizador, con la irrupción de Internet, ha transformado las relaciones al interior de la sociedad de una manera radical, como un acelerador de partículas que hace mutar todo.


Las redes tecnológicas y las soluciones digitales, en el ámbito de la “cosa pública”, comparten un espacio de difícil manejo. El trato hoy es horizontal y las comunidades son cada vez más “multi/acción y multi/dimensión”.

Vivimos una revolución de los vínculos y una redefinición de los propios espacios en que nos corresponde actuar, tanto desde la vida personal, como desde las relaciones sociales y de intercambio.

Los nuevos sistemas de comunicación y trabajo están modificando nuestras propias maneras de aproximarnos a la agenda diaria y hoy estar “on line”, resulta perfectamente posible de una forma incluso asincrónica y con continentes de distancia, lo que hubiera resultado intolerable hace sólo unos pocos años atrás.

Los códigos de comunicación entre las instituciones y el sistema social, han perdido el sello tradicional y nos encontramos en una transición donde lo que tiene que morir no ha muerto y lo que tiene que nacer no ha nacido. En tanto, se ensayan cada día fórmulas intermedias que buscan el punto de ajuste en una sociedad que está resultando cada día más dinámica.

Las fronteras dejaron de ser puramente territoriales. El horizonte se expandió y no es posible mirar la realidad de un modo que no considere el contexto. Hay una imbricación que nos conecta, como en la teoría de los seis grados y esa conexión le ha puesto presión y velocidad al sistema social.

Los paradigmas que surgen, tienen que ver con una modificación estructural de los modos de vivir, lo cual ya empieza a vislumbrarse a través de signos múltiples. Trabajar en red y teletrabajar, redefinir la proximidad en escala global y local de comunidades afines que son capaces de actuar y coordinarse electrónicamente para dar con resultados similares a los que pudieran conseguir presencialmente. La propia Telemedicina está permitiendo operar a distancia con proyectos de altísima innovación, las relaciones personales se están redefiniendo desde el teléfono móvil y el ocio y el tiempo libre se transforman en un nuevo componente de la economía, de la mano de una esperanza de vida que se extiende.

El impacto de la tecnología en la política, en las instituciones y en las tareas cotidianas de quienes desempeñan funciones de poder, cualquiera ésta sea y en cualquier nivel o escala, está provocando un cambio en los modos de deliberar, de representar y de retroalimentar las relaciones entre líderes y ciudadanía.

Para que las instituciones políticas cumplan con el ideal de confianza que se les pide, deben volver a “re-entrelazar” a la sociedad en aquellos aspectos que unen y fortalecen el sistema democrático, pues las comunidades se están definiendo en torno a “mínimos comunes” que las convoquen y que les ofrezcan oportunidades de participar, afirmar identidad y fundamentalmente crear confianzas.

Las nuevas conversaciones deben ser conducidas con contextos, aspiraciones y posibilidades. Aquello se hace en un marco de propiciar ideales y metas que no nacen desde un “iluminismo”, sino desde una orientación estratégica que busca crear una nueva cultura de escuchar e interactuar con opiniones que en conjunto son corrientes y tendencias.

El medio – la tecnología y principalmente la móvil -, está permitiendo crear “nuevos hechos”, a partir de esquemas donde una palabra, se suma a otra y se forja una idea. La multitud dispersa, en el momento del “encuentro”, se transforma en una multitud inteligente, donde lo verdaderamente relevante, es que a ese conjunto – ya sea global, nacional, sectorial o local -, le haga sentido.

Las redes tecnológicas y las soluciones digitales, en el ámbito de la “cosa pública”, comparten un espacio de difícil manejo. El trato hoy es horizontal y las comunidades son cada vez más “multi/acción y multi/dimensión”. Es decir, una persona comparte en un instante similar, relaciones individuales, familiares, sociales y políticas a través de dispositivos electrónicos, fundiéndose cada vez más, el espacio personal con el social.

La tecnología llegó para quedarse y el sistema democrático debe tomar nota de ello.

TAGS: #RedesSociales Especial Democracia Digital Tecnologías de la información

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Ante insinuaciones de no realizar o cambiar las condiciones de nuestro próximo plebiscito, el mundo y nuestra historia demuestran que, a pesar del contexto, para el plebiscito de octubre, querer es poder.
+VER MÁS
#Internacional

Votar en pandemia: Difícil, no imposible

El problema, dicho en términos económicos, no es de demanda, sino de oferta. La derecha gana porque lo que hay enfrente de ella tiene poca consistencia
+VER MÁS
#Política

Piñera y el síndrome de Pato cojo

El buen vivir supone una profunda transformación respecto a lo que consideramos conocimientos, transformándose las ciencias con el reconocimiento de los saberes locales e indígenas
+VER MÁS
#Política

El buen vivir como eje de un proyecto alternativo en el siglo XXI

Piñera no palpa la política de la misma manera que los alcaldes, concejales, consejeros regionales, diputados y senadores de RN, ni tampoco sus pulsiones coinciden con las de la UDI
+VER MÁS
#Política

La salud incompatible de Piñera con el cargo de Presidente

Nuevos

Ante insinuaciones de no realizar o cambiar las condiciones de nuestro próximo plebiscito, el mundo y nuestra historia demuestran que, a pesar del contexto, para el plebiscito de octubre, querer es poder.
+VER MÁS
#Internacional

Votar en pandemia: Difícil, no imposible

El problema, dicho en términos económicos, no es de demanda, sino de oferta. La derecha gana porque lo que hay enfrente de ella tiene poca consistencia
+VER MÁS
#Política

Piñera y el síndrome de Pato cojo

El buen vivir supone una profunda transformación respecto a lo que consideramos conocimientos, transformándose las ciencias con el reconocimiento de los saberes locales e indígenas
+VER MÁS
#Política

El buen vivir como eje de un proyecto alternativo en el siglo XXI

Piñera no palpa la política de la misma manera que los alcaldes, concejales, consejeros regionales, diputados y senadores de RN, ni tampoco sus pulsiones coinciden con las de la UDI
+VER MÁS
#Política

La salud incompatible de Piñera con el cargo de Presidente

Popular

Las redes familiares son la principal red en que nos dejamos caer en ciertos momentos. Es nuestro circulo inmediato. Es difícil explicar lo que siento respecto de esto, su profundidad y anclaje.
+VER MÁS
#Salud

ELA y redes de apoyo: ¿para qué?

El motivo de que noticias falsas sean aceptadas son diversas, partiendo por ser todos nosotros un poco parciales al leer los datos y tendemos a aceptar aquellos que respaldan nuestras creencias (sesgo de co ...
+VER MÁS
#Medios

Checho Hirane y Dr. File: Comentarios que pueden matar

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

El sistema de AFP limita la propiedad de los fondos para proteger al afiliado de si mismo, pero también para proteger la estabilidad financiera del sistema y a las empresas que reciben esa liquidez
+VER MÁS
#Política

El verdadero significado del retiro del 10% de los fondos