#Sociedad

La parafernalia de los envoltorios

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El episodio del académico en leyes que es invitado a contribuir con su conocimiento a una comisión de trabajo en el Congreso ya ha sido ampliamente conocido y el rechazo a la postura de los parlamentarios “ofendidos” es casi total.

Sin embargo, es necesario profundizar un poco en la esencia de los argumentos que tales parlamentarios levantaron, para acercarse a las consecuencias cotidianas de tales posiciones.

La indumentaria es por cierto importante, en términos simbólicos, en ciertos ritos de la sociedad en los que parece necesario proteger figuras de autoridad y/o expresar abiertamente un respeto y consideración a posiciones de poder o influencia en dicha sociedad.


La ausencia de argumentos junto a la mediocridad y falencias intelectuales siempre han intentado ser cubiertas por envoltorios celafalonescos y posturas almidonadas buscando esquivar el debate auténticamente democrático.

La situación que originó el incidente señalado,  no es nada mas que una comisión de trabajo en un contexto republicano y democrático. No hay símbolos que proteger ni figuras de autoridad que requieran ser vistas por la sociedad como objeto de respeto y consideración.

Esto a menos que los congresales “afectados”, quisieran ser considerados como figuras relevantes en la República, mas allá de haber sido elegidos por una porción del electorado o quisieran ser mirados hacia arriba como figuras pre-eminentes en la sociedad chilena.

Ninguna de esas consideraciones aplica en este caso: Estos dos personajes, como la totalidad de los miembros del parlamento, no pueden ni por un milisegundo pretender que han ganado relevancia en la República, simplemente porque el porcentaje de electores con los que alcanzaron su escaño parlamentario ha sido insignificante para una democracia real. Muchos de ellos están allí solo merced a triquiñuelas bien usadas en los cálculos electorales.

Demás esta mencionar que las formas de selección de tales personas, han sido en la mayoría ajenas a méritos destacables en lo académico o en logros de algún tipo, salvo figuras deportivas o de las artes que, en muchos casos, aceptaron participar en contiendas electorales movidos por cálculos electorales de sus partidos políticos. A diferencia del pasado previa dictadura, los candidatos al Parlamento carecen en su mayoría de una historia de compromiso político o trayectoria de vida de representación de algún sector de la sociedad.

Los dos personajes, como un buen porcentaje de los congresales, no pueden reclamar un lugar preeminente en la sociedad chilena, simplemente por el hecho que el Congreso Nacional de Chile ha sido demostradamente un bastión de esquemas de corrupción notables por su desarrollo y aceptación transversal y generalizada por la mayoría de ellos, al menos hasta la ultima elección.

Particularmente los dos congresales “afectados”, Pérez (PR) y Urrutia (UDI) llevan años en sus puestos en el Congreso y evidentemente conviven, mantienen lazos y se codean con figuras que han merecido el total rechazo de la ciudadanía por sus actos corruptos e incompetencia en la actividad legislativa.

En otras palabras, ninguno de estos dos sujetos puede reclamar autoridad moral para solicitar una indumentaria que exprese respeto a sus presencias. Es más, es notable que un profesor universitario se exponga voluntariamente a contaminarse con los olores que estos empolvados señores no podrán dejar de emitir producto de su maridaje con colegas ya imputados y condenados en serias afrentas a la probidad publica.

Estoy seguro que el Profesor Bossa participa en estas comisiones fundamentalmente por su amor a la patria y ha medido seriamente los riesgos de mezclarse con algunos de estos caracteres.

El incidente no pasaría de ser algo anecdótico y ridículo, si no fuera porque estos sujetos, Pérez y Urrutia, hayan intentado descalificar a alguien que si tiene que aportar desinteresadamente a la discusión de las leyes del país, solamente usando el argumento de la vestimenta. Es evidente que, si esto se aceptara, el país sería gobernado por el glamour de los envoltorios, como lastimosamente sucede en otras esferas de la sociedad chilena, como la TV y en algunas extrañas situaciones como es el caso de la alcaldesa Barriga, ignorando sistemáticamente las esencias de las cosas.

En realidad, es muy posible que ello sea la intención. La ausencia de argumentos junto a la mediocridad y falencias intelectuales siempre han intentado ser cubiertas por envoltorios celafalonescos y posturas almidonadas buscando esquivar el debate auténticamente democrático.

De todo ello ya tenemos 45 años. Es tiempo de arremangarse las mangas, arrojar los lastres superfluos a las cloacas de la historia y permitir al pueblo gobernar.

TAGS: #CongresoNacional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Las elecciones al Parlamento Europeo son un caso ejemplar del impacto de tres tendencias que observamos en elecciones recientes: el aumento de la indecisión entre los electores; la tendencia alcista de fue ...
+VER MÁS
#Política

Autochequeo ideológico contra la desinformación

En poco tiempo de mandato, el gobierno viene acumulando una cadena interminable de errores que hasta sobrepasa las peores previsiones que se tenían sobre él
+VER MÁS
#Internacional

Un país movilizado contra la barbarie

Los Recursos Educativos Abiertos aparecen como una oportunidad para democratizar la educación en Chile, entregar calidad en los procesos de enseñanza y aprendizaje, ampliar la cobertura de contenidos de a ...
+VER MÁS
#Educación

Recursos Abiertos Educativos: un lugar para el aprendizaje inclusivo

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador

Mientras que la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades otorga el carácter de meros “administradores” a los municipios sobre el territorio y el quehacer comunal, las prácticas de estos “muni ...
+VER MÁS
#Municipales

Administradores v/s Gobiernos Locales, moviendo los límites de lo posible