#Trabajo

Reforma Laboral. Contenido y alcances de un proyecto transaccional

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Desde el retorno a la democracia han habido dos reformas laborales que han incidido en las relaciones colectivas de trabajo: la primera en 1991 (Ley 19.069) y la segunda en 2001 (Ley 19.759). Sin embargo, ambas reformas sólo han significado adecuaciones del Plan Laboral.


El Proyecto de Reforma Laboral presenta una fórmula transaccional donde la adecuación de la ley chilena a las exigencias de la libertad sindical seguirá siendo parcial, al parecer, por largo tiempo más.

Dicho modelo normativo, impuesto durante la dictadura, estableció un sistema autoritario de relaciones laborales, que restringe la existencia y funcionalidad de los sindicatos, desconoce el conflicto colectivo y no establece vías institucionales de solución, y sobrerregula la negociación colectiva, constriñéndola a específicas materias y al ámbito de la empresa.

El Proyecto de Reforma Laboral que actualmente se tramita en el Congreso pretende, de acuerdo a su declaración explícita, “…modernizar el sistema de relaciones laborales, en pos de garantizar un adecuado equilibrio entre las partes y con pleno respeto a la libertad sindical…”. Las expectativas, por tanto, eran altas en el mundo laboral.

No obstante, el proyecto en trámite no se hace cargo decididamente de los desafíos del sistema de relaciones laborales, ni altera sustancialmente los mencionados pilares básicos del Plan Laboral. Persisten las bases normativas que han conducido a la atomización y debilitamiento de los sindicatos; la negociación colectiva sigue limitada en los hechos al nivel de empresa, toda vez que sólo en dicho ámbito se contempla el deber de negociar; y el reconocimiento legal del conflicto colectivo permanece relegado a sólo una de sus manifestaciones, el derecho de huelga dentro de la negociación colectiva reglada de empresa.

Los avances se quedan -nuevamente- en la periferia del modelo impuesto. Es el caso, por ejemplo, de la ampliación de los derechos de información de los representantes de los trabajadores, el reconocimiento de la titularidad sindical preferente, y las modificaciones propuestas a la posibilidad de extender los beneficios de un instrumento colectivo a trabajadores que no participaron en la negociación respectiva. Se trata de ajustes valorables, pero que no alcanzan a cambiar la lógica con que la ley ordena el desarrollo de las relaciones colectivas laborales.

De otra parte, resulta bien discutible que algunas modificaciones que se presentan como avances realmente lo sean, en razón de la fórmula de política legislativa a la que se recurre. En tal sentido, las pretendidas mejoras en las materias que pueden negociarse colectivamente se diluyen con la mantención irrestricta de la prohibición de negociar cualquier cuestión que roce la potestad jurídica de mando del empleador y, más aún, con la inclusión de los pactos de adaptabilidad. Lo propio ocurre con el anunciado fin del reemplazo de trabajadores en huelga, modificación que puede quedar como una ilusión óptica con la exigencia de los servicios mínimos universales.

De este modo, el proyecto no se hace cargo de la necesidad de una revisión y modificación sistémica del modelo normativo vigente, de modo de ajustar sus orientaciones básicas a los requerimientos de la libertad sindical, aún cuando -como ya se ha dicho- uno de los fundamentos centrales de la propuesta es modificar el Código del Trabajo para garantizar adecuadamente dicho principio, en los términos prescritos por los Convenios 87 y 98 de la OIT. En efecto, entre los antecedentes del proyecto se mencionan las observaciones que los órganos de control de la OIT han hecho respecto de la legislación chilena. Sin embargo, el mensaje presidencial sólo sintetiza las observaciones más recientes, omitiendo varios otros cuestionamientos contra Chile en esta materia. Se prescinde de referencias a importantes recomendaciones del Comité de Libertad Sindical contra el Estado de Chile, que han indicado, por ejemplo, que “el derecho a huelga no debería limitarse a conflictos de trabajo susceptibles de finalizar en un convenio colectivo determinado” (Caso 2814/2010). Tampoco se mencionan las recomendaciones en materia de ampliación de la sindicalización y de la negociación colectiva, es decir, los requerimientos de la OIT sobre democratización del sistema de relaciones laborales.

En definitiva, el Proyecto de Reforma Laboral presenta una fórmula transaccional donde la adecuación de la ley chilena a las exigencias de la libertad sindical seguirá siendo parcial, al parecer, por largo tiempo más.

 

María Soledad Jofré Bustos

Rodrigo PalomoVélez

Irene Rojas Miño

Profesores de Derecho del Trabajo

Investigadores CENTRASS, Universidad de Talca

TAGS: Reforma Laboral

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
leo

20 de mayo

Primero saludar a la CENTRASS por contribuir con la educación y conocimiento respecto a la reforma laboral, específicamente las reformas al movimiento sindical en Chile.
Segundo como ex utalino y profesional de dicha casa de estudio me honra mucho que existan personas que pongan en conocimiento y debate de las personas temas de interés nacional.
Tercero, me pregunto: hasta cuando debemos esperar que este gobierno llamado de izquierda, haga las reformas reales y verdaderas que los ciudadanos de este país necesitamos como derechos mínimos que nos apoyen contra los empleadores que sin duda cada día nos explotan y oprimen mas. Basta de esperanza y creer en este mal llamado gobierno de izquierda, debemos los ciudadanos de este país tomar conciencia de como basurean nuestros derechos y de una vez por todas actuemos, nos unamos por el bien común, nos movilicemos y exijamos a los gobernantes nuestros derechos, basta de abusos y explotaciones, de nosotros, los trabajadores de chile y el mundo, exijamos por las buenas nuestros derechos y sino nos consideran por las buenas tendrá que ser por las malas, pero ya no podemos seguir aguantando tanto abuso y explotación sin ningun respeto a pos derechos de los trabajadores. La revolución de los pueblos es posible si nos organizamos por un objetivo en común, así que de nosotros depende hacer los cambios que necesitamos, viva chile y sus trabajadores, viva la revolución y que día a día surgan mas revolucionarios en chile y el mundo !!!!

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

¿Qué vínculo directo puede existir entre las múltiples exigencias a las mujeres y la violencia machista? La relación es mucho más estrecha de lo que parece; los machos que abusan viven en una cultura, ...
+VER MÁS
#Género

Chile alerta. Violencia machista

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes