#Trabajo

Poder sindical y asimetría de poder: ¿Sindicatos nacionales o locales?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Esta pregunta adquiere actualidad luego de conocer ciertas intervenciones de autoridades de gobierno y directivos de la CUT que señalan que las esperadas reformas laborales deberían favorecer el desarrollo de grandes sindicatos.

Mucho se habla de fortalecer el sindicalismo en Chile y de terminar con el plan laboral de 1979, vigente aún en el país. Pero la pregunta de fondo es entonces, con el actual contexto de asimetría de poder y desfavorable en términos legales, culturales y políticos a la constitución de grandes sindicatos, ¿cuál es el modelo de sindicatos que se debe impulsar? Esta pregunta adquiere actualidad luego de conocer ciertas intervenciones de autoridades de gobierno y directivos de la CUT que señalan que las esperadas reformas laborales deberían favorecer el desarrollo de grandes sindicatos.

Pero antes de responder, veamos qué sindicatos existen. Tomemos la industria del retail como ejemplo. Acá hay dos modelos, totalmente opuestos de sindicalismo. Uno es el sindicato nacional, cuyo máximo exponente es SIL de D&S Walmart. Fundado a fines de 2007, alcanzó más de tres mil socios en un par de meses. ¿La razón? los administradores de locales y los encargados de las secciones de personal actuaron como facilitadores y reclutadores para el SIL. En 2008 se concretó un “acuerdo marco”, un convenio colectivo disfrazado para limitar la negociación colectiva en los locales e impedir la sindicalización autónoma que empezaba a levantarse. En el mismo año, la Dirección del Trabajo emitió un dictámen condenando las prácticas del SIL y de D&S. En 2010, el equipo que condujo entre 2006 y 2010 la Dirección del Trabajo y que condenara al SIL reaparece como su equipo asesor. En 2014, el SIL desarrolla una campaña de blanqueamiento de imagen con respaldo de protectores políticos claramente identificados y sostén económico de la empresa, derivada de la negociación colectiva de 2012, que terminó en varios convenios colectivos, como ha sido su práctica permanente.

Quienes son críticos del SIL fundamentan que en esta estructura organizacional, la llamada autonomía sindical no existe. Sus estructuras dirigentes se autoeligen y tienen capacidad de controlar el acceso de nuevos postulantes que rápidamente son cooptados para las políticas oficialistas.  Por tanto, se instala una verdadera burocracia sindical que no admite cambios en la conducción, alimentando formas de corrupción sindical.

El otro modelo de sindicato es el de locales federados, que dio vida a la Federación Nacional del Trabajador Walmart. Levantándose como una alternativa al SIL en 2008, donde tras una larga huelga legal, el sindicato de un local de Gran Avenida obtuvo un superior acuerdo a todos los instrumentos colectivos existentes que tenía el SIL. Esto hace posible que hoy sus socios históricos tengan mejores condiciones que cualquier trabajador de otros locales de la compañía. Con este ejemplo surgieron otras organizaciones y en 2010 son 19 los sindicatos que por separado alcanzan mejores instrumentos que el SIL. En 2012 la tendencia es irreversible. En los formatos Híper y Express de Líder son 51 sindicatos con cerca de 10.000 trabajadores los que sencillamente revientan todos los plazos diferentes de sus negociaciones y los distintos universos de trabajadores para cerrar un formato único de beneficios para todos, sin importar ubicación territorial o tipo de local.

Esta estrategia de construcción de poder fue llamada “muchas flores y una sola primavera” (recordando a Mao en China). Se constituyeron sindicatos por establecimiento, sin importar su categoría jurídica inicial. Luego se transformaron en sindicatos de empresa o sindicatos de empresa de establecimiento. Usando la fórmula de “Sindicatos que se unen para negociar” se han sentado sucesivamente en las mesas de negociación con comisiones negociadoras representativas. Es evidente que “las flores” son  los sindicatos locales y “la primavera” la negociación colectiva conjunta.

Esta fórmula fue y es empleada en paralelo por sindicatos de Falabella, Paris, Sodimac, Ripley y otros. La inmensa mayoría de estos cientos de sindicatos locales se agrupan desde 2008 en la Coordinadora de Sindicatos del Comercio, hoy una confederación legalmente constituida de poco más de 30.000 socios que ha definido separar aguas con la CUT y avanzar a la construcción de la Central del Retail y del Comercio.

Planteados los modelos y volviendo a la interrogante de qué tipo de sindicato es mejor: el nacional o local. La respuesta a la pregunta es simple. Los sindicatos locales favorecen la construcción de poder sindical al instalar las directivas al nivel de los socios, en su cercanía, facilitando los niveles de sindicalización y dominio de su espacio; abarata los costos administrativos de la gestión sindical (por comparación a la mantención de las burocracias nacionales), mejorando así los recursos para beneficios directos de los socios. Esta fórmula promueve la participación y acceso al recambio de dirigentes, así como el control social de sus quehaceres. El arraigo en los establecimientos potencia la “alianza de iguales” que constituyen las federaciones como cubierta de la fórmula jurídica “sindicatos que se unen para negociar”.

Además, la ley que permite declarar que varias razones sociales son un único empleador, siendo mala respecto de las expectativas de los dirigentes sindicales que entienden el tema y de la realidad existente, permite que negocien sindicatos interempresas que tengan exclusivamente socios en las razones sociales involucradas en una eventual negociación. Esta salida aparentemente progresista es en la práctica ridícula. Favorece a sindicatos como el SIL, que han negociado siempre convenios colectivos y que nacieron como organizaciones pro patrón.

En nuestra experiencia, no requerimos de ninguna ley para anticipar el término o la simplificación del multirut, fue suficiente levantar “negociaciones en bloque” para ascender a un nuevo estadio de negociación en las más grandes empresas del retail. Y seguimos en eso.

TAGS: Reforma Laboral Sindicatos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President