#Trabajo

Patrimonio y memoria obrera: Sewell y la historia de los trabajadores

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En los últimos años, el rescate y la mantención del patrimonio histórico se ha posicionado como tema de moda en nuestro país. Desde el puerto de Valparaíso a la ciudad minera de Sewell y las salitreras del Norte Grande, diversos sitios han sido identificados como lugares “históricos”, y sus edificios y calles más importantes han sido recuperadas, permitiendo a turistas nacionales y extranjeros asomarse a una parte de nuestra historia. Con ello, se ha logrado proteger áreas muchas veces simbólicas, que por su arquitectura, belleza, ubicación geográfica y rico pasado se levantan como espacios que creemos que es necesario mantener para nuestras futuras generaciones. Se han destinado recursos públicos y privados –no siempre suficientes–,  se han organizado atractivos recorridos turísticos y publicado libros de divulgación. Sin embargo, nuestros lugares patrimoniales se basan en la selección y reconstrucción de ciertos aspectos de su historia, dejando de lado un sinnúmero de experiencias. Asimismo, solo en contadas excepciones, se ha incorporado o empoderado a los propios habitantes para que piensen, reconstruyan y den significado a este patrimonio.  

Sewell es un ejemplo de la forma en que se ha pensado la mantención del patrimonio histórico en Chile, así como de sus contradicciones y de sus posibilidades a futuro. Campamento minero conocido como “La ciudad de las escaleras”, Sewell fue construido a comienzos del siglo XX por la Empresa norteamericana Braden Copper. En su tiempos de mayor apogeo albergó a más de 14.000 habitantes, incluyendo niños, mujeres y hombres; pero tal como lo recordaba el diputado y escritor Baltazar Castro, la gran mayoría de los niños no conocían el color verde ni lograban imaginar el mar. Junto a sus emblemáticos edificios de departamentos para trabajadores solteros y familias, se edificaron escuelas, un teatro, tiendas, un hospital, clubs sociales y oficinas. Su declaración como Patrimonio de la Humanidad en el año 2005 ha permitido recuperar algunos de sus edificios, creando consciencia de la importancia de mantener el lugar y de tener una política patrimonial a largo plazo. En su museo abierto al público, se incluyen trozos de esta historia, con fotos, objetos y documentos que nos muestran la vida cotidiana de las miles de personas que hicieron de Sewell su hogar y lugar de trabajo.

Pero como toda reconstrucción histórica, selecciona, construye narrativas, da prioridad a una imagen del pasado de Sewell, una imagen libre de tensiones y conflictos, una imagen de armonía, de esfuerzo y de trabajo. Pero Sewell, como muchas de nuestras ciudades mineras, fue mucho más que eso. Sewell fue sitio de importantes luchas obreras, huelgas, de abusos laborales, de inseguridades, de despidos arbitrarios, listas negras, accidentes y enfermedades. Fue un espacio donde se formaron importantes líderes políticos y sindicales como Baltazar Castro, Héctor Olivares y Rodolfo Seguel, líderes que en su momento influyeron en la historia de nuestro país, ninguno de los cuales tienen un sitio en el museo. Fue lugar de confrontaciones que mostraron como micro escenario lo que sucedía en nuestro país, como fue durante las tensas semanas de la huelga de 1972 o los meses de los cuchareos del cobre que dieron inicio a las protestas y paros nacionales contra la dictadura militar a comienzo de los ochenta. Fue espacio de violencias: domésticas, laborales, sociales y políticas. Fue sitio de tristeza y alegrías, de explotaciones y frustraciones.

La reconstrucción del patrimonio no debería tenerle susto a esta historia más compleja y más que atraer al turista debería plantearse el desafío de cómo construir espacios de debate, espacios en los cuales podamos confrontarnos como chilenos a la historia de los trabajadores y sus familias. Sewell estuvo lejos de ser la ciudad romántica y congelada en el tiempo que nos presenta el Patrimonio, muy por el contrario el patrimonio y valor histórico residen en su pasado como ciudad compleja, dividida y conflictiva.
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Alecia

08 de Junio

Brian, if these are the shots you were taking after the paptogrhoher meeting two weeks ago (well and actually even if not), great work man! You totally tore it up and they look great! I’m really enjoying looking through your work this morning, and always love hearing your thoughts about photography, as I can tell that you’re really thinking it through and caring about what you’re doing. Hope you’re enjoying the sunshine man!

Maria Teresa Espinoza Hall

29 de Abril

Estimada Angela:
Mi bisabuelo Adolfo Hall Phillips trabajó en Sewell y quisiera conocer mas acerca de su historia y participación en la historia de ese lugar, agradecería si pudieras enviarme algún tipo de información o quizás alguna referencia de cómo encontrar algo al respecto.
De antemano muchas gracias.
Ma. Teresa

Juan C. Cáceres Muñoz

08 de Junio

Opinión mus sesgada de la realidad; si bien hubo conflictos laborales y huelgas incluidas, la vida en Sewell está muy lejos de lo que plantea esta autora, cuya opinión, tergiversa la realidad. Se acepta que Héctor Olivares sea reconocido por todos como un buen dirigente, pero al desconocer las fotos en el Museo, se señala que SI está entre sus protagonistas. De Rodolfo Seguel, nunca fue considerado un líder de este lugar por lo tanto no merece estar entre ellos.Para su información, también otro dirigente muy importante y no destacado por esta autora, es Guillermo Medina, pero al parecer no es de la línea política de ella. La invito a que se de una vuelta por el Círculo Social Sewell, que reúne a quienes habitamos en ese lugar, y ellos le dirán, de primera fuente, si su vida fue de violencia doméstica, laboral, social, de tristeza o conflictiva. Como buena “historiadora” debe conocer ambos aspectos y no sólo la que le interesa emitir por una situación, al parecer, eminentemente política.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador