#Trabajo

Mujeres: La agenda oculta en la discusión del salario mínimo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En estos días hemos sido participes de la discusión sobre el salario mínimo. Más allá de la legitimidad de la reivindicación de mayores ingresos para los y las más pobres de nuestro país, la mirada economicista no da cuenta de la agenda oculta que hay detrás de este debate. Nada se dice  sobre el menor ingreso que reciben las mujeres del primer y segundo quintil respecto de los hombres de este mismo grupo socio-económico.

Todos los hombres trabajadores ganan al menos el salario mínimo legal del país, mientras que las mujeres ganan en promedio casi un 30% menos que los hombres y no llegan sino hasta el tercer quintil, a ganar lo que actualmente es el monto mensual mínimo de la remuneración por una jornada ordinaria de trabajo en Chile.
 
Hay desafíos pendientes para las buenas prácticas laborales.  Hay prácticas de  fuerte raigambre cultural que frecuentemente no forman parte ni del análisis ni de políticas conducentes a remover las barreras de género para la participación laboral femenina. Se trata de la violencia de género que viven miles de mujeres trabajadoras asalariadas: la que acontece en el ámbito institucional del trabajo en forma de acoso sexual y laboral, como la que tiene lugar en las relaciones de pareja y el ámbito intrafamiliar.
 
De acuerdo a los estudios realizados por DOMOS “Impacto de la violencia doméstica en el trabajo asalariado de las mujeres”, como el de “Costos económicos de la violencia intrafamiliar hacia las mujeres en Chile (SERNAM)”, y otras investigaciones realizadas en países como Gran Bretaña y Canadá, estas expresiones de la violencia de género conllevan elevadas sumas en costos directo e indirectos que recaen mayoritariamente en las mujeres, pero que también involucra a los hombres, el entorno y estructuras decisionales de las empresas, tanto en servicios sociales, de salud, justicia y policiales como en el desempeño y desarrollo laboral. 
 
La OIT ha definido el trabajo decente como una relación laboral que cumple con los estándares laborales internacionales, de manera que el trabajo se realice en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana.  Esto significa, un trabajo productivo y seguro, con respeto a los derechos laborales, con ingresos adecuados, con protección social, con diálogo social, libertad sindical, negociación colectiva y participación.
 
Experimentar cualquiera de estas formas de violencias repercute en el espacio laboral, tanto en las víctimas como en los autores de estos actos: ausentismo, baja en la productividad, errores en el trabajo, mayor accidentabilidad, rotación de personal e inseguridad. Los equipos de trabajo también se ven afectados, ya que las situaciones de violencia pueden perturbar el ambiente laboral, generar tensiones en colegas que no saben qué decir o cómo brindar apoyo; pueden surgir olas de rumores, malestar por recarga de trabajo, malos entendidos y distorsiones en las relaciones interpersonales. Impacta no solo en seguridad de las mujeres, sino que limita el ejercicio de sus derechos laborales, sus ingresos y la posibilidad de participar activamente en actividades de capacitación, procesos de promoción y ascensos, como en actividades extra laborales e instancias promotoras de sus derechos como trabajadoras.
 
Entre las acciones que se destacan para prevenir y tratar estos tipos de violencia están las políticas de Equidad de Género y Anti Violencia que se encuentran implementando algunas empresas.  Sin embargo aún resulta un problema invisible o de menor relevancia para el ejercicio y ampliación de derechos en las agendas de los sindicatos, por lo que se constituye en un desafío de inclusión y ampliación del marco de comprensión de las discriminaciones por razón de sexo y/o género que concierne a trabajadoras y trabajadores.
 
Diversos encuentros con  sindicalistas permiten concluir que es urgente y necesario levantar una amplia agenda de equidad de género en el trabajo, y fortalecer la participación de una  multiplicidad de actores que vienen reflexionando sobre este tema desde la perspectiva del trabajo decente y derechos humanos para hombres y mujeres.
 
* Esta entrada fue escrita por Carolina Peyrín y Tatiana Hernández, investigadoras de Corporación DOMOS
———————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La rendición de cuentas es, básicamente, la limitación efectiva del poder del Estado y sus agencias (autoridades, electas o no) a través del deber de publicidad de sus actos como así mismo el legítimo ...
+VER MÁS
#Política

¿Qué es la rendición de cuentas (o accountability) y para qué sirve?

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Nuevos

La rendición de cuentas es, básicamente, la limitación efectiva del poder del Estado y sus agencias (autoridades, electas o no) a través del deber de publicidad de sus actos como así mismo el legítimo ...
+VER MÁS
#Política

¿Qué es la rendición de cuentas (o accountability) y para qué sirve?

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

Para prevenir o disminuir nuestra vulnerabilidad a la desinformación, debemos aprender a ser escépticos, dejar de creer lo primero que nos llega por las redes sociales simplemente por ir en línea con nue ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La lección que nos deja lo ocurrido en Estados Unidos

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos

El sector de las artes no existe, no se le considera como una comunidad en situación crítica, pauperizada, minimizada, sino como un grupo de locos que anda por la vida con una guitarra o un libro debajo d ...
+VER MÁS
#Cultura

La música suena mal