#Trabajo

Mujeres: La agenda oculta en la discusión del salario mínimo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En estos días hemos sido participes de la discusión sobre el salario mínimo. Más allá de la legitimidad de la reivindicación de mayores ingresos para los y las más pobres de nuestro país, la mirada economicista no da cuenta de la agenda oculta que hay detrás de este debate. Nada se dice  sobre el menor ingreso que reciben las mujeres del primer y segundo quintil respecto de los hombres de este mismo grupo socio-económico.

Todos los hombres trabajadores ganan al menos el salario mínimo legal del país, mientras que las mujeres ganan en promedio casi un 30% menos que los hombres y no llegan sino hasta el tercer quintil, a ganar lo que actualmente es el monto mensual mínimo de la remuneración por una jornada ordinaria de trabajo en Chile.
 
Hay desafíos pendientes para las buenas prácticas laborales.  Hay prácticas de  fuerte raigambre cultural que frecuentemente no forman parte ni del análisis ni de políticas conducentes a remover las barreras de género para la participación laboral femenina. Se trata de la violencia de género que viven miles de mujeres trabajadoras asalariadas: la que acontece en el ámbito institucional del trabajo en forma de acoso sexual y laboral, como la que tiene lugar en las relaciones de pareja y el ámbito intrafamiliar.
 
De acuerdo a los estudios realizados por DOMOS “Impacto de la violencia doméstica en el trabajo asalariado de las mujeres”, como el de “Costos económicos de la violencia intrafamiliar hacia las mujeres en Chile (SERNAM)”, y otras investigaciones realizadas en países como Gran Bretaña y Canadá, estas expresiones de la violencia de género conllevan elevadas sumas en costos directo e indirectos que recaen mayoritariamente en las mujeres, pero que también involucra a los hombres, el entorno y estructuras decisionales de las empresas, tanto en servicios sociales, de salud, justicia y policiales como en el desempeño y desarrollo laboral. 
 
La OIT ha definido el trabajo decente como una relación laboral que cumple con los estándares laborales internacionales, de manera que el trabajo se realice en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana.  Esto significa, un trabajo productivo y seguro, con respeto a los derechos laborales, con ingresos adecuados, con protección social, con diálogo social, libertad sindical, negociación colectiva y participación.
 
Experimentar cualquiera de estas formas de violencias repercute en el espacio laboral, tanto en las víctimas como en los autores de estos actos: ausentismo, baja en la productividad, errores en el trabajo, mayor accidentabilidad, rotación de personal e inseguridad. Los equipos de trabajo también se ven afectados, ya que las situaciones de violencia pueden perturbar el ambiente laboral, generar tensiones en colegas que no saben qué decir o cómo brindar apoyo; pueden surgir olas de rumores, malestar por recarga de trabajo, malos entendidos y distorsiones en las relaciones interpersonales. Impacta no solo en seguridad de las mujeres, sino que limita el ejercicio de sus derechos laborales, sus ingresos y la posibilidad de participar activamente en actividades de capacitación, procesos de promoción y ascensos, como en actividades extra laborales e instancias promotoras de sus derechos como trabajadoras.
 
Entre las acciones que se destacan para prevenir y tratar estos tipos de violencia están las políticas de Equidad de Género y Anti Violencia que se encuentran implementando algunas empresas.  Sin embargo aún resulta un problema invisible o de menor relevancia para el ejercicio y ampliación de derechos en las agendas de los sindicatos, por lo que se constituye en un desafío de inclusión y ampliación del marco de comprensión de las discriminaciones por razón de sexo y/o género que concierne a trabajadoras y trabajadores.
 
Diversos encuentros con  sindicalistas permiten concluir que es urgente y necesario levantar una amplia agenda de equidad de género en el trabajo, y fortalecer la participación de una  multiplicidad de actores que vienen reflexionando sobre este tema desde la perspectiva del trabajo decente y derechos humanos para hombres y mujeres.
 
* Esta entrada fue escrita por Carolina Peyrín y Tatiana Hernández, investigadoras de Corporación DOMOS
———————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

La solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos
+VER MÁS
#Medios

Cierre de medios de comunicación: Pantalla fría, páginas en blanco