#Trabajo

Derogar el artículo 16 de la ley 18.600: Un asunto de justicia social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pero algo tan básico como ganar el mismo sueldo del resto por el mismo trabajo y en las mismas condiciones, debiera ser asunto de sentido común y no de tener que en forma increíble llevar un proyecto de ley para discutir este asunto, que una vez más basa la situación de discapacidad en una relación de poder en donde se impone el paternalismo y no se respeta la decisión de este ciudadano o ciudadana de valerse por si mismo.

“Hija: Mamá, De cada 100 adultos en situación de discapacidad en mi país: 1 tiene contrato, 29 trabaja en forma informal, 70 está cesante. ¿De que integración me hablas mamá? ¿Es en serio que tengo que aplaudir “los programas de integración” cuando yo hago malabares para conseguir trabajar y puro boleteando?

Mamá: Peor es nada hija.

Hija: Yo no soy mediocre para conformarme con migajas, quiero trabajar en igualdad de condiciones y no seguir rezando para que no se enteren del articulo 16 de la ley 18.600 que permiten que me paguen menos por mi discapacidad mental. ¡Estoy harta de luchar contra corriente y vivir al 3 y al 4, mamá!”

Esta conversación la escuché en una casa en la comuna de Aysén. Me autorizaron a exponerla para esta nota la cual no podía dejar de escribir. Empecé a leer la ley que nombró esta joven y quedé impactada cuando leí este articulo el cual usted leerá a continuación:

“Artículo 16. En el contrato de trabajo que celebre la persona con discapacidad mental, podrá estipularse una remuneración libremente convenida entre las partes, no aplicándose a este respecto las normas sobre ingreso mínimo”.

Este artículo indica que las personas con discapacidad mental no tienen derecho al sueldo mínimo nacional, quedando al criterio de ambas partes (empleador y trabajador) cuánto dinero ganará este ciudadano por su trabajo.

Lo que sucede en la práctica es que como se sabe que las personas con discapacidad mental muy pocas empresas o personas les dan trabajo, aceptan cualquier paga con tal de aumentar su escuálida pensión de $80.000, lo que las expone a abusos laborales y presión psicológica. Son muy pocas empresas que son lo suficientemente honradas para pagar lo que se debe por su trabajo y respetarles por el hecho de ser persona y valerse por si mismas.

Otras empresas que si dan empleo miran con cara de “pobrecitos” a estos trabajadores, y les dan trabajos que son muchas veces los que muchas personas que se dicen “normales” no están dispuestas a hacer, a pesar que se han formado para trabajos más calificados que limpiar un baño u ordenar una despensa.

Deberían confiar más en los conocimientos de una persona en situación de discapacidad mental para el uso de una computadora, atender público o ejercer la profesión u oficio en la que se formó, pues se llevarán una grata sorpresa al ver que pueden desenvolverse en lo que fue formada tan bien como un trabajador promedio.

Es cierto, deberán confiar en un trabajador más aparte de él o ella y ver que aprenda a trabajar en equipo (si no lo sabe hacer) o confiar que lo hará bien si lo aprendió, para realizar su trabajo en caso que este trabajador falte. También deberán equiparar las cargas para que todos puedan trabajar en igualdad de condiciones.

Pero algo tan básico como ganar el mismo sueldo del resto por el mismo trabajo y en las mismas condiciones, debiera ser asunto de sentido común y no de tener que en forma increíble llevar un proyecto de ley para discutir este asunto, que una vez más basa la situación de discapacidad en una relación de poder en donde se impone el paternalismo y no se respeta la decisión de este ciudadano o ciudadana de valerse por si mismo.

Por derecho, en el nombre de la justicia y por dignidad, tal como expuso esta joven aysenina: ¡Basta de migajas!

————–

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador