#Todos somos ciudadanos

Fórmula E ¿evento público o privado?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cierran parte del centro de Santiago, un espacio no privado sino mas bien público, para lucrar con él mediante una carrera de la “Fórmula E” que las autoridades venden como un evento público cuando en realidad no lo es.

Un evento público no tiene entradas de 150, 35 o 15 mil pesos, un evento público no entrega entradas gratuitas para que veas el evento a traves de una pantalla. Yo no tengo problema con que realicen eventos privados en espacios públicos, como por ejemplo Lollapalooza. Lo que me molesta es que las autoridades y personalidades vendan un evento como público para no tener quejas ni reclamos por parte de los que habitan ese espacio, cuando en la triste realidad es todo lo contrario.


Lo que me molesta es que las autoridades y personalidades vendan un evento como público para no tener quejas ni reclamos por parte de los que habitan ese espacio, cuando en la triste realidad es todo lo contrario.

Público hubiera sido que las entradas estuvieran a menos 10 lucas y que existan tramos gratis y abiertos al público, haber habilitado la Alameda para que pequeños empresarios y comerciantes con carritos de comida rápida puedan tener un ingreso. No digo que no tenga una organización seria, si hasta para el Papa se necesitó entrada, pero mi queja es que nunca se pensó el evento con una lógica social (como sí lo hacen otros eventos masivos como Santiago a Mil).

TAGS: #FórmulaE #SantiagoCentro

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Leopoldo Vasquez

02 de febrero

Tienes toda la razon en tus comentarios tan acertados. Y creeme que aun asi hay gente que por desconocimiento mañana se volcara a las calles para trata de ver si hay un espacio donde pueda ver lo que por primera ve se realiza en la ciudad

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión