Día internacional de la propiedad industrial. La importancia estratégica que tienen las patentes para Chile - El Quinto Poder
#Tecnología

Día internacional de la propiedad industrial. La importancia estratégica que tienen las patentes para Chile

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El 26 de abril se celebra el día internacional de la Propiedad Industrial.  Momento más que justo para analizar de forma breve, entendible y  precisa cómo este proceso aporta al desarrollo del país, debido a que las acciones de patentamiento y  propiedad industrial e intelectual constituyen un elemento diferenciador al momento de incorporar un producto o servicio al mercado, logrando el necesario bienestar de la ciudadanía.

Antes de iniciar esta columna en su análisis más estricto, es necesario entender qué es propiedad industrial (PI o IP en sus siglas en inglés) y sus conceptos asociados. De acuerdo a la Organización Mundial de Propiedad Industrial, (www.ompi.cl) se define  como las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio”En este contexto, y para conocimiento del lector, es necesario indicar que este alcance considera: derechos de autor, patentes, marcas, diseños industriales o  modelos de utilidad e indicaciones geográficas.

Es atendible que las personas no conozcan.  Poniéndolo en simple, las patentes se refieren a las invenciones o productos novedosos; los derechos de autor están asociados a la generación de conocimiento a partir de libros, manuales, textos en general y desarrollos musicales.  En el caso de las marcas, responden al sistema que permite diferenciar en el mercado productos y servicios.  Los diseños industriales o modelos de utilidad en tanto, corresponden a las mejoras a productos patentados ya existentes, siendo esta mejora más bien de tipo ornamental o estético. Las indicaciones geográficas, en tanto,  dicen relación con productos que tienen un origen específico en un territorio, conocidas generalmente como denominaciones de origen.


El logro para que Chile se ubique en ligas avanzadas de producción de patentes y propiedad industrial, es de urgencia, ya que el desarrollo depende de este contexto, considerando que es por todos sabido que las materias primas constituyen elementos que se agotarán en algún momento, y la preparación para ese escenario debe iniciarse hoy.

Hecha esta breve introducción es necesario ahora analizar de qué forma contribuye la propiedad industrial al proceso de enriquecimiento y mejora de los países.  Un elemento esencial es que al disponer de una patente la nación puede ser más competitiva, dado a que agrega valor a los productos y servicios que genera, especialmente porque la explotación de una patente supone una regalía otorgable al inventor y a la institución desarrolladora, de al menos diez años de las ventas netas del producto.  A partir del décimo año la patente es liberada y puede ser de dominio y uso público, es decir, utilizable por cualquier industrial en la producción de un bien.  Mientras eso ocurre, el flanco de los años de protección permite un mejor rédito económico al explotador de los derechos comerciales.

Esto sólo es perfectible si y sólo sí la patente es comercializada e industrializada, ya que no todas son sujeto de este proceso, debido que muchas no llegan a ser lo suficientemente atractivas, no responden a las necesidades de una sociedad, o simplemente no presentan atractivo económico para su industrialización.  Para que este último proceso se desarrolle debe existir una acción previa que se denomina licenciamiento, y que explicado con simpleza, es el transcurso que permite entregar a un tercero la explotación industrial (fabricación) y comercial (producto puesto en el mercado) de la patente, a partir de la concepción de ésta como producto.

En este contexto, el país debe de generar los esfuerzos necesarios para que la acción de generar más patentes se logre, ya que en la actualidad la nación es productora de materias primas que se exportan sin un valor adicional, devolviéndose al  territorio como productos con propiedad industrial, marcas y modelo de negocio asociado.  Para que esto se logre, Chile ha adscrito en el año 2009 al Tratado de Cooperación en Materia de Patentes, lo que permite la internacionalización del proceso de patentabilidad, logrando con ello una mayor y mejor protección de las invenciones, con un procedimiento que permite su aplicación en 142 países, lo que a su vez, y por consiguiente, genera una reducción en materia de pagos de derechos y tramitación del proceso de registro y posterior concesión.

¿Y las patentes chilenas? Sí las hay, el país posee desde el 2008 alrededor de 20 mil solicitudes de patentes concedidas, de acuerdo al Instituto de Propiedad Industrial, es decir unas dos mil por año.  Aunque las cifras parecen suficientes, hay que detenerse a analizar.  Las patentes concedidas no significan a su vez el desarrollo de un producto, puesto que muchas de éstas no son rentables al momento de negociar su licenciamiento y comercialización. Otras, simplemente quedan en ese proceso, ya que en variados casos pertenecen a inventores particulares que no cuentan con los recursos para seguir con el proceso de búsqueda de un licenciatario.

Las Universidades, Centros de Investigación e Institutos del Estado aparecen como una fuente de producción de patentes,  aunque la mayoría de estas instituciones radican su esfuerzo en la investigación y el desarrollo, no logrando materializarse la necesidad de producción hacia la propiedad industrial, debido a que  la naturaleza declarada éstas es la generación de conocimiento. Aún así, existen algunos muy buenos ejemplos en donde a partir del patentamiento, se ha logrado licenciar y transferir tecnologías, y éstas a su vez se encuentran en el mercado.  ¿Lo triste?, la gran mayoría ha sido licenciada a empresas en el extranjero, debido a que en nuestro país es difícil que éstas se interesen por su explotación, básicamente porque en muchas ocasiones la tecnología desarrollada –que excede a la patente- no se encuentra lo suficientemente madura para iniciar este proceso, sumando a ello la necesidad urgente con que las empresas chilenas desean contar con la tecnología para ponerla en el mercado y recibir prontamente los ingresos por su comercialización.

Otra explicación es que una vez obtenida la patente, ésta por si sola no es fácil de ofrecer, puesto que debe formar parte de un conjunto de elementos que se sistematizan para ser transferidos a la empresa productiva comercial y no alcanza a ser el producto desarrollado. En variadas ocasiones solo se ha probado a nivel de laboratorio, no posee lo planos de producción y un sinfín de elementos que cualquier fábrica necesitaría para su producción.  En este sentido, falta aún que inventores, Universidades e instituciones puedan, a su vez, diseñar y desarrollar productos, quedando esta fase en el mayor de los amateurismos, por no existir ninguna institución que aporte a esta fase que es crítica antes de su ofrecimiento.

Otro elemento que merece ser parte del análisis es que Chile posee el triste indicador de inversión del 0,38% de su PIB asociado a investigación y desarrollo, que lo ubica en el lugar último lugar del ranking de países de la OCDE, donde, de acuerdo a un informe elaborado por el Ministerio de Economía en el año 2017, el gasto promedio de los países que integran ese pacto promedia el 2,48%.  El registro de Chile es once veces menor que Israel, que posee el liderazgo con un 4,25%.

El logro para que Chile se ubique en ligas avanzadas de producción de patentes y propiedad industrial, es de urgencia, ya que el desarrollo depende de este contexto, considerando que es por todos sabido que las materias primas constituyen elementos que se agotarán en algún momento, y la preparación para ese escenario debe iniciarse hoy.

A partir de lo anterior, sólo queda reflexionar la importancia estratégica que tienen las patentes para el país, en donde la generación de propiedad industrial no es ni un desafío ni oportunidad, sino más bien una imperiosa necesidad.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Luis Meza

26 de abril

Un par de observaciones a la publicación. La primera, la autora define la Propiedad Industrial como las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas…., pero, dicha definición corresponde a la Propiedd Intelectual, siendo la Propiedad Industrial una parte de la Propiedad Intelectual. En segundo lugar, las patentes de invención suponen una regalía de 20 años para su titular y no de 10 para su inventor (titular e inventor pueden ser distintos), los Midelos de Utilidad otorgan 10 años de protección. Por último, faltó explicar la territorialidad de las patentes de invención, para entender mejor el porqué algunas patentes son licenciadas en el extranjero y no en Chile. Si una patente de invención no fue presentada en el extranjero, en un país determinado, en dicho país se podría desarrollar la materia divulgada sin que el titular o el inventor reciba algún beneficio.

26 de abril

Juan Luis.
buenas noches, gracias por los comentarios. Lo primero, la definición es a partir de lo que la propia Organización Mundial de Propiedad Industrial define, por ello es extracto específico de su página. Es además la institución donde me formé. Atendido esto, igualmente su comentario es válido, aunque no es excluyente.
En segundo lugar, traté de hacer el análisis lo más breve posible, no entrando en el detalle de cada una de las formas de cómo se entregan las regalías, esto para el lector que por primera vez se interna en este tema. Lo mismo para el caso de las territoriales, que en cuyo caso la obra se encuentra protegida vía el Patent Cooperation Teatry al que Chile ha adscrito desde el 2009.
Esta es mi primera incursión, más adelante iré haciendo otros alcances para ahondar en lo que Ud. precisa. No soy especialista en la materia, sólo me he formado a partir de mi experiencia en el contexto de entender el patentamiento como parte fundamental de la entrega de licencia de expolotación, siendo la patente propiamente tal parte del paquete de transferencia tecnológica en el caso de una invención transferible al mercado, que es donde quise hacer mis esfuerzos.
Agradezco los aportes, y le invito a hacerlos extensivo, puesto que justamente es lo que busco al indicar que el desarrollo tecnológico y patentamiento es la vía para el desarrollo del país.
Saludos cordiales,

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?