#Sociedad

Y arriba quemando el sol

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Esta semana no he dejado de conmoverme con el comportamiento ejemplar de la gente, de sentirme orgullosa y admirada por su temple y de hacer pucheros emocionados con los que comparten el agua potable que les queda, con los que organizan ollas comunes a la intemperie, empujan las sillas de ruedas de los abuelos de otros hacia los cerros en cada alerta, y acunan a los niños propios y ajenos. 

Dos terremotos al hilo en el Norte Grande. DOS. Los nortinos, ejemplares y con un temple de platino, evacúan seguramente aterrados, pero sin histeria, con sus niños, sus mascotas, sus viejos y su historia larga de aperre contra todas las adversidades de la naturaleza y las injusticias de los hombres.

Chile es aguantador. Flaco, largo, triste, lejano, porfiado y aparentemente irrompible. Ningún país del mundo (salvo Japón, tal vez) puede contar la supervivencia de dos catástrofes naturales tan seguidas. Pero estamos cada vez más frágiles, empeñados en corroer la fuerza natural que debería darnos nacer en esta tierra que se mueve fuerte cada cierto tiempo y que se encarga de demostrarnos que nada es del todo seguro, ni del todo nuestro. Ni siquiera nosotros mismos.

Nos debilita la televisión con su grosería del rating, que deja todo de lado para contarnos como lloran y como sufren los afectados, para mostrarnos videos aterradores de gritos, vidrios rotos y sirenas, pero no se salta ni una sola tanda de comerciales. Nos debilitan las redes sociales con su estupidez desinformativa y opinante hasta el asco y la vergüenza. Nos debilitan las líneas aéreas, los colectiveros y los almaceneros abusadores que especulan con los precios sacándole el provecho negro a la tragedia. Nos debilitan los ladrones de poca monta que no le temen a los maremotos y entran a robar las casas que la gente deja sola para salvarse. Y nos debilitan los infaltables profetas del desastre: brujos, pastores fanáticos, sismólogos truchos y frentes fantasmas que abusan del miedo, de la ignorancia y de la vulnerabilidad de la gente.

Por supuesto, y afortunadamente, hay excepciones maravillosas en todas partes que nos recuerdan nuestra dignidad y nuestra fuerza. Hasta en la tele. Periodistas serios y mesurados, tuiteros responsables, almaceneros solidarios, sismólogos profesionales y vecinos generosos.

Sepan perdonar la auto referencia, pero recuerdo el terror que sentí durante meses después del terremoto del 2010. En Santiago, lejos del mar, sin tener que evacuar hacia ningún cerro, sin sirenas después de cada réplica, con agua potable, con luz, con Internet. Estaba aterrada, me sentía frágil, vulnerable y no quería separarme de los míos ni un segundo. Soy blanda y citadina, es cierto, y por eso no puedo ni imaginarme lo que siente cada nortino en las grandes ciudades y en los pueblos del interior (de los que tenemos muy pocas noticias), pero sí puedo acercarme desde la guata a sus miedos atávicos y a sus miedos concretos. A su rabia ante el abandono, el abuso de todo tipo y la precariedad.

Esta semana no he dejado de conmoverme con el comportamiento ejemplar de la gente, de sentirme orgullosa y admirada por su temple y de hacer pucheros emocionados con los que comparten el agua potable que les queda, con los que organizan ollas comunes a la intemperie, empujan las sillas de ruedas de los abuelos de otros hacia los cerros en cada alerta, y acunan a los niños propios y ajenos.

Una vez más Chile queda pilucho, sin ropa OCDE y con el maquillaje neoliberal corrido y chorreado. Y a la vez con la belleza pequeña, pero brillante y luminosa que le otorga la desnudez a los cuerpos realmente vivos. 

Gracias nortinos, por el espejo, por la lección de humildad, por la garra. Y todo el aguante.

———-

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
cindy-iriarte

04 de abril

Humana, real, sencilla y profunda visión de cómo impacta en el “sur” del norte grande la belleza de tanta gente anónima, su templanza y enseñanza…. me quedo con eso. Gracias Vale!

Francisca Contreras

04 de abril

Gracias Vale!!!
Se te extrañaba y mucho 🙂

Piba Fabregat

04 de abril

Welcome back, Vale! Te echábamos de menos…

Cristian

05 de abril

Muy buenas las palabras con las que cierras!

Sheyla Etcheverry Muñoz

06 de abril

Me emocioné, y es verdad el nortino es un ejemplo; vivo en Iquique hace mucho tiempo, pase el terremoto en Pisagua, dormí una noche a la intemperie y me sentí muy segura en medio de toda esta gente que no conocía.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Un factor de riesgo es aquella instancia que puede llegar a provocar un daño, patología o lesión, sea física o sicológica en los trabajadores, y que tenga su origen en el entorno o las prácticas labor ...
+VER MÁS
#Trabajo

El riesgo psicosocial como una herramienta generadora de valor

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado