#Sociedad

Vientos de cambio

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy, nos ha tocado caminar a través de fuertes vientos  ¿Y para qué podrían ser útiles estas ventoleras? Podríamos observar este fenómeno, como una invitación a movernos, forzar los límites y dejar pasar el aire fresco a nuestra historia presente.

Estos movimientos nos podrían desplazar levemente de nuestro centro o lo que creemos que es, o bien, zarandearnos hasta la ruptura.


Levantarse es romper una historia que creíamos oída y cerrada. Levantarse y arrojar la carga, es romper con la previsibilidad de la historia, refutar la regla según era pensada.

Cuando nos sentimos como un cansado Atlas, obligado a cargar el cielo sobre sus hombros o como una Eva castigada con el sufrimiento y su condición mortal. ¿No sería posible imaginar a un Atlas, en una decisión que cambiase el curso de las cosas, lanzando el mundo por la borda? O ¿Desear a una Eva autónoma, liberada de toda culpabilidad y obediencia a su autoridad custodia y exenta de exigencias corporales?

No sentir miedo, sería ir contra una condición humana, pero asumir que, con miedo y todo, podríamos mirar las cosas con otra perspectiva y descubrir que, a lo mejor, sostenemos un cierto pasado que, este estado presente, lo quiere mantener prisionero, inconsciente y sepultado.  Para eso son los vientos, para mover, derribar, despejar incluso para revolverlo todo si es necesario.  El asunto es, como encontramos o dejamos que asome el coraje para tal hazaña.

Encontrar un espacio acogedor donde podamos levantarnos y regenerarnos de aquellos movimientos cíclicos, no está allá “afuera” sino que, dentro de nosotros mismos.  Como asumimos los acontecimientos, marcaría la diferencia en que la tormenta nos eche abajo las paredes o solo nos suelte algunas tejas del techo.

Levantarse es romper una historia que creíamos oída y cerrada.  Levantarse y arrojar la carga, es romper con la previsibilidad de la historia, refutar la regla según era pensada.

¿Cómo también liberamos a nuestro cuerpo en relación a este movimiento? ¿Cómo dejamos que se exprese libremente?  Libre, en relación a su propia corporalidad, libre de una errónea interpretación normalizante sobre la materialidad de nuestros cuerpos.  Discursos como mecanismos disciplinadores, que de nada ayudan y solo nos apresan y castigan por posicionarse fuera de toda regla impuesta socialmente.  Agitemos nuestros pañuelos blancos para decir basta a la hegemonía corporal, necesitamos modos de vida que permitan vivencias desafiantes ante los cuerpos sin patrones.

Michel Focoult, filósofo Francés, desarrolla muy claramente la idea de corporalidad y habla del poder biopolítico, el cual, en esta sociedad moderna, busca modelar los cuerpos en un sentido deseado que sabemos sería;   belleza, juventud, delgadez y por ende,  felicidad. Es muy interesante lo que plantea Foucault, porque sostiene que las sociedades modernas, en la cual vivimos y crecemos,  se organizan en el detalle, las estadísticas y de los máximos rendimientos que genera el efecto de naturalización de una norma estandarizada, en la cual solo podemos estar de uno u otro lado,  al lado de lo normal o al lado de lo patológico, y lo patológico se debería solucionar y superar.

Cuanta exclusión, desvalorización y vergüenza produce la estigmatización pública sobre nuestros cuerpos y la exigencia a la corrección. A esta desobediencia corporal es a la que nos invita a revelarnos. ¡Que difícil¡  pero no imposible,   todo movimiento de revuelta interior implica valor.

¿Cómo nos abrazamos en lo diverso? pero aceptándolo de verdad, no como un mero hecho de complacencia hacia los otros o un fenómeno enigmático sin solución, ¿Cómo tomamos suficiente fuerza para nuestras luchas, en estos tiempos que lo requieren con tanto ahínco?

Para levantarnos y levantar al mundo hacen falta gestos, deseos y profundidades para ello.  Respiremos estos aires revueltos, sintamos en nuestra cara la frescura del otoño,  envolvámonos honesta y cariñosamente con nosotros mismos y con generosidad y hospitalidad hacia los otros.

¡Sintámonos bambúes nobles y flexibles a campo traviesa¡  ¡Vengan vientos, vengan todos, de Norte, de Sur, de Este y de Oeste.   No estamos solos, somos miles.

TAGS: #Cambios

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Gaby carrillo

01 de Octubre

Leer este tipo de contenido, que sale de lo.común o de lo que está.de.moda, ayuda a tener otras miras, a aprender y enfocar nuevos temas , que tienen que ver con nosotros mismos, con quien somos en realidad, no con quien debemos aparentar ser..
Me encanta , ojalá publiquen más
Saludos desde Bolivia.

Marco

02 de Octubre

Excelente columna.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo