Una estatua para Piñera - El Quinto Poder
#Sociedad

Una estatua para Piñera

12 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Quienes logran ser Presidente de la República anhelan pervivir a la muerte convertidos en estatuas. En algún momento de la campaña, buscando el sueño tras la visita al décimo poblado entierrado, o incluso después de ser elegidos, secundados por la escolta policial motorizada, en esos minutos preciosos en el que el celular no suena, en que la contingencia deja de acontecer, nuestros prohombres y nuestra promujer se imaginaron cristalizados, perpetuos, petrificados, libres de la necesidad de convencer y parecer.

Sus madres recuerdan que de niños ensayaban discursos, organizaban rifas, pintaban para eso. Ellos se lo terminaron creyendo, y transformaron el futuro en una nostalgia de postales probables: de pie sobre un auto descapotable, refiriéndose al alma de Chile en cadena nacional, inmensamente queridos y respetados, abrazados a sus hijos en una fotografía que invita a la posteridad.

Convertido en estatua, cuidando algún borde de la Plaza de la Ciudadanía, Sebastián Piñera quizás alcance aquello que tan esquivo le ha sido en vida: el respeto solemne. No lo respetan los empresarios, que lo ven como un especulador que prefiere la rapidez a la corrección. Tampoco lo hacen los conservadores, porque nombra a Dios casi siempre en vano y aparece cada tanto abrazado con homosexuales que aspiran a que se les reconozca su plan de vida. No lo respetan los políticos de profesión, porque lo ven como un hombre de afanes confusos. No lo respeta la gente de derecha, porque constantemente cede en lo fundamental sin siquiera mantener lo más importante, el motivo final de toda contienda: el orden. No lo respeta la UDI, porque ellos permitieron que fuera presidente y sin embargo los hace ingresar en el gabinete a regañadientes y con atraso. No lo respetan los intelectuales, porque abusa de las citas célebres y los carriles manifiestos. No lo respetan los tímidos, porque lo encuentran avasallante. Lo miran y ven a un tipo entrando a la feria sin saludar, poniéndose el jockey del primer verdulero que se le aparezca, siempre sonriente, prepotente y socarrón.  

Pensando en la estatua de Piñera doy con la del último presidente de derecha que hubo en Chile, elegido por la buena, claro está: Jorge Alessandri Rodríguez. Veo a don Jorge con abrigo largo y bufanda. Su imagen definitiva busca esquivar un frío intenso, nos avisa que su visión de mundo tiene más que ver con el guarecerse que con el bucear y andar en helicóptero. Nos advierte que a veces, más que querer ser el mejor de la clase, el más parlanchín, el más divertido e inteligente, bien vale escuchar arropado lo que tienen los demás para decirnos. Bajo su imagen se lee lo siguiente: “Aquellos que nos juzgan por la seriedad de nuestro rostro o por el retraimiento social de nuestras vidas, tal vez olvidan que en la soledad surgen y maduran las grandes inquietudes del hombre”. ¿Será posible imaginar situación más ridícula que dicha máxima bajo el busto de Piñera? ¿Cuánto pudo cambiar nuestra derecha en menos de 50 años? Cuando se habla con tanto entusiasmo sobre el retorno del gobierno a la matriz autoritaria del sector que representa, cómo desearía uno que retornaran también a aquello que los hacía dignos de reconocimiento hace tan poco: la austeridad, el decoro, la justeza. Como quisiera uno que volvieran a defender el orden como bien supremo, pero recordando a Andrés Bello, no a Augusto Pinochet.

Menos twitter, nueva forma de gobernar, cueca con final a lo Matador Salas, gira mundial, camisa arremangada y sonrisita incombustible. Quizás lo que le falte al hombre del 26% sea algo mucho más sencillo y fácil de conseguir: un poco de retraimiento y soledad para ver si desde allí –no desde las encuestas ni la agenda noticiosa instantánea– surge alguna inquietud noble. Alguna idea seria, de largo plazo, serena, reflexiva, ponderada. Alguna iniciativa que haga que en esa estatua que con seguridad existirá en algún momento su ego pueda descansar sin temor a lo llenen de graffitis en alguna revuelta del futuro. Algún momento de paz para que bajo su estampa no diga ni que “vamos a ganarle la batalla a la delincuencia”, o que “uno no destruye pirámides porque se hayan perdido vidas al construirlas” o que “en 20 días hicimos lo que otros no hicieron en 20 años”. Una estatua que le recuerde ese otro chilean way que está enterrado entra tanto mall, powerpoint, PhD, autopistas y celulares con Internet. Una que lo haga descubrir el valor de la quietud y el silencio.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de octubre

Esta “debacle” de la imagen de la derecha tiene otro precedente del cual tengo memoria: el candidato Büchi. Él, que fue a la montaña y esta le hablo, tal como a nuestro actual ministro de economía le hablo otro santón de la derecha. La ridícula. La que no tiene empacho en decirse “democratica” y pedir que “las instituciones funcionen”, pero no dudan en llamar a los milicos cuando las cosas se le ponen complicadas. Que no trepidan en hablar de sociedad y familia pero ven con pavor cuando una sociedad se alza para reclamar sus derechos y pide que sea escuchada.
Jorge Alessandri, ser de derecha abrigado y adusto. Hijo gatito de un león despota. Que paseaba su sensible figura por las calles de Santiago. Respetado, si, respetado, pero de entre sus admiradores, salieron los peores y menos democráticos personajes de nuestra historia política: uno de ellos, el niño Guzman y sus locuras mesiánicas. Precursor de matar la democracia antes que exponerla a la divergencia. Antisocial de tomo y lomo. La derecha, a mi modo de ver, siempre fue la misma ridiculez. Piñera solo reúne lo peor de esta ala de la clase politica que jamás va querer que la chusma inconsciente sea parte deliberante en su apuesta democrática”.
Salut.
dG

11 de octubre

Hola Daniel: Es interesante lo que notas, se supone que Guzmán admiraba a Alessandri, pero no me imagino a Alessandri contento con lo que ha resultado ser la UDI. Es la vieja dialéctica maestro / discípulo. Efectivamente son la misma Derecha en el fondo, pero en la forma hay diferencias importantes. Se trata de distinguir entre Andrés Bello y Pinochet. Bello, que confió en el presidente ser el patrono de la Universidad de Chile, ¿estaría conforme con este patrono?
Te agradezco la lectura.

13 de octubre

Una estatua, en el futuro para Piñera, sería como la de la Sirenita en Copenhague: mirando el mar, confundido, pero alucinado, como gobierna hoy… felicitaciones por el artículo, voto por él.

13 de octubre

Muc has gracias, Felix, le has dado una nueva perspectiva a este asunto. Hay un aspecto central en todo esto que es ver las estatuas que nos rodean. A propósito de esto alguien me comentaba que la de Andrés Bello, afuera de la casa central de la Chile, es una réplica de la original, que está escondida en el patio interior, a salvo de la calle y sus vaivenes.

14 de octubre

Hola PAto,
como siempre es un gusto leer tus artículos que me resultan un agrado y, este último, me hace pensar en lo importante que resulta hoy este llamado a la distancia, al silencio y a escuchar. Más que la habilidad de un buen negociador, las figuras que ocupan cargos de representación debieran tener esta actitud reflexiva, de verse articular palabra en la medida que las pronuncian, por un lado. Y que lo pronunciado dote de signifacado el mundo que intentan describir, en vez de hacer de hacer un intento por vaciar las palabras aún más del poco significado que les va quedando. Creo que “por la boca muere el pez” podría ser un subtexto del pié de la estatua si el momento a congelar fuera un discurso en la ONU, por ejemplo.
Saludos fraternos,

14 de octubre

Qué tal, querido Pato.
La distancia entre la palabra y su significado, qué tema! Me dejas con un pensamiento recurrente para este fin de semana. Es increible que sea Alessandri, no precisamente un progresista, quien signifique en estos momentos la ponderación. A lo que hemos llegado.
Abrazo,
P.

14 de octubre

Nos interesa realmente que la derecha vuelva a sus ideales de orden de acuerdo a sus estándares históricos? o que represente austeridad, religiosidad, justeza, o lo que se quiera definir? A mi no me parece importante, ni relevante la imagen superficial de la derecha, ni su presentación personal local o frente al mundo (puede que sea una vergüenza para l@s chilen@s que nos represente Pinera y preferiríamos una figura mas seria como “don jorge” pero en el fondo que cambia? a caso don jorge no hubiera reprimido las manifestaciones en favor de una educación gratuita y de calidad? o a lo mejor hubiera estado a favor de legislar por una mayor igualdad entre las personas en chile?) , mientras sus ideales continúen basados en fundamentalismos, generalmente religiosos, que se quieren imponer por la fuerza (moral o de armas) a la sociedad toda. Ademas creo que debemos cuidarnos de como nos expresamos de las personas con una orientación sexual que no es la mayoritaria. Hablar de que se abraza con homosexuales, me parece ofensivo para el “homosexual” como si perteneciera a un planeta distinto o fuera de otra especie o tuviera alguna enfermedad contagiosa, entiendo el uso de palabras para impactar, pero también debemos tener responsabilidad de como nombramos a las personas y lo digo como una “homosexual” que preferiria no ser abrazada por PInera.

14 de octubre

Hola Sandra:
Consideraciones de estilo: lo de “abrazar homosexuales” es escrito precisamente desde el punto de vista de los conservadores, como lo dice la frase, en plan de parodia. Pero si la parodia no se entiende entonces tienes un punto, es un concepto que suena un poco grueso leído de ese modo.
Sobre la derecha en el fondo y en la forma: la comparación con una estatua es precisamente porque se quiere conversar de forma, no de fondo. Las estatuas son una construcción estética, y es a esa estética a la que me refiero. No considero a Alessandri menos de derecha que Piñera.
Ahora bien, si discutimos sobre el fondo, sí estoy dispuesto a defender que no es lo mismo Andrés Bello que Augusto Pinochet, y ambos son, a su modo, banderas de Derecha.
Te agradezco el comentario y la lectura atenta, y te mando un abrazo

enzo-abbagliati

14 de octubre

Muy interesante lo que apuntas, Sandra. Efectivamente, he notado en el último tiempo una tendencia a comparar a Piñera con Alessandri, y a ensalzar a este último. Pero hasta no hace mucho, Alessandri era “el momio de los momios”. Me tocó, por mi tesis de licenciatura en Historia, revisar mucha prensa de la época de su gobierno, y los ataques desde la prensa de izquierda (¡sí, en Chile hubo una época en la que habían periódicos de izquierda y con tiradas masivas!) eran furibundos. Entonces lo central como tú dices, no es un tema de apariencias, sino de las raíces más profundas de la derecha (o las derechas). En eso, uno ve en este gobierno una evidente pugna entre dos o más maneras de entender el mundo desde la derecha.

14 de octubre

Hola Patricio,
la verdad es que entendí que quisiste representar la voz de los conservadores, pero tu redacción puede darse para confusiones. Simplemente creo y prefiero el uso de lenguaje alternativo puesto que crea consciencia y también respeto, y la vez informa sobre cómo podemos nombrar las situaciones y a las personas de manera inclusiva. Por ejemplo, hablar de personas con una orientación sexual no mayoritaria que aspiran a un Chile mas justo, con leyes de matrimonio civil basadas en la igualdad, solo lo digo porque no estoy segura de que tod@s aspiremos a que se nos reconozca nuestro plan de vida, a simplemente a tener la posibilidad de casarnos o no como cualquiera otra persona, de heredar a nuestro ser amado lo que poseemos, o de que esa persona (que nosotras hemos elegido) la responsable de decidir sobre nuestra vida o nuestra muerte en casos extremos. Ahora bien, si hubieras citado las palabras de algún conservador entre comillas podríamos entender mas claramente que representan sus pensamientos y no los tuyos sobre el tema. Lamentablemente, y lo digo sin gravedad y con tono relajado (que por escrito no se si se transmita) al leer tus palabras sentí la frialdad de tu acercamiento al tema con el fin de probar un punto de tu discurso pero sin tomar el peso de la responsabilidad social que implica comunicarlo.
Con respecto a Andrés Bello vs. Pinochet, no te puedo dar una opinión objetiva, me formé como jurista en la Casa de Bello y el amor que se me inculcó por su figura, ya mítica, me ha deformado. Sin embargo algún día me atreveré a confrontar sus ideologías y criticarlas. Por supuesto que el uso de la fuerza, la represión, la violencia y la muerte no pueden compararse con el uso de pensamientos e ideologías. Yo tampoco diría que ambos son lo mismo en el accionar y en la violencia.
Un abrazo para ti también y espero leer otras columnas que escribas.

Hola Enzo,
que interesante seria volver a tener una prensa responsable, critica, no vendida y consciente del poder de cambio social que puede tener con sus publicaciones. Pero supongo que instancias como éstas y las nuevas tecnologías de la información han reemplazado de alguna forma la imprenta y está en nosotros difundir el pensamiento crítico que provoca cambios sociales. Concuerdo contigo en cuanto a la dualidad de la derecha, incluso su personalidad múltiple, pero eso también le ocurre a la concertación, e incluso a la izquierda más dura. Escuchamos discursos sobre libertad e igualdad, pero lo primero que se vende cuando hay que llegar a consensos son los derechos de las mujeres y ni que hablar de los derechos sexuales y reproductivos. En favor de la represión del cuerpo de la mujer vas a encontrar aliados de todas las tendencias políticas. Son tiempos complejos y así también tendrán que ser nuestros análisis.
Un saludo desde lejos.

14 de octubre

Hola Enzo: En esa pugna entre dos maneras de entender el mundo desde la derecha, ¿no ves la estampa de una más republicana que la otra? Otra cosa: los medios de izquierda contra Alessandri demuestran la existencia de una izquierda. ¡Imagínate lo que dirían esos mismos medios de Piñera hoy!

14 de octubre

Sandra: Estudié en esa misma facultad, es cierto que aprendemos a respetar a Bello como un argentino respeta a Perón. Habría que fomentar una distancia crítica.
Sobre lo del matrimonio homosexual, y el respeto de las formas de vida, recojo tu crítica porque quiere decir que no me expresé bien. Como ciudadano formado en el amor de la familia y los amigos, creo en el amor y me emociona que en una sociedad dos personas quieran amarse y protegerse, y en ese plano no veo diferencias entre el sexo de los contrayentes ni veo motivos para establecer reconocimientos diferenciados.
Sobre mis columnas, es un honor que las tomes en cuenta. En este par de años de funcionamiento de El quinto poder he publicado una veintena, te mando un par que me dejaron bien contento de entre las últimas. Un abrazo!
http://elquintopoder.cl/fdd/web/justicia/opinion/-/blogs/aute-y-gutierrez
http://elquintopoder.cl/fdd/web/cultura/opinion/-/blogs/facundo-y-los-otros

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La institución, por algún motivo que se desconoce, no suele homenajear de la manera que se debe a uno de los más importantes egresados que ha tenido la universidad
+VER MÁS
#Política

La deuda de la Universidad Católica con el ex presidente Eduardo Frei

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda

No se cansan de imponer sus ideas, no se cansan. Impusieron su gobierno con un golpe, pero no se cansan. Persiguieron y acosaron, pero no se cansan. Capturaron y encerraron, pero no se cansan. Torturaro ...
+VER MÁS
#Política

No se cansan

¿Qué tipo de liberalismo es aquel que para ampliar las libertades individuales se ve en la necesidad de aumentar el tamaño del Estado y, por ende, su influencia en la vida social, económica y cultural d ...
+VER MÁS
#Política

Libertad con cargo al Estado

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje