#Sociedad

Un debate de mentiras

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Si algo queda en claro cuando la polarización aumenta es que la verdad (o lo cierto, mejor dicho) deja de tener la relevancia que alguna vez tuvo.  No me refiero con esto a las afirmaciones relativas, aquellas que se sustentan en ideas, nociones, ideologías incluso, que siempre son y han sido debatibles.  Me refiero a la pura y dura certeza. A la de los hechos.


El basar la disputa ideológica en mentiras no es patrimonio de un sector en particular. Se ejerce desde quienes se sienten cercanos a la derecha y a la izquierda, colectivistas y neoliberales.

Tras el fin de la dictadura cívico-militar, fue desde el primer gobierno de Sebastián Piñera que la polarización política fue acrecentándose y generalizándose en el país. No porque el actual Presidente tenga responsabilidad especial en ello, sino por el hecho de que un grupo importante de adherentes de derecha, que durante años estuvieron casi en la clandestinidad por la regencia concertacionista, tuvieron su momento de salir a la luz.  Y así, disputar en el espacio público los sentidos colectivos.  Con la confrontación que ello involucra, ya que la homogeneidad tiende a carecer de matices.  De divergencias.

Las redes sociales también han hecho lo propio.  El costo relativamente bajo que conlleva decir lo que a uno se le antoje protegido por la virtualidad, ha hecho emerger todos los Hyde que llevamos dentro.  Esos señores y señoras que en el mundo digital están disponibles para asesinar a quien se les cruce tras la pantalla del computador o del teléfono.  Sus verdades, las propias, no las de los otros, ameritan la aniquilación de quien difiere.

Pero esta es solo una de las facetas.  La otra cara de la misma moneda es el desapego a lo incontrastable.  En esta caben tanto quienes difunden versiones e historias no confirmadas, como quienes se hacen eco y opinan sin tener certeza de que lo reseñado es cierto.  También, obviamente, quienes inventan de plano falsedades para lograr sus objetivos.

En todos estos casos da lo mismo lo cierto.  Tanto así que cuando uno se enfrenta a este tipo de mensajes es inoficioso oponerle informaciones chequeadas. Se pasa sobre ella como si de un ser invisible se tratara o, en el mejor de los casos, se sale con el argumento que “el desmentido debe ser falso o parte de una operación”.

El basar la disputa ideológica en mentiras no es patrimonio de un sector en particular. Se ejerce desde quienes se sienten cercanos a la derecha y a la izquierda, colectivistas y neoliberales.

Tampoco tiene clase social, cuando incluso nuestro Presidente de la República en más de una vez ha recurrido a ella para zafar.  El impasse con la foto en Plaza de la Dignidad, donde argumentó que iba de paso, es solo el último y tragicómico ejemplo de su compulsión a salir jugando. Aunque sea cometiendo faltas al fair play.  Si ese ejemplo da la máxima autoridad del país, ¿qué queda para el resto?

Sería filosóficamente desafiante que esta tendencia a priorizar los objetivos personales partiera de una mirada íntima sobre qué es mejor para la sociedad.  Decir la verdad aunque se mantenga una injusticia, por ejemplo. vs. mentir y terminar con ella.  Que tal fue la profunda –y sicópata, hay que decirlo- reflexión de Raskolnikov cuando, en la novela de Dostoviesky, asesinó y robó a una anciana prestamista.  En su opinión ese dinero haría mayor bien social si estaba en sus manos, joven universitario, que en las de la vieja usurera.  Por muy sociópata que sea la imagen, algo de colectivo hay ahí.

No, creo que no son esas reflexiones las que hacen tener tan poco apego a lo cierto.  Es simplemente un liberalismo exacerbado, donde los principios comunes ya no tienen razón de ser en el empeño por ganar una partida.

Por cierto que la mentira como arma de acción política no nació hoy.  También es cierto que ha habido momentos oscuros, en Chile y en otros países, de unos y otros signos, donde no solo la falsedad ha sido herramienta. También el asesinato y la tortura.  Pero que ese pasado de horror no nos ciegue a reconocer que validar la mentira como puntal de nuestra relación social es parte también de lo que debemos mirar en la crisis actual.

TAGS: #FakeNews #Ideología diálogo Tolerancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas