#Sociedad

Soberanía alimentaria. Apuntes para una discusión ciudadana

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen propia

El marco de discusión constitucional en el que nos encontramos ha ofrecido un caldo de cultivo importante para el debate sobre el derecho a la alimentación y algunos de sus conceptos adyacentes más importantes como lo son la seguridad alimentaria y la soberanía alimentaria. El primero porque ha suscitado el pilar de la política alimentaria actual a escala global  (industrial y transnacional) y la segunda como una respuesta desde el movimiento campesino y las comunidades territoriales a los múltiples impactos económicos, socioculturales y ecológicos que el sistema alimentario ha dejado en su camino y que ya en algunos países no solo se ha consagrado constitucionalmente sino que además se ha transformado en un régimen de desarrollo como tal como en el caso de Ecuador entre otros.


En el mundo, un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o desperdicia, lo que representa unos 1.300 millones de toneladas de alimentos al año

Entre varias cosas la importancia de esta reflexión está en que, a diferencia de otros 14 países de la región, ni la Constitución del 80 ni sus posteriores modificaciones incorporan el derecho a la alimentación con su respectivo rango constitucional. La FAO ha recomendado al Estado chileno que se le otorgue reconocimiento al derecho a la alimentación en la carta fundamental y variados actores del mundo académico, social y ambiental han dicho que ya no solo se trata de un Estado que asegura la cobertura de requerimientos nutricionales, sino de leyes y políticas que integren las dimensiones del fenómeno alimentario.

El sistema alimentario mundial, complejo y multidimensional, se ha radicado normativamente en el derecho humano a la alimentación sujeto – como dijimos –  a la  “seguridad alimentaria”, la cual se alcanza cuando “todas las personas tienen acceso físico, social y económico permanente a alimentos seguros, nutritivos y en cantidad suficiente para satisfacer sus requerimientos nutricionales y preferencias alimentarias, y así poder llevar una vida activa y saludable”(1). Esta definición, constituida como una aspiración al combate contra el hambre, ha contenido los elementos suficientes para que se fortalezca un mercado alimentario global altamente industrializado e hiper productivista, que si bien ha contribuido a la disminución de las personas que sufren hambre en el globo, terminó por cuajar una serie de desequilibrios culturales, ecológicos y sanitarios que aparentemente no tienen respuestas dentro de este mismo sistema.

En el mundo, un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o desperdicia, lo que representa unos 1.300 millones de toneladas de alimentos al año (2). Paradojalmente son cerca de 690 millones de personas las que aun pasan hambre a nivel mundial, lo que equivale 8,9 % de la población mundial, previendo un aumento de 10 millones de personas en un año y de casi 60 millones en cinco años(3), cifras que se agravan dramáticamente en contexto pandémico. Por su parte el aumento de personas con mal nutrición, en especial niños y niñas, ha sido significativo abriendo aceleradamente al paso a enfermedades como la obesidad, la diabetes y el cáncer solo por nombrar algunas. Tampoco se puede obviar que la producción alimentaria es responsable del 30% de los gases efecto invernadero que producen el calentamiento global y que las tensiones territoriales producidas por el despojo del agua, la tierra y la semilla por parte de la industria extractivista y el agronegocio, la pérdida de agrobiodiversidad, la contaminación por agrotóxicos y la proletarización de la masa campesina están profundamente vivas.

Como respuesta desde el  movimiento social y campesino internacional nace la Soberanía Alimentaria, término acuñado por la Vía Campesina el año 1996 durante la Cumbre Mundial de la Alimentación, dotando de un profundo sentido político a las resistencias ante las radicales transformaciones productivas post segunda guerra mundial, las que redundaron en la total tecnificación y artificialización de la agricultura durante la segunda mitad del siglo XX y la consolidación del capital agroalimentario trasnacional como supra estructura que debiese solventar las políticas de seguridad alimentaria en el planeta.

En principio, la soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos, de sus Países o Uniones de Estados a definir su política agraria y alimentaria, sin dumping frente a países terceros. Incluye priorizar la producción agrícola local para alimentar a la población; el acceso de los/as campesinos/as y de los sin tierra a la tierra, al agua, a las semillas y al crédito; el derecho de los campesinos y campesinas a producir alimentos y de los/as consumidores/as a decidir que quieren consumir, como y quien lo produce;  el derecho de los Países a protegerse de las importaciones agrícolas y alimentarias demasiado baratas y con precios agrícolas ligados a los costes de producción; la participación popular directa en la política agraria de un país o región(4). Si bien no es objeto de este escrito desmenuzar los componentes de su definición, se puede reconocer que es a partir de estos elementos que el concepto se ha ido ampliando y contextualizando a las múltiples singularidades que expresan las culturas del mundo, adoptando formas y énfasis de acuerdo a sus realidades vividas.

De acuerdo al sociólogo brasileño Breno Bringel, la soberanía alimentaria es, de algún modo, una expresión contemporánea de lo que conocemos como soberanía popular (5). Tensionada y resquebrada, la soberanía de los pueblos se ha ido dislocando en la medida que son las fuerzas propias de la economía global las que la han despojado de territorialidad y que los mecanismos de representación institucional de los Estados y gobiernos donde esta recae se encuentran en profunda crisis de legitimidad social y política. Desde aquí una vuelta imprescindible de dar al concepto de Soberanía Alimentaria es que no se trata de solo un asunto entre países. Bringel sostiene que la soberanía alimentaria no está vinculada a la soberanía territorial del Estado, sino a una tensión entre múltiples territorialidades como por ejemplo, la territorialidad del agronegocio versus la territorialidad campesina, reconociendo además en dicha condición la posibilidad de intercambios de experiencias, saberes y marcos de protesta y propuesta entre diferentes movimientos sociales y organizaciones con una considerable lejanía territorial, pero con una amplia gama de referentes y problemáticas comunes(6).

En este punto es necesario reconocer que los conceptos de seguridad alimentaria y soberanía alimentaria no son realmente conceptos antagónicos, pero que tienen un sustrato ético y político diferente. La primera en realidad debiese subyacer a la segunda y a su vez esta, la soberanía alimentaria, ser el principal marco orientador en un reconocimiento constitucional del derecho a la alimentación. Estas ideas pueden inspirar las discusiones en torno a las garantías que un eventual Estado social de derechos, plurinacional y pluricultural, debiese otorgar en torno a la soberanía alimentaria considerando pertinencias territoriales y el ejercicio del poder local.

Referencias

(1) FAO (2012) Documento Comité Seguridad Alimentaria Mundial N° 39 – Roma. Consultado en http://www.fao.org/3/MD776s/MD776s.pdf

(2) FAO (2012) Pérdida y desperdicio de alimentos en el mundo – Alcances, causas y prevención. Roma. Consultado en http://www.fao.org/3/i2697s/i2697s.pdf

(3) FAO (2020) Seguridad alimentaria y nutrición en el mundo. Roma.  Consultado en http://www.fao.org/documents/card/en/c/ca9692en

(4) LA VÍA CAMPESINA (2003) ¿Qué significa Soberanía Alimentaria? Consultado en https://viacampesina.org/es/quignifica-soberanalimentaria/

(5) y (6) Bringel, B. (S/F) Soberanía alimentaria: la práctica de un concepto. Consultado en http://www.2015ymas.org/IMG/pdf/Soberania_Alimentaria_Breno_Bingel.pdf

 

TAGS: Derecho a alimentación Soberanía Alimentaria

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática