#Sociedad

Show me the money!

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo es en que ludopatía es un trastorno de la personalidad, que afecta la vida familiar, comunitaria, social. Y aunque al revisar la historia de la discusión de la Ley de Casinos es posible ver que el tema fue planteado en el debate parlamentario, alguna mano mora se las ingenió para que no quedara alusión alguna al tema en la legislación promulgada en enero de 2005.

El domingo 31 de marzo se conocieron dos casos de personas que se habrían quitado la vida en instalaciones de casinos de juego; un joven de 35 años en el hotel del Dreams de Valdivia y una mujer de 53 en el del Monticello de San Francisco de Mostazal.  Dentro de los motivos que se investigan como eventuales causantes de ambos suicidios estaría la ludopatía, trastorno sicológico que deriva en adicción a los juegos de azar.

La Ley de Casinos original no contempló medida de prevención alguna al respecto.  Es más, en ninguna parte del texto legal aparecen conceptos como ludopatía o adicción al juego.  Es por esto que en la actualidad se tramita en el Congreso –ya en segundo trámite constitucional- un proyecto que establece medidas específicas sobre la materia y el cual, luego de haber sido aprobado por el Senado, está radicado –durmiendo más bien- desde julio de 2009 en la Comisión de Gobierno Interior, Regionalización, Planificación y Desarrollo Social de la Cámara de Diputados.

Desde que se decidió autorizar nuevos casinos de juegos en diversas ciudades del país se discutió el impacto que éstos podrían tener en las economías locales.  No sólo positivos sino también negativos.  En el caso de Aysén tal debate era en especial relevante toda vez que varias autoridades municipales y de gobierno expresaron recurrentemente su satisfacción porque la región contara con alguno de aquellos recintos, lo que ocurrió definitivamente en Coyhaique en mayo de 2012.

En tal anhelo no cabía cuestionamiento alguno.  No sirvió de nada recordar que estos establecimientos, muchos de ellos con propietarios no asentados en la zona, son verdaderas centrífugas de circulante, succionadoras de la liquidez de la productividad de las comunidades locales.  Porque aunque parte de esos recursos (un 20 % de los ingresos brutos) llega a municipios y gobiernos regionales por concepto de patentes, en el fondo éstas son financiadas en su gran mayoría conel dinero de la gente que vive en el lugar.

A esto  se agrega que como la principal fuente de ingresos de los casinos es el juego, les es fácil competir a precios bajo mercado con los hoteles y hostales, restoranes y centros de eventos ya instalados, muchos de ellos de familias que reinvierten sus utilidades en la propia comunidad al comprar en el comercio local, al matricular a sus hijos en los establecimientos educacionales, al tomar el colectivo, comprar en el kiosco, etc.  Esta a la base de lo que se conoce como desarrollo económico local y el por qué las cadenas no son consideradas como aporte relevante en este modelo.  La idea no es que desaparezcan los comercios nacionales y extranjeros, sino que operen con regulaciones que fomenten el bien colectivo comunitario y no el simple negocio de algunos.

Pero de nada sirvieron las sugerencias e incluso hoy es común ver a diversos servicios públicos realizar gran parte de sus actividades en hoteles de cadenas, incluidas las republicanas y ciudadanas cuentas públicas.

El caso de Aysén es paradigmático.

Uno de los fundamentos para instalar un casino en la zona fue el fomento del turismo, en circunstancias que el target evidente de la Patagonia es el visitante nacional y extranjero que llega atraído por su biodiversidad, su naturaleza en estado natural y su tranquilidad.  Aún no conozco a alguien que llegue hasta esta lejana tierra exclusivamente para probar suerte en el casino, cuando existen muchos otros más cerca de las grandes urbes.  Quizás me podrán decir que estas instalaciones se convierten en un plus, y es allí donde uno tiene que poner en la balanza todas las variables.

Que se me entienda.  No tengo problema alguno con este tipo de recintos en términos morales.  Mi tema, como he dicho en las líneas previas, es el desarrollo económico local sustentable.

Y, como explicaré ahora, la salud pública.

Si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo es en que ludopatía es un trastorno de la personalidad, que afecta la vida familiar, comunitaria, social.  Y aunque al revisar la historia de la discusión de la Ley de Casinos es posible ver que el tema fue planteado en el debate parlamentario, alguna mano mora se las ingenió para que no quedara alusión alguna al tema en la legislación promulgada en enero de 2005.

Autorizar la instalación masiva de estos negocios sin asociarlos a medidas preventivas es lo que podemos calificar de irresponsabilidad legislativa.  Lo único que interesó, al final del día, fue el dinero.  El “money”, como diría un dealer cualquier.

Porque pensaren el bien común no se remite sólo a balances, y números azules y rojos en la planilla Excel del financista.  Una correcta medida habría sido, por ejemplo, que junto con permitir los casinos se implementaran campañas de salud pública de prevención y rehabilitación vinculadas a su operación.  Con cargo, por cierto, a los concesionarios de tan lucrativo negocio, que en 2012 tuvo un flujo de seis millones de clientes, los que en sus máquinas apostaron más de US$ 7 mil millones (en los 17 que entraron en funcionamiento en los últimos años).

Eso hubiera esperado un ciudadano como uno de sus representantes y autoridades.  Que evalúen todas las variables involucradas en las decisiones que adoptan y no sólo las que se refieren a los aspectos mercantiles relacionados, como tan bien lo plasman Cuba Gooding Jr. y TomCruise en la escena de “Jerry Maguire”que da vida a la frase que encabeza esta crónica.

La que quiere hacernos creer que el “show me the money” es el único leit motiv movilizador del ciudadano devenido en consumidor.

———

Foto: Facebook Casino Dreams Coyhaique

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

El petitorio expresado por los dirigentes de la zona norte, apuntan básicamente hacia obtener mayores recursos para congelar el precio del petróleo por más tiempo
+VER MÁS
#Economía

Respeto al diálogo

El Estado y el mercado deben tener una importancia relevante equitativa en el sistema democrático; ninguno de estas dos esferas, debe hacerse con todo el poder político-económico, como sucede bajo el neo ...
+VER MÁS
#Economía

Chile y Suecia, neoliberalismo en dos tiempos: algunas enseñanzas

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática