#Sociedad

San Jacinto: El primer escándalo de abuso sexual de la iglesia chilena

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los procesos de escándalos que involucran a religiosos de la Iglesia Católica han marcado la última década. En Europa y Estados Unidos la hebra de la madeja ha llevado a revisar denuncias históricas. En Chile esto no ha sucedido presentándose como un fenómeno nuevo sin antecedentes. El caso del colegio San Jacinto, del que escribo, y el rastro dejado por Alfredo Gómez Morel en su novela El Río indican lo contrario

Eran las 12 horas del lunes 26 de diciembre de 1904. Ese día, a esa hora, en el Colegio San Jacinto -ubicado la Calle de Las Rosas número 1142- había un niño. Tenía ocho años y era el más destacado de su curso. El favorito de su profesor. El resto de los escolares ya había iniciado sus vacaciones así que es probable que fuera el único alumno que permanecía en el edificio. A las 13 horas el niño partió rumbo a su casa. Una vez en casa habló con su padre, un ex parlamentario del Partido Conservador. 
 
Después de escucharlo el padre del niño cayó enfermo. 
 
La iglesia a la defensiva
 
En 1904 la Revista Católica de Chile reprodujo trozos de un edicto de una autoridad educativa francesa.  El edicto contenía, entre otras, dos ideas que debían servir de alerta a los fieles chilenos  sobre las intenciones y consecuencias de la escuela pública: “El fin de la escuela laica no es enseñar a leer, escribir y contar; nada de eso: es una máquina de guerra contra el catolicismo” y “La escuela laica tiene por objeto formar librepensadores”
 
Encabezada por el arzobispo Mariano Casanova la institución enfrentaba al secularismo militante que seguía los ecos del anticlericalismo europeo. Lo hacía a través de sus medios –Revista Católica, Diario Ilustrado, diario El Porvenir– y de la ampliación de su cobertura educativa con la creación de la Universidad Católica y la fundación de una Escuela Normal de Preceptores  a cargo de la congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Esta congregación de origen francés mantenía, entre otros muchos establecimientos, el colegio San Jacinto en la Calle de las Rosas. 
 
La clausura del Congreso Eucarístico le correspondió al arzobispo Mariano Casanova. Su discurso fue claro:
 
“La educación moral de los establecimientos públicos está pervertida. Los padres católicos ven con inmenso dolor que sus hijos pierden la fe en esas aulas. Es deber de todos exigir a los que nos gobiernan el que los colegios costeados con el dinero de todos, no se conviertan en cátedras de impiedad y reducto de sectarismo”.
 
Los liberales y la prensa radical, adversarios del clero, acusaron recibo. Y esperaron.
 
Un padre enfermo
 
Hasta bien entrado el siglo XX, la vida social de los diarios de Santiago daba cuenta de un mundo pequeño y cerrado: las cartas al director se firmaban con la dirección del remitente. Allí se anunciaban viajes familiares, resfríos ilustres, torceduras y comidas de buen tono. Muertes y nacimientos. En su edición del viernes 30 de diciembre de 1904, la sección de vida social del diario Las Últimas Noticias informaba, por ejemplo: 
 
“Se encuentra enfermo el señor don Juan de Dios Correa Sanfuentes”
 
Pero esta nota de vida social, que parecía una trivialidad,  era la punta de una madeja de algo peor.
 
La enfermedad que le había amargado el fin de año al señor Correa -quien había sido diputado además de integrante de la Comisión de Negocios Eclesiásticos- tenía una causa que días después se daría a conocer: uno de sus hijos había sido abusado por un religioso del colegio en el que estudiaba. El incidente se había producido el lunes siguiente a la Navidad de 1904. Un hermano mayor del niño fue a encarar al responsable y a las autoridades del colegio. La escena en la que el joven enfrenta al abusador fue reproducida por le prensa:
 
“Señor perdóneme no pude resistir un impulso superior a mis fuerzas…-fue la respuesta del religioso."
 
Y cayendo de rodillas agregó:
 
"Ha sido una infamia….lo comprendo….pero estoy arrepentido….aquí muchos han hecho lo mismo…a cualquiera puede ocurrirle igual cosa…”
 
El hermano  de la víctima golpeó al agresor con un bastón hasta rompérselo en la espalda.
 
El domingo 1 de enero los pormenores del abuso fueron publicados por el diario radical La Ley. Los detalles del  primer informe y los que le siguieron indican que el propio hermano de la víctima se encargó de hacer público lo sucedido. Ni en ese diario ni en la prensa católica hubo desmentido de la familia del señor Correa Sanfuentes.
 
En menos de dos días el autor de los abusos salía del país. Se desataba entonces el primer escándalo de abuso sexual en Chile, un incidente que escaló hasta el parlamento, le costó el puesto a un ministro y tensionó las relaciones entre la Iglesia y el Estado. La noticia agitó a la pequeña y provinciana sociedad santiaguina para luego ser prácticamente olvidada. En la segunda mitad del siglo sólo una menciones al pasar en Cincuenta años de Historia Política de Leopoldo Castedo y en el segundo volumen de la Historia de Chile de Gonzalo Vial. El trabajo más detallado sobre el tema no se publicaría sino hasta 1983 en la Revista Historia de la U. Católica. Bajo el título “La cuestión del colegio San Jacinto” Hugo Ramírez, el autor de aquel artículo, recopiló los antecedentes concentrándose en las repercusiones políticas que tuvo el escándalo. Un siglo después la arquitectura de los hechos  acontecidos en el verano de 1905 resulta ligeramente familiar. 
 
Los hechos
 
El título de la nota principal de la edición del 1 de enero de 1905 del diario La Ley era la respuesta a las acusaciones del arzobispo Casanova contra la educación laica hecha meses antes en el Primer Congreso Eucarístico: “La moral católica en los colegios congregacionistas: Un infame suceso” 
 
En seguida comenzaba la relación de los hechos:
 
"En la calle de las Rosas, entre Bandera y Morandé está ubicado un grande establecimiento de educación, fundado por la congregación de los Hermanos de las escuelas cristianas

Es el colegio San Jacinto, en donde reciben educación numerosos niños de familias distinguidas y pudientes. En uno de los cursos elementales de este establecimiento, estudiaba clases de preparatoria el niño Andrés Correa Ariztía  de ocho años de edad e hijo de don Juan de Dios Correa Sanfuentes.

El niño Correa Ariztía fue desde el primer momento, objeto de las mayores y más solícitas atenciones de parte de su profesor el hermano Santiago Herreros Cerda.

Transcurrió el año de estudio y llegada la época de exámenes de premios y distinciones el hermano Santiago no quiso desperdiciar esta propicia oportunidad para singularizarse una vez más con su querido discípulo; y fueron para el niño Correa las mejores votaciones en los exámenes de su curso.

Los certificados de estos premios los retiró el hermano Herreros de poder del niño, y a la 1 de la tarde del lunes último lo hizo ir a su dormitorio para hacerle entrega de esos documentos. 

Permítasenos cubrir con el velo del silencio a que nos obliga el respeto que nos merecen los lectores de estos sucesos la escena que siguió”.
 
Al día siguiente el ministro de Instrucción Guillermo Rivera Cotapos -anticlerical y masón- instruyó la tramitación de una denuncia ante el juzgado del crimen. Un día después el Arzobispo Casanova anunció a través de El Chileno (diario popular confesional) su disposición a ordenar la clausura del colegio una vez que se constatara la veracidad de la denuncia. El Hermano Junien, director del colegio San Jacinto, no entregó al agresor a la justicia. “Herreros me pidió que le permitiera dirigirse por algunos días de Colina, a un fundo que ahí poseemos a fin de pensar allí el camino que le sería más conveniente adoptar. Díle la autorización del caso y allá se dirigió”. Esa fue la última vez que se vio al hermano Santiago. Según una carta enviada a su madre, después de pasar por Colina escapó a Mendoza.
 
Transcurrieron cinco días desde que la denuncia se hizo pública hasta que el Juzgado del Crimen informara al Gobierno y al arzobispado los resultados de la diligencia. Según indica Hugo Ramírez en su artículo de la revista Historia de 1983 el oficio decía: “las investigaciones practicadas hasta hoy han autorizado el enjuiciamiento criminal de varios profesores del Colegio”. El ministro de instrucción decidió  actuar y haciendo uso de sus facultades ordenó a través de un Decreto Supremo la clausura de todos los establecimientos de la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Más de catorce colegios y cerca de dos mil niños. Rápidamente se pasó de un incidente criminal a una lucha de instituciones. Los diarios católicos que durante una semana apenas habían intervenido  comenzaron a sacar la voz. El clero envió una nota de reclamo al gobierno que tuvo como respuesta otra nota del ministro en el que le dio a entender que no tenían derecho a criticar las decisiones del gobierno. Hubo incluso quienes amenazaron por excomulgar al ministro. El diario El Porvenir directamente acusó al Presidente Germán Riesco de haberse dejado “manejar por los impíos”. Algunas familias y apoderados del colegio San Jacinto se acercaron a la dirección para demostrarle su apoyo al rector. 
 
Tres fugados, un amonestado y un muerto
 
El diario El Porvenir tituló el Martes 10 de enero “Un decreto que es un atentado”. El periódico católico sostenía: “Nosotros no queremos impunidad del culpable; pero es injusto y es inocuo hacer recaer sobre los inocentes la falta de un malvado. ¿Acaso no se sabe que en cualquiera parte puede esconderse la maldad?¿Tal vez se ignora que sobre la mesa del Ministro de Instrucción Pública duermen graves denuncios sobre la moralidad de muchos liceos y escuelas?”.  
 
En la semana siguiente al decreto se habló de pudor, de honra, deshonra, moralidad, maldad, fe, piedad, impiedad, ignominia  y reputación. La Ley respondió con nuevas denuncias en distintos colegios. La más escalofriante fue la de un fraile de apellido Capurro que luego de ser expulsado de un colegio, fundó otro para niños pobres. El Chileno deslizó una denuncia en un liceo público y La Ley respondió publicando una carta de un ex apoderado del San Jacinto -Salvador Cuneo- que aseguraba haber retirado a sus hijos hacía seis meses “por denuncias que ellos me hicieron de ciertos actos inmorales que en él se practicaban”. Nunca se escribió la palabra sexo, tampoco se supo del destino de los abusados. 
 
El vértigo de las primeras semanas de investigación terminó abruptamente cuando el juez a cargo del caso pidió licencia. Fue reemplazado por el Juez Bianchi quién cerró la investigación el 18 de enero. Las posiciones dentro del gobierno se fueron extremando en lo relativo al decreto que clausuraba los establecimientos de la Congregación cuestionada. El primer signo de una crisis fue la renuncia de Guillermo Rivera -apodado “audaz parvenu (advenedizo)” por el diario El Porvenir– como Ministro de Justicia e Instrucción, lo que a la larga redundó en una crisis de gabinete.
 
El tribunal dictó sentencia el 8 de marzo. Tres religiosos  fueron condenados. Santiago Herreros Cerda a 54 años de presidio por tres violaciones y nueve abusos deshonestos contra alumnos del colegio. Otros dos hermanos de la Congregación fueron condenados a penas de tres y cinco años de prisión. Ninguno de ellos escuchó su sentencia ni cumplió su condena. Habían salido de Chile. El director del Colegio sufrió una amonestación y una recomendación del tribunal que lo exhortaba a estar más atento a las conductas impropias de sus profesores. Pronto comenzaron nuevamente las clases. Juan de Dios Correa, padre del niño cuya acusación desató los acontecimientos, murió el 25 de noviembre de 1905 
 
——————————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de Agosto

Es en varios sentidos brillante la investigación que haces, Óscar. Tomando sólo la última parte, con prescindencia del valor del antecedente en el tema de fondo, podríamos preguntarnos cuántas veces han cambiado de juez instructor –o ahora último de fiscal– aquellas causas denominadas “emblemáticas”, y cómo ha influido en la sentencia definitiva ese cambio.

31 de Agosto

Brutal Oscar, sin querer super este fin de semana que el mencionado abusado (y su futuro algo terrible) es una suerte de tio abuelo o bisabuelo (moya con los nombres según saltos generacionales y parentela).

Bueno, para complementar, no sólo murió Juan de Dios Correa, a los 18 años el abusado se fue de la casa y desapareció, para ser encontrado unos 40 años después, en la calle, pidiendo, ido.

Así que bue, la idea no es personalizar la excelente investigación que hiciste, pero se me hacía dificil no mencionar que el trauma que puede generar el pastoreo abusivo alcanza para arruinar una vida.

saludos!

Mel Romero

09 de Febrero

Una correccion y un dato adicional.

La correccion: el afectado, Andres Correa Ariztia (nombre completo: Renato Octavio Andrés Filomeno Correa Ariztia) no tenia 8 años, sino casi 11 años cuando ocurrieron los hechos. Habia nacido el 31 de marzo de 1894 en Santiago.

Dato adicional: Recibio una pension de gracia por parte del gobierno, la cual aun estaba vigente en 1965. No tengo mayores datos de cuando fue otorgada. Falleció sin descendencia.

17 de Febrero

La historia de la Iglesia Católica está llena de truculencias y actos de una extrema gravedad, impropia de los que se autocalifican de seguidores Cristo, cuando en realidad sólo son sucesores de un sacerdocio pagano.
ver: http://catolicosincensura.com/2011/04/la-verdadera-historia-de-muchos-papas-catolicos/

MARIA RAQUEL ORTUZAR

14 de Mayo

ADMIRO A ANDRES CORREA ARIZTIA, IGUAL A SU PADRE JUAN DE DIOS CORREA SANFUENTES, POR LA VALENTIA, Y TENACIDAD,
FRENTE A LOS ABUSOS, CRIMINALES DE VIOLACIONES A NIÑOS, SABEMOS QUE FUE ESCANDALO, EN LA EPOCA EN QUE TODO SE
SILENCIABA, PERO LA IGLESIA SOLAMENTE LE DA BAJO PERFIL, ESO ES LO QUE PASA ACTUALMENTE, Y OJALA NO SIGA SUCEDIENDO
PORQUE UTILIZAR EL NOMBRE DE CRISTO, PARA EJECUTAR CRÍMINES, ES LA IGNOMINIA MAYOR DE LA HUMANIDAD, ESPERAMOS
QUE AHORA EL PAPA REALMENTE, REALICE LOS CAMBIOS NECESARIOS.

LO MAS TRISTE ES QUE ESTAS FAMILIAS CORREA ARIZTÍA CONTINUARON CON LA FE, LA ESPERANZA EN CRISTO SEÑOR DE LA VIDA

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

En lugar de un Comando jungla en los barrios para erradicar la droga que consume el futuro de nuestros jóvenes y el sustento de familias modestas, se les ocurre un comando en la Araucanía donde hay 500 ...
+VER MÁS
#Política

500 años de lucha y resistencia

Es necesario que en Chile se instale el pensamiento de que el la educación infantil es una instancia educativa y no solo de cuidado
+VER MÁS
#Educación

¿Somos padres presentes en el desarrollo de nuestros hijos?

Su intención es inducir a error en la decisión de voto mintiendo descaradamente a favor de unos y en detrimento de otros
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con las fake news?

¿Cómo se puede juzgar a un niño o niña y expulsarlo de la institución sin siquiera saber el contexto en el que el o ella se desenvuelve?
+VER MÁS
#Educación

Penurias de la infancia en la educación chilena