#Sociedad

¿Que cambiará el mundo?, puros cuentos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Estamos viendo la calamidad y el descaro como lo hemos visto otras tantas veces. ¿Qué nos ha enseñado este tiempo de pandemia? Nada. De las tantas lecciones por aprender no hemos querido aprender ninguna. ¿Que cambiará el mundo después de esto? Puros cuentos. ¿Qué más humanos no sé qué? Tampoco. Somos la especie depredadora. Nos comemos los unos a los otros, sin remilgos, sin respiro, la ley del más poderoso, del más ruin, del más canalla. Es decir, como siempre, como el día a día. No se nos crispa un nervio ante el dolor del otro y solapamos el desdén de estas cuadrillas de criminales que escogimos como gobernantes.


¿En dónde están los grandes pensadores, los graduados de universidad y los artistas exigiendo a los gobiernos que respondan como corresponde ante esta necesidad colectiva de los más desamparados?

¿De qué nos sirven las lecturas, las perchas de libros en las bibliotecas de nuestras casas, las perchas de títulos universitarios, si los que hacen siempre son los que menos han tenido oportunidades de desarrollo? Con y sin pandemia son los que siguen poniendo el pecho. Son los que se quitan el bocado de la boca y se lo dan a otro. Son los que donan sus cosechas. Si pues, los campesinos. Porque afamamos a los letrados y los ensalzamos, vaya que qué intelectual, que qué buena lectora, cineasta, artista, cantante, gran oradora, gran pensador, ¡mi sobrero! Los campesinos poniendo el pecho mientras el arte y los grandes pensadores van y vienen con su palabrería de alfombra enflorada. Nomás. Para el mismo mundillo de los que viven de codearse y tirarse flores. Será porque el que lleva sol y lleva agua en la intemperie sabe lo que vale un pedazo de pan y el hambre en la necesidad.

Pero eso sí, son especialistas en aprovecharse de la miseria ajena para sacar ventaja personal, de ahí que anden dando conferencias con temas de humanidades, que canciones, poemas, esculturas, libros, películas o documentales a costillas de los que clamaron por ayuda y ellos no quisieron ver. Incapaces de levantar la voz como un ciudadano cualquiera, indignado del maltrato de un gobierno ruin.

Para ejemplo las innumerables imágenes de policías a lo largo y ancho de Latinoamérica violentando ciudadanos que se han visto obligados a romper la cuarentena para salir a buscarse un pedazo de pan. Las miles de personas saliendo a las calles con banderas rojas y blancas clamando por ayuda alimentaria y médica, gente obrera, la clase trabajadora que dado a la explotación que ha sufrido desde siempre vive al día a día y sin ahorro alguno como quien desde la comodidad de su casa dice: quédate en casa. ¿En dónde están los grandes pensadores, los graduados de universidad y los artistas exigiendo a los gobiernos que respondan como corresponde ante esta necesidad colectiva de los más desamparados? Pero eso sí, nomás pase la bulla de la pandemia vendrán las películas, los recitales, las conferencias, los documentales, donde hablen de cifras, donde presenten imágenes desgarradoras de los tiempos del virus… Como el azadón: ¡solo pa’ dentro!

Pero ahora, ahora que las papas queman, los que están socorriendo son los rechazados de siempre, los explotados, los señalados de iletrados, de apestosos, de ignorantes, de acarreados. Las crisis siempre muestran lo mejor y lo peor de la humanidad, y si tenemos la humildad de observar detenidamente veremos que quienes dan, calladita la boca y bajita la mano, sin aspavientos y sin buscar reconocimiento alguno son los que saben qué hora es con solo ver el sol o por el ruido de los animales nocturnos.

Deberíamos de tener más humildad y más agallas para reconocer a quienes han llevado este mundo en el lomo desde siempre. Y dejar la bullaranga de los títulos y los libros leídos y los motes de artistas e intelectualidad, que la verdad en emergencias de vida o muerte no sirven para nada. Son los imprescindibles de siempre los que han mantenido a este planeta respirando aún.

¿Qué cambiará el mundo después de esto? Bah, pero patadas en el culo, diría mi abuelo tío Lilo: campesino.

TAGS: #Cambios #Pandemia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

13 de Mayo

Es cierto, somos depredadores, probablemente nos vinieron a dejar por aquí hace unos milenios, quizás para ver si cambiamos, nada, no cambiamos y probablemente estamos peor, más sofisticados para hacer el mal, en escala y dolor, ya no tememos al trueno ni al eclipse, ya no creemos en dioses y entre otros logros estamos aniquilando el planeta. No solo son los intelectuales como es su reclamo, que es muy cierto, porque comparto, vendrán las conferencias, los sesudos estudios, los paper, los documentales y el generoso aporte de los gobiernos, aporte que es de todos nosotros porque nos sacan lo que ganamos a punta de leyes, pero esa actitud depredadora es también la actitud de los otros, los industriales, los campesinos, los pescadores, los obreros, todos, somos el mismo material, algunos explotan la tierra por años sin dejarla descansar, matan millones de seres sin asco, se han comido y vendido toneladas de pescado por generaciones – que entre paréntesis – hoy terminan de bocados de gatos, perros y cerdos- ¿que hay hambre?, siempre la habido, ¿que la habrá en el futuro?, la habrá. ¿Que hacer?, no lo sé, todas las recetas están agotadas aunque algunos piensen que sus utopías colectivistas o individualistas nos harán mejores.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Este nuevo pacto debe sustentarse en el diálogo respetuoso en el que los diferentes actores validos establecen compromisos de acatamiento de los acuerdos.
+VER MÁS
#Política

Medidas urgentes que el Gobierno debe adoptar en La Araucanía

Vivimos tiempos de rupturas. Todo lo que tenemos es cambiante y con fecha de caducidad no muy lejana, en comparación con las estructuras fijas del pasado. Quizás esa volatilidad nos mantiene ansiosos y es ...
+VER MÁS
#Sociedad

La filosofía necesita tiempo

Habían barrido con insultos, amenazas, golpizas y cualquier acción violenta casi con todas las áreas donde vivían inmigrantes, homosexuales, negros, judíos, árabes y opositores a sus ideales de pureza ...
+VER MÁS
#Cultura

Cabezas de maní

Los y las docentes de Chile merecemos un trato digno; tenemos el respaldo de nuestro trabajo y de nuestra profesión, una de las pocas que, en un mundo obsesionado por cuestiones materiales, sigue poniendo ...
+VER MÁS
#Sociedad

A dignificar la labor docente

Nuevos

Este nuevo pacto debe sustentarse en el diálogo respetuoso en el que los diferentes actores validos establecen compromisos de acatamiento de los acuerdos.
+VER MÁS
#Política

Medidas urgentes que el Gobierno debe adoptar en La Araucanía

Vivimos tiempos de rupturas. Todo lo que tenemos es cambiante y con fecha de caducidad no muy lejana, en comparación con las estructuras fijas del pasado. Quizás esa volatilidad nos mantiene ansiosos y es ...
+VER MÁS
#Sociedad

La filosofía necesita tiempo

Habían barrido con insultos, amenazas, golpizas y cualquier acción violenta casi con todas las áreas donde vivían inmigrantes, homosexuales, negros, judíos, árabes y opositores a sus ideales de pureza ...
+VER MÁS
#Cultura

Cabezas de maní

Los y las docentes de Chile merecemos un trato digno; tenemos el respaldo de nuestro trabajo y de nuestra profesión, una de las pocas que, en un mundo obsesionado por cuestiones materiales, sigue poniendo ...
+VER MÁS
#Sociedad

A dignificar la labor docente

Popular

Resulta francamente incomprensible que la Corte Suprema niegue la viabilidad del recurso de protección para valorar la actuación de Carabineros sin siquiera explicar por qué alcanzó esta conclusión
+VER MÁS
#Justicia

El desentendimiento de la Corte Suprema ante los abusos de Carabineros

No había oportunidades en Chile, sencillamente se quiso abusar de la situación más precaria de gente de otros países para traerlas como mano de obra barata, y usarlos como herramientas contra las manife ...
+VER MÁS
#Sociedad

La xenofobia que nos han creado

Nadie discute la importancia vital de la presencialidad y sus virtudes, todos sabemos que debemos volver a ella lo antes posible, pero no a cualquier costo y sin importar las condiciones para que ella sea s ...
+VER MÁS
#Educación

1 de Marzo: clases presenciales e industria educacional

La economía China está totalmente imbricada con las grandes economías occidentales (además del resto de las economías del mundo) y que no es posible intentar bloquearla, aislarla o castigarla, sin reci ...
+VER MÁS
#Internacional

Los dolores de cabeza que Trump le hereda a Biden: la total derrota