#Sociedad

Propiedad intelectual y acceso al conocimiento

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pese a que existen nobles iniciativas de reforma, con altruistas intenciones, pecan por su insuficiencia y candidez. Así como Creative Commons no es la panacea, iniciativas como la eliminación del IVA a los libros resultarán estériles en la medida que no revolucionen el paradigma, es decir, que resignifiquen el fenómeno y comprendan que los intermediarios o comerciantes de obras son sólo actores de reparto, pues los verdaderos protagonistas de esta historia son los creadores y nosotros, su audiencia.

Hace algunos meses tuve la oportunidad de exponer en el Seminario internacional sobre Propiedad intelectual y acceso al conocimiento, organizado en conjunto por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Federal Santa Catarina de Brasil. No era el ponente principal -ni mucho menos, tampoco-, mas la dicha de estar ahí fue inmensa. Comprobar que dentro del anquilosado esquema de la propiedad intelectual existe “disidencia” sustentada por reconocidos expertos como Carlos Correa, el chileno LuisVillarroel o ChristopheGeiger es, sin duda, alentador. Precisamente este último planteó en su conferencia la que debiera ser la ratio de todo sistema de derecho de autor:

1. El derecho de autor debe ser para los AUTORES y no para los comerciantes de las obras.

2. El derecho de autor debe promover el acceso al conocimiento y no dificultarlo, como actualmente ocurre.

Claramente, no es posible educarse sin acceso al conocimiento. El derecho de autor es un obstáculo para el acceso al conocimiento, por lo que el derecho de autor es un obstáculo a la educación. Y pese a que existen nobles iniciativas de reforma, con altruistas intenciones, pecan por su insuficiencia y candidez. Así como Creative Commons no es la panacea, iniciativas como la eliminación del IVA a los libros resultarán estériles en la medida que no revolucionen el paradigma, es decir, que resignifiquen el fenómeno y comprendan que los intermediarios o comerciantes de obras son sólo actores de reparto, pues los verdaderos protagonistas de esta historia son los creadores y nosotros, su audiencia.

La música, los libros, el cine, la pintura además de entretener, educan. Lamentablemente, la estructura actual del sistema sólo permite entretenerse y educarse a aquellos que puedan pagar el alto precio de las obras, algo así como los segmentos A, B y C1. El resto, en cambio, para entretenerse, educarse, informarse y participar del quehacer social contingente, debe barajar las siguientes alternativas:

a) Ahorrar o recurrir al endeudamiento financiero para pagar por las respectivas obras de entretención y educación.

b) Si no pueden costear las obras originales, habrán de considerar los sucedáneos o imitaciones de las mismas.

c) Si tampoco les alcanza para pagar las imitaciones, pueden arriesgarse y consumir obras falsificadas o pirateadas.

d) Ahora, si no quieren piratear las obras, deberán resignarse y esperar casi 100 años para que éstas pasen al dominio público y así disfrutarlas de manera gratuita.

En un país, donde la clase política considera que es posible vivir dignamente con el actual sueldo mínimo no es sensato pensar que una familia pueda ahorrar para pagar por el acceso al conocimiento. Y si bien nuestra ley 17.336 reconoce limitaciones y excepciones, permitiendo usos libres y gratuitos de las obras protegidas, resulta una quimera desde que las bibliotecas y las fotocopias sólo son permitidas en el marco de una educación formal, no quedando más opción que endeudarse -matricula y arancel- para poder acceder al conocimiento que venden los colegios y las universidades.

No es justo que en Chile se nos margine a vivir en la periferia intelectual, sin más opciones que piratear o consumir la mierda de programación que ofrecen las radios y la televisión abierta. A propósito del Día mundial de la propiedad intelectual, urge reflexionar sobre el mezquino rol que ésta cumple en la estimulación de la investigación científica y tecnológica como, asimismo, en la creación artística y la protección e incremento del patrimonio cultural de nuestra Nación. Sólo una legislación que promueva la masiva inclusión en el quehacer social y cultural ayudará a forjar una ciudadanía crítica y consciente de su historia, multiplicando la interacción dialéctica para, en definitiva, generar más conocimiento y -he aquí lo maravilloso- un conocimiento con pertinencia, un acervo cultural propio: el nuevo conocimiento chileno.

———–

Foto: Kristina Alexanderson / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad