#Sociedad

¿Por qué los ricos?

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Jorge González sigue tan vigente como el día que lanzó “La voz de los 80”. Y es que sus canciones retumban en los oídos de un país que en lo estructural, muy poco ha cambiado. Por eso, es bueno hacer memoria de sus letras, que sociológicamente, tienen más impacto en el ciudadano de a pie que cualquier importante centro de investigación. Un ejemplo de eso, que está en el fondo del ethos social chileno – y tan bien es capaz de describir el “ex Prisionero”-, es nuestro actual sistema educacional. Esencia y cuna del paradigma en el cual estamos insertos, y que a buena hora, pretende ser acabado a través de una reforma que pone fin al lucro, el co-pago y la selección.


Si seguimos bajo el mismo esquema, serán los mismos los que siempre se beneficiarán en desmedro de la mayoría, y el país mantendrá el mismo lugar de siempre. Es decir, entre los países que fracasan en el camino al desarrollo, por tanto: más cerca del Congo, y más lejos de Finlandia.

Éste sin duda, es un avance sustancial en el camino a recuperar la lógica y el sentido común que cualquier sociedad relativamente moderna tiene hoy. Condición que es bueno recordar, perdimos a causa de la dictadura más brutal de América Latina. Es por lo anterior, que además de la reforma a la educación, están siendo impulsadas una serie de medidas desde el gobierno de Bachelet, que pretenden darnos nuevos aires: aires de progresismo. Esto, también es sabido, tiene el objeto de que nuestros magnos índices macroeconómicos alcancen para todos.

Pero, todas las intenciones de cambio, como era de suponer, son solo hasta cierto punto, ya que es necesario ser cauteloso. No vaya a ser, que se fastidie nuestra élite. Grupo que en la actualidad detenta el poder como una oligarquía de hierro. Construida a sangre y fuego, fundiéndose con tal firmeza, que hoy día son inamovibles. Y ese, es el punto que hoy está en conflicto: el por qué los ricos.

Es por eso -y volviendo a la reforma educacional-, que causa preocupación que los colegios particulares no sean tocados,  siendo sintomático de lo dicho antes. Si bien progresivamente se va a eliminar  -o por lo menos intentar- la rancia “aspiracionalidad” en la que se transformó nuestra capa media (que no tiene horizonte más lejano que cumplir como buen estudiante “mateo”, el canon cultural de nuestra clase dominante), no se va a borrar la profunda cultura del sectarismo, la discriminación y en consecuencia, la postergación de bienes -materiales e inmateriales- a la que inducen los colegios “cuicos”. Por tanto, sus pupilos –los ricos-, seguirán mirando por “debajo del hombro” a estudiantes que no son parte de su casta. Continuarán accediendo a bienes que el resto no podrá jamás. Y por tanto, se van a seguir sintiendo con el derecho a gritar frases al estilo de: “cara eh nana”. Ejemplos hay varios. Yo como profesor -y antes como estudiante- lo vi y veo a diario en las escuelas.

Entonces,  es de perogrullo preguntarse: ¿Cuáles serán -y son- las consecuencias, de que nuestra “clase dirigente” no sea incluida en las heterogéneas aulas que persigue construir la reforma educacional? A mi parecer, la perpetuidad de la frustración y del resentimiento (Humberto Maturana, considera natural el resentimiento social cuando hay maltrato). Por tanto, es una alternativa más que plausible en el país más desigual de la región, que los grados de infelicidad de una sociedad –o parte importante de ella-, sean directamente proporcionales al de la desigualdad y la segregación. Y haciendo una proyección a la ya existente situación: muchos quedarán en el camino. No lograrán alcanzar las expectativas que nuestra sociedad (exitista), ha construido para ellos en los últimos treinta años. ¿Y Por qué? Porque hay una élite cerrada que excluye, margina, y no deja entrar.

Pero lo peor de todo, es que en el mediano plazo, esto no tiene una solución estructural que salte a la vista. Porque gran parte de las reformas que se impulsan no tocan a nuestra clase dirigente.

En consecuencia, vale la pena cuestionarse si queremos realmente un país justo, y de ser así, cómo. Para eso, instituciones políticas y económicas que sean plenamente “inclusivas”, dejando atrás nuestra eterna mochila de instituciones “extractivas”, es una respuesta que Acemoğlu, D y   Robinson, J. parecen dar a esta pregunta. Ellos, identificaron a la mita, la encomienda y la hacienda como instituciones que construyeron nuestra actual desigualdad. Todas estas, vigentes en la alguna medida hasta mediados del siglo veinte, y que tienen un impacto sociocultural que todavía se siente. Además de éstas, otras instituciones igual de perjudiciales, nos mantienen en la misma situación, por ejemplo: las leyes laborales; el FUT; las permisivas leyes hacia las grandes empresas, entre muchas otras.

Lo pernicioso de éste tipo de instituciones (económicas y políticas), tal como lo plantean Acemoğlu y Robinson,  en su libro “Por qué fracasan los países”, es que ellas aportan a la concentración de la riqueza y los privilegios. Inhabilitan el desarrollo potencial de una sociedad a causa de instituciones que generan poco incentivo a la “destrucción creadora” de sus habitantes. Los margina de toda actividad política a través de una democracia en la que no confían. Y además, no los deja ser parte de la actividad económica, a través leyes y prácticas que benefician a la elite dominante.

De esta forma, si seguimos bajo el mismo esquema, serán los mismos los que siempre se beneficiarán en desmedro de la mayoría, y el país mantendrá el mismo lugar de siempre. Es decir, entre los países que fracasan en el camino al desarrollo, por tanto: más cerca del Congo, y más lejos de Finlandia. Y por favor, que los grupos que abogan por el continuismo dejen de tergiversar la discusión (aunque sea su medio de autodefensa). Nadie habla de sociedades comunistas al estilo Corea del Norte, hablamos de democracias modernas e inclusivas; donde la capacidad de crear sea consecuencias de una sociedad que entrega las herramientas y la seguridad para hacerlo. Mientras tengamos éste grado de desregulación y concentración de la riqueza, habrá pocas oportunidades para el desarrollo potencial de nuestros niños, y por tanto, la cosa se mantendrá tal cual.

Finalmente, en días en que la salud del compositor de himnos como “No necesitamos banderas” estuvo en una delicada situación, parece más que legítimo preguntarse, tal cual él hace un par de años:  “¿Por qué los ricos tienen derecho a pasarlo tan bien, si son tan imbéciles como los pobres? “.

Creo, haber escuchado plantear algo por el estilo al ministro Eyzaguirre; teniendo sentido, lo que se ha expuesto aquí. Pero mejor olvidarlo, porque a fin de cuentas, él cree -al igual que la mayoría de nuestra clase política-, que los ricos no pueden ser tocados.

TAGS: Brecha Social Concentración de la riqueza Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de febrero

Que placer poder ser el primero en postear y que tristeza de saber que lo que pienso escribir sea un miedo social terrible.

Soy de derecha, pero del grupo díscolo, del que cree que debemos liberarnos del empresariado y poner atención en las personas, soy de los que piensan que una campaña basada en la mística y la empatía puede ganarle a una con recursos ilimitados, soy de los que creen que hay que regular a fondo el mercado, respetando a quienes quieren extirparlo de raíz, finalmente soy de los que salieron de la trinchera y buscan el diálogo con otros chilenos que piensan distinto, ¿sabes por que?

Porque tengo miedo que estemos cultivando una olla de presión con consecuencias aún peores que la dictadura.

Objetivamente en Chile hay esclavitud, tal cual!
Hay personas que viven como el forro, no tienen sistema educacional y de salud, se sienten abandonados del estado y consideran que todos los medios son posibles para salir de la marginalidad. Ellos son los que más se ofenden cuando ven en las noticias que existen millonarios que compran desde un alcalde a un político importante, que matan a un peatón y no pasan por la cárcel, que tratan de congraciarse donando mil millones o tres mil millones que equivalen a chauchas en su bolsillo.

Tengo miedo de una explosión social, donde muchos profesionales “de clase media” seamos vistos como acomodados y paguemos por culpa de billonarios abusadores que tienen un helicóptero, jet y yate para darse a la fuga.

Por eso creo que ahora más que nunca, derecha e izquierda honesta, social y consciente deben estar unidad para detener un clima de impunidad y abusos que por el momento sólo le pone más leña al fuego!

Espero que se haya entendido, el resentimiento social es el peor tipo de cáncer que puede tener una sociedad, porque cuando explota, genera venganza sin moral (y justificada, paradójicamente)

Saludos y espero haberme explicado bien.

13 de febrero

La historia nos enseña perfectamente que la “democracia” asociada a los intereses de la élite no ha significado otra cosa que el aplastamiento brutal de los trabajadores insurrectos. De hecho, cuando tomamos conciencia de lo que nos corresponde, de que somos la clase social mayoritaria e injustamente explotada y actuamos en consecuencia, de una u otra manera, siempre de forma violenta, la patronal busca recuperar la hegemonía perdida para seguir ejerciendo sobre nosotros el yugo del capital, su pillaje y todas esas vejaciones relacionadas con los dramas a los que nos expone el neoliberalismo.

En esas circunstancias, para triunfar y poder consolidar un Chile popular, que esté más allá de las inconsistencias, de los negociados y de la corrupción de la derecha duopólica, como asalariados nos corresponde resolver una tarea doble, o, más bien, un objetivo único que contiene dos aspectos: primero, librar una lucha sin cuartel y a toda prueba contra la acumulación privada del capital, contra sus representantes y su estéril reformismo de modo que nos involucremos todos en esa batalla; segundo, plantear directamente una nueva arquitectura política y económica, aquel Estado del pueblo que crea nuevas relaciones sociales y así un régimen de mayor igualdad, lógica y justicia.

13 de febrero

Estimado, bastante trasnochada su propuesta.
En suma, transformarnos en Venezuela. Eso es cambiar carne por charqui….
Y, como siempre se observa de los críticos del sistema a rajatabla, solo hay una rabia continua contra lo que hay, sin tener un sistema viable y realista como alternativa. El cambiar el capitalismo privado por un capitalismo de estado es lo único entendible: adentro, todos igualados a la fuerza; para afuera, ganar plata vendiendo caro y así sostener un sistema interno artificial lleno de restricciones y controles (dígalo con todas sus letras: usted propone la famosa “DICTADURA del proletariado”)

servallas

14 de febrero

Estimado, me parece que su comentario huele a los 60, en la guerra fria cuando fuimos soldados carne de cañón de los imperios, a nadie le gusta el capitalismo duro, el del retail con préstamos al 50 %, ni el de la Isapre, ni el de la empanada de queso a $2.000, pero tampoco nadie quiere la dictadura del pueblo con el camarada presidente vitalicio y su corte. Por otra parte, para su comentario, “La lucha sin cuartel y a toda prueba contra acumulación privada del capital” podría empezar contra Alexis Sanchez y Arturo Vidal que entre ambos ganan unos $ 10.200.000.000 al año, esa si que es acumulación.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?