#Sociedad

¿Por qué debería importarnos lo que digas en una aplicación de citas?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hurguetear en la vida de los demás es lo que causa las vulneraciones a la privacidad. Desde fotos de artistas desnudas hasta una conversación en Grindr, todo es publicable

Grindr es una aplicación de “citas” para gays. Sólo hombres, todos dispuestos a conversar romántica o sexualmente con otro hombre. Las redes sociales para personas de una misma orientación sexual abundan, particularmente para gays. Es comprensible que cuando la heterosexualidad es la norma, prosperen aquellos espacios que permitan a las “minorías” (cuestiono la condición de minoría por razones que no vienen al caso de esta columna) interactuar entre ellas. Es una forma rápida y relativamente eficiente de encontrar sexo casual. Principalmente, es una forma rápida y eficiente de encontrar sexo casual.

En Grindr muchos escogen ser anónimos. Sin rostro, sin nombre. Esconderse de otros. Otros optan por poner una foto de sí mismos, incluso su nombre. Los más audaces tienen su teléfono en público. La interacción en la aplicación es sencilla, superficial y pragmática. Como muchos sitios para gays o lesbianas, grindr es también un refugio, para los que no quieren aceptarse por completo, para los que por diferentes motivos no son aceptados por la sociedad y para quienes prefieren mantener en reserva sus relaciones sexo-afectivas con otras personas.

En Alemania un artista tuvo la ocurrencia de exponer las vulnerabilidades del sistema. Proyectar en una habitación de vidrio toda la interacción con otras personas en la aplicación, invitar a desconocidos al lugar, en medio de una plaza concurrida, y ver qué pasa cuando vieran que su privacidad estaba siendo vulnerada “con todas las de la ley”. Supuestamente el propósito del autor es explorar los límites de la interacción de dos personas que se conocen a través de redes sociales de citas. La intervención es tan morbosa como llevar una cámara escondida a un bar gay, a un sauna gay, a un prostíbulo. Sí, son lugares “públicos” donde cualquiera puede entrar, mirar y encontrar a quien no quiere ser encontrado, pero ¿con qué fin?

Exponer la intimidad de las personas sin que lo consientan, en un medio que sigue siendo tabú, sobre temas que siguen siendo tabú, no es una forma de desplazar esos prejuicios, sino una forma de usarlos como un arma en contra de ellas mismas. Intentar hacer polémica cuestionando la capacidad de interacción entre dos personas lanzando sus reservas al escrutinio público es un grito desesperado buscando atención, de alguien que no termina de entender el funcionamiento de las redes sociales.

Estamos en una era en la que las comunicaciones cambian. La línea divisoria entre lo público y lo privado ya no tiene que ver con la seguridad del medio por el que se expresen las cosas, sino por lo que la otra persona decide compartir, y el lugar que escoge dependiendo de qué círculos estén en él. En cierta medida, los secretos son secretos en tanto hay un código que dice que, por ejemplo, las interacciones de la aplicación Grindr son privadas, mientras lo que se publica en el muro de Facebook es para un grupo más grande, y en el Timeline de Twitter o una entrada de un Blog, son de dominio completamente público. Capas de seguridad separadas, no por un mecanismo de “seguridad”, sino por la confianza en que otras personas no atentarán contra ese código tácito.

Muchos podrán celebrar el “arte” de Dries Verhoeven. Sin duda expone muchas cosas que están mal en nuestra sociedad: el tabú del sexo, el tabú de las relaciones online, la obsesión por la privacidad, la obsesión por la seguridad. Las dos primeras se combaten de forma mucho más amigable, naturalizando los hechos, combatiendo los discursos que los atacan. La obsesión por la privacidad y la seguridad son instigadas por Verhoeven. Cada una de sus víctimas se sentirá insegura, atacada, ultrajada. Caerán más profundo en la espiral de esconderse, y quienes los ataquen entenderán que tienen la razón al buscar la forma de descubrir su intimidad.

Hurguetear en la vida de los demás es lo que causa las vulneraciones a la privacidad. Desde fotos de artistas desnudas hasta una conversación en Grindr, todo es publicable. Depende de nosotros como sociedad condenar a gente como Dries Verhoeven, y sencillamente dejar de obsesionarnos con lo que hagan los otros. En una era de información libre, instantánea y de facilísimo acceso, la mejor defensa de nuestra privacidad, es dejar de ser fisgones.

TAGS: #RedesSociales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

¿Qué vínculo directo puede existir entre las múltiples exigencias a las mujeres y la violencia machista? La relación es mucho más estrecha de lo que parece; los machos que abusan viven en una cultura, ...
+VER MÁS
#Género

Chile alerta. Violencia machista

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes